Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Dossiers > Irak









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (La guerra de los testaferros en el Nuevo Irak )

 Generar una versión PDF de: (La guerra de los testaferros en el Nuevo Irak )

La guerra de los testaferros en el Nuevo Irak
Por Patrick Cockburn
Publicado digitalmente: 17 de agosto de 2004
El momento más ridículo desde el comienzo de la crisis de Irak ocurrió el fin de semana pasado cuando Ahmed Chalabi, que recién el año pasado era el preferido del Pentágono para gobernar Irak, fue acusado de falsificación por el principal juez de investigación de Irak. Su sobrino Salem Chalabi, al que EEUU puso a cargo de organizar el juicio de Saddam Hussein, está acusado de asesinato y se niega a volver a Irak.
Las acusaciones son el resultado de una guerra burocrática en Washington. Los Chalabis han dependido hace tiempo de sus amigos entre los civiles que dirigen el Pentágono y los funcionarios neoconservadores en otros sitios en la administración Bush. Han sido odiados durante años por la CIA y el Departamento de Estado. Es este último, que escala cada vez más posiciones, que ahora cobra su revancha.
Esta guerra intestina entre diferentes ramas de la administración de EEUU ha constituido una característica recurrente y dañina de la ocupación de EEUU en Irak. Fue Donald Rumsfeld, secretario de Defensa, el que destruyó los planes del Departamento de Estado de dirigir Irak después del derrocamiento de Saddam Hussein y que excluyó a todo experto considerado hostil a la familia Chalabi.
¿Cuáles son los méritos de las acusaciones? Todos los grupos de exiliados iraquíes que entraron el año pasado a Bagdad detrás de los tanques estadounidenses se desacreditaron rápidamente ante los iraquíes de a pie por su ilicitud y codicia.
El Congreso Nacional Iraquí de Ahmed Chalabi, en gran parte su vehículo político personal, se estableció en el Hunting Club, que solía ser el sitio favorito de la elite iraquí. Se hizo tristemente célebre entre los empresarios iraquíes porque si alguien quería hacer negocios con la ocupación de EEUU tenía que darle una tajada al CNI o a otros grupos de exiliados iraquíes.
Probablemente el CNI no fue peor que los demás. El Acuerdo Nacional Iraquí de Iyad Allawi, el actual primer ministro iraquí, también tuvo su hocico en el comedero poco después de su llegada a Bagdad. Un exiliado retornado, dos de cuyos hermanos habían sido asesinados por Saddam Hussein, me dijo desesperado: "Saddam solía nombrar a verdaderos expertos así como a parientes y compinches, pero los partidos políticos distribuyen ahora puestos a sus parientes aunque no tengan la menor idea de lo que están haciendo".
El régimen de ocupación estuvo plagado de corrupción desde el momento mismo en que fue establecido.
Las acusaciones que ahora se presentan contra Ahmed y Salem Chalabi suenan chocantes, pero se podrían hacer acusaciones similares contra casi toda la oposición triunfante que volvió a Bagdad montada en los tanques estadounidenses.
Algunos miembros del CNI fueron acusados de secuestros; coches robados en grandes cantidades en Bagdad a punta de pistola, fueron exportados como asunto de rutina sin que se hicieran preguntas a través del territorio controlado por los dirigentes kurdos iraquíes; los empresarios iraquíes sospechaban que oficiales de EEUU en la Autoridad Provisional de la Coalición eran sobornables.
Las acusaciones contra Ahmed Chalabi, después de la afirmación de que informó a los iraníes de que EEUU había descifrado su código diplomático, significan probablemente que nunca recuperará su antigua influencia en Washington.
Pero, como lo formuló un político iraquí: "Hasta que vea a Ahmed en su tumba con una estaca clavada en su corazón, no voy a escribir su obituario político".A medida que sus vínculos con Washington se debilitan, Mr. Chalabi ha estado reinventándose como líder chií, asociándose con Muqtada Sadr, el clérigo radical. No le será fácil a Mr. Chalabi cambiar de ser un símbolo de la ocupación de EEUU a ser su oponente, pero podría suceder, sobre todo si tiene apoyo iraní.
La actual situación en Irak es engañosa. Parecería que Mr. Allawi y su gobierno están ganando apoyo. Pero Irak está cada vez más fragmentado y es cada vez más parecido a Afganistán. Mr. Allawi podrá hablar duro, pero depende de 138.000 soldados de EEUU. Ciudades alrededor de Bagdad como Faluya y Samarra están bajo el control de militantes islámicos. En Ramadi, al oeste de Bagdad, la policía local patrulla esta ciudad de 400.000 habitantes entre las 8 de la mañana y las 2 de la tarde. El resto del tiempo Ramadi es dirigida por los insurgentes.
La lucha por Irak no hace más que comenzar. Los árabes sunníes y chiíes y los kurdos, las tres grandes comunidades de Irak, no han logrado sus objetivos. A EEUU todavía le gustaría ser el poder predominante en Irak aunque tenga que ejercer el control a través de testaferros iraquíes. Siria e Irán temen que EEUU utilizará a Bagdad como la base de lanzamiento para la desestabilización de sus gobiernos. En este lío un político ágil como Mr. Chalabi podría encontrar nuevos aliados.
En los meses antes de la elección presidencial de EEUU en noviembre, Washington hace todo lo que puede por mostrar que la situación en Irak mejora. Y no es verdad. Gran parte de Irak está fuera del control del gobierno central. Mr. Allawi se comporta como el antiguo baasista que fue, amenazando con aplastar a sus enemigos. Le iría mucho mejor si tratara de aumentar el número de sus amigos.
Las acusaciones contra los Chalabis muestran las dificultades que EEUU tiene para producir una política coherente en Irak. Si Salem Chalabi es arrestado por asesinato, existe la absurda posibilidad de que tenga que organizar el juicio de Saddam Hussein desde una celda vecina a la del líder iraquí.
La verdadera lección del año pasado es que ninguno de los antiguos líderes de la oposición, como Chalabi o Allawi, goza de suficiente apoyo para establecer un gobierno estable.

LA REPÚBLICA de Uruguay - 15 de Agosto de 2004
. Irak
. . Rumsfeld dice que los críticos de la guerra no han aprendido las lecciones de la historia
. . Irak bajo tutela
. . Siria, en la mira
. . Irak: mujeres bajo la violencia
. . Extrema tensión en Oriente Medio
. Ir a la sección: Irak

Investigaciones Rodolfo Walsh