Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Claves









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Cuando EE.UU. estuvo por invadir la Triple Frontera)

 Generar una versión PDF de: (Cuando EE.UU. estuvo por invadir la Triple Frontera)


ARTÍCULOS AFINES

 El Imperio Contraataca (1)
 El Imperio Contraataca (2)
 El Vuelo del Águila
 El Informe Kissinger - NSSM 200
 Una fuerza multinacional para defender el Canal de Panamá
 EE.UU. en Ecuador: la mudanza de la escuela de Panamá
 Las dos caras de la moneda
 América Latina en la mira del Pentágono
 Designa Bush a Rice nueva secretaria de Estado
 Asesinan al jefe de la policía de Bagdad
 Aprendiendo de Vietnam
 Hugo Chávez responsabiliza a Estados Unidos sobre cualquier atentado que sufra
 ¿Vuelven las relaciones carnales?
 Nueva Base del Comando Sur de EE.UU. en el Corazón de Suramérica
 Estados Unidos: Marines en Paraguay
 Guarda con el tigre
 Tigres de Acero vs. Tigre de Papel
 Lo que se pactó y no se redactó en Caracas
 Condenado Ortega, huyen las ratas del barco
 2006: Año decisivo para la Revolución Bolivariana
 Estados Unidos busca romper el Bloque Sudamericano desde los eslabones más débiles
 Los locos de adentro y la locura de afuera
 Lo bueno y lo malo de la Revolución Bolivariana
 Colores
 Mediocres alumnos de Dan Mitrione por las calles de Irak
 Tiempos de definiciones
 Fidel: un Hombre contra el Imperio (venció el Hombre)
 Acuerdos bilaterales o multilaterales
 Hugo Chávez inició campaña a 10 meses del proceso electoral
 El Liberalismo o el egoísmo como móvil de la actividad humana
 Se legitima el modelo neocolonial de la Republiqueta Sojera
 Construyendo el ALBA desde los pueblos
 La -prensa seria- y la seriedad de una Revolución
 La oportunidad de las tres puertas
 Populismo
 Usamérica quiere instalar una base militar en República Dominicana
 La menemización de Tabaré Vázquez: Ahora se abre de Chávez y Telesur
 Hugo Chávez sobre la Guerra Mediática
 Chávez y Tabaré: Más Mercosur, muerte al ALCA
 ¿Información, desinformación o qué?


El Imperio Ataca
Cuando EE.UU. estuvo por invadir la Triple Frontera
Por Gabriel Martin
Publicado digitalmente: 10 de agosto de 2004
Luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001, Estados Unidos evaluó atacar a Afganistán o lanzarse sobre tres puntos estratégicos del planeta. Uno de ellos era la Triple Frontera (Argentina-Paraguay-Brasil) que pudo ser víctima de bombardeos y posterior invasión. Pero el petróleo pudo más que una yunta de bueyes.

El 5 de agosto pasado, George Bush II firmó el presupuesto militar más alto de la historia batiendo su propio récord del pasado año. Esta vez, los halcones subordinados al Departamento de Defensa dispondrán de 417.000 millones de dólares para gastar en los próximos meses, en todo lo necesario para crear un vasto desierto al que bautizarán como paz.
“Ningún enemigo podrá dudar que Estados Unidos tiene los recursos para imponerse”, dijo el simio más poderoso del mundo. Con este presupuesto, 25.000 millones serán dispensados en operaciones en Irak y Afganistán, 78.000 millones se utilizarán para la compra de armamento, 10.000 millones en el desarrollo de protección antimisiles, 100 millones para la modernización de la fuerza aérea, y contempla un aumento salarial para los legionarios del 3.5%.
En la misma semana, la revista Newsweek publicó parte del informe de la Comisión del 11 de Septiembre, revelando otro afiebrado plan de Washington para responder al terrorismo, que se barajó en la Casa Blanca mientras se desmoronaban las torres del World Trade Center: una respuesta militar sobre Medio Oriente, Sur de Asia y Sudamérica.
En los capítulos 10 y 11 del informe de la Comisión, se reveló el memo 75 presentado como plan alternativo por Douglas Feith, vicesecretario de Defensa, a su inmediato superior Donald Rumsfeld, quién a su vez lo elevó al mismo Bush II. En ese momento, Rumsfeld era abatido por los generales ante su propuesta de bombardear Afganistán, ya que los altos mandos de las fuerzas armadas estadounidenses argumentaban que no había nada por destruir allí simplemente porque ya estaba todo derrumbado. De este lado del ring, Feith sugirió un ataque simultáneo, o escalonado, sobre Irak, el sur de Asia y la Triple Frontera, “tres lugares inesperados para el terrorismo que verá que Estados Unidos le muestra al mundo como responde”.
El memo 75 reza: “el autor del informe -Feith- se mostraba desalentado por un posible ataque a Afganistán dada las pocas alternativas para la ocupación por tierra de ese país, por lo tanto se sugiere atacar fuera de Medio Oriente como rápida respuesta aunque tal vez se elijan blancos donde sabemos que no está Al Qaeda. Se espera que ataquemos Afganistán, pero es probable que ataques en Sudamérica o el sur de Asia sean una sorpresa para el terrorismo”. Tales eran las evaluaciones conjuntas entre Rumsfeld y su segundo, Feith.
El objetivo en Sudamérica para “sorprender” al terrorismo, era la Triple Frontera conformada entre Argentina, Brasil y Paraguay, estaba en la lupa de la CIA desde hacía años por maniobras de Hezbollá y supuestas vinculaciones de palestinos radicados allí con la voladura de la AMIA y la Embajada de Israel.
Bush II pudo estar a minutos de caer sobre la región, y prevalecieron los intereses petroleros del cártel que ocupa la Casa Blanca para definirse por la intervención en Medio Oriente que casualmente provoca día a día una suba del barril de crudo que supera los récords históricos. Y tal vez porque el “objetivo asiático” debía ser Corea del Norte y si hoy los invasores de Irak no pueden con rudimentarios RPG-7, más complicados les sería aún lidiar con un enemigo formal que cuenta con arsenal nuclear.
Pero Ciudad del Este (Paraguay), Foz de Iguazú (Brasil) y Puerto Iguazú (Argentina), tuvieron la espada de Damocles sobre sí, con un plan que contemplaba el bombardeo y posterior ocupación -formal- por infantes de marina.
Sólo las observaciones de la CIA desviaron la atención sobre la región, ya que desde el atentado a la AMIA en 1994, sólo quedaron en Ciudad del Este algunos miembros reconocidos de Hezbollá que no ocultaban su filiación, mientras que el resto de la organización se trasladó a otros países ante la inundación de agentes de la CIA y el Mossad.
¿A cuánto estuvieron Argentina, Paraguay y Brasil de verse invadidos por las improvisaciones de la principal potencia del mundo? Exactamente no se sabrá, pero bastante cerca.
. Claves
. . El embrollo del TLC
. . Estados Unidos abre nueva base militar en Colombia
. . Colombia: Otro pupitrazo del gobierno en el Senado para aprobar el TLC
. . Campaña de Reporteros Sin Frontera contra Venezuela
. . Estados Unidos y su marcha sobre Moscú
. Ir a la sección: Claves

Investigaciones Rodolfo Walsh