Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Dossiers > América Latina > Venezuela









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Venezuela: derrota de la mediocracia)

 Generar una versión PDF de: (Venezuela: derrota de la mediocracia)

Venezuela: derrota de la mediocracia
Publicado digitalmente: 17 de agosto de 2004
La extraordinaria jornada cívica efectuada en Venezuela el domingo pasado, en la que, según cifras oficiales avaladas por los observadores internacionales de la Organización de Estados Americanos (OEA) y del Centro Carter, el presidente Hugo Chávez fue ratificado en el cargo con 58.25 por ciento de los votos, es el triunfo de los simpatizantes chavistas contra una oposición apoyada sobre todo en los propietarios de los medios masivos de comunicación, que pretendían derrocarlo desde hace dos años minando el amplio apoyo popular que lo llevó al poder y poniendo en su contra a amplios sectores de la clase media.
Los dueños de canales privados de televisión y radio, así como de diarios nacionales, asumieron las funciones de la oposición política ante el vacío que dejaron los partidos tradicionales, AD y COPEI, quienes por décadas mantuvieron un bipartidismo pernicioso para las mayorías y quedaron prácticamente desarticulados tras el triunfo de Chávez en las urnas en 1998. En distintos momentos de la crisis política que ha enfrentado el gobierno venezolano, esta mediocracia usó todos los recursos a su alcance para manipular la información y difundir dentro y fuera del país la imagen de un presidente autoritario, repudiado por la mayoría de la población, protector de la guerrilla colombiana e impulsor de una revolución comunista en el país. Fue crucial la participación de la televisión privada en las convocatorias a las huelgas petroleras de los tres años pasados para forzar la renuncia del mandatario -que causaron graves pérdidas económicas al país- y particularmente asumió un papel protagónico en el golpe de Estado de abril de 2002, cuando antes de que se consumaran los hechos se dedicó irresponsablemente a difundir versiones de que Chávez había sido derrocado, sin contar con que la manipulación informativa quedaría evidenciada horas después, cuando, en un hecho inusitado en la historia latinoamericana, el mandatario fue repuesto en el cargo.
Este domingo, los amplios sectores populares que respaldan al gobierno chavista se impusieron con su participación masiva en las urnas y echaron por tierra la imagen de un presidente antidemocrático y repudiado por la mayoría, así como la confianza de la oposición en que la consulta sería un mero trámite para sacarlo del poder. Vale reconocer que también los partidarios de la revocación del mandato (41.74 por ciento) acudieron masivamente a las urnas para manifestar su voluntad y dejar sin oportunidad cualquier maniobra fraudulenta que enturbiara el proceso.
Sin embargo, los impulsores de la revocación del mandato, cuyos intereses han sido afectados por las reformas de contenido social impulsadas por el gobierno bolivariano, no se dan por vencidos. A pesar del aval de la OEA y del Centro Carter a los resultados de la consulta popular -la más observada en la historia del país- y del reconocimiento internacional a la participación pacífica de la ciudadanía en este ejercicio democrático, el canal Globovisión insiste en la distorsión informativa difundiendo versiones sin sustento sobre un supuesto fraude electoral e insistiendo en que en Caracas priva un ambiente de tensión por los resultados de la consulta.
No debe olvidarse que el referendo fue el mecanismo que el gobierno y la oposición convinieron para dar una salida pacífica y democrática a una larga confrontación que ha costado la vida a decenas de personas, por lo que ambas partes están obligadas a reconocer los resultados que reconocen la legitimidad de Chávez y a privilegiar la vía del diálogo para superar la crisis política. En ese sentido, es un signo positivo el ofrecimiento del mandatario de diálogo y conciliación a sus adversarios.
Finalmente, los venezolanos dieron a América Latina y al mundo una lección de democracia que Washington no puede pasar por alto. Al hacerse eco de la exigencia de la oposición para que se haga una auditoría a los resultados de la consulta, introduce un elemento que podría retrasar la reconciliación entre los venezolanos. Por ello el gobierno estadunidense está obligado, junto con la comunidad internacional en su conjunto, a respetar la voluntad popular expresada en las urnas.

Editorial LA JORNADA de México - 17 de Agosto de 2004
. Venezuela
. . Hugo Chávez: "Esta es una victoria gigantesca"
. . El mensaje de la revolución bolivariana
. . La oposición venezolana se cava su propia fosa
. . Y Chávez se quedó
. . Un pueblo que encontró un líder
. Ir a la sección: Venezuela

Investigaciones Rodolfo Walsh