Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Dossiers > América Latina > Uruguay









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (¿Uruguay se define en las elecciones?)

 Generar una versión PDF de: (¿Uruguay se define en las elecciones?)

¿Uruguay se define en las elecciones?
Por Gabriel Martin
Publicado digitalmente: 23 de agosto de 2004
El próximo 31 de octubre, el pueblo uruguayo habrá dado su manifestación concreta en las urnas durante la primer vuelta electoral, aunque no es este el factor decisivo para lo que se viene en Uruguay en Sudamérica. Si algo reina en el electorado, a pocos meses de los comicios, es la apatía en una sociedad duramente golpeada por el huracán neoliberal que azotó y azota a Latinoamérica.
Por lo pronto, lo único positivo es que Jorge Batlle del Partido Colorado, dejará la casa de gobierno, inmerso en un patetismo ridículo del que no regresará jamás, y la sensación que tanto el bipartidismo de Blancos y Colorados será interrumpido sacude la resignación. Ahora bien, pese a las ametralladoras mediáticas que auguran un aplastante triunfo de la izquierda, especialmente en el exterior, estarían tan lejos de la realidad como que George Bush se vista con una camisa del Che. El Frente Amplio, coalición de Encuentro Progresista, Nueva Mayoría y Frente Amplio, tiene sondeos que le darían un poco más del 45 por ciento en la primera vuelta, gracias a votos desencantados de los partidos tradicionales, pero por el ausentismo anunciado necesitaría más del 53 por ciento, algo que ni en el bunker electoral sueñan con alcanzar.
Las encuestas le dan a Tabaré Vásquez del Frente Amplio una victoria en la primera vuelta para luego ir al balotagge, pero se vende que “finalmente Tupamaros llega al poder” como una revancha de la revolución que lamentablemente no fue. Si algo tienen en claro los uruguayos es que la izquierda uruguaya se fue corriendo cada vez más al centro, ya no sólo en la retórica de los medidos discursos para ahuyentar al fantasma de la ingobernabilidad del progresismo, sino que el propio candidato del FA propuso como ministro de Economía a Enrique Iglesias, actual presidente del Banco Interamericano de Desarrollo.Iglesias fue previamente postulado por el candidato del Partido Blanco, Alberto Lacalle.
El MLN Tupamaros hizo su revisión del pasado, y más allá del bronce de Raúl Sendic, el “Pepe” José Mujica aunque no renegó del socialismo como algo utópico, señaló que para el futuro de Uruguay quiere un “capitalismo como la gente”, o “sano” a decir del presidente argentino, Néstor Kirchner, como si existiese algún modelo de capitalismo humanitario. Estas son algunas de las movidas del Frente Amplio para tentar al electorado de centro y que deja malheridos a cuadros de la izquierda racional. El panorama nacional es catastrófico: la desocupación ronda el 14 por ciento, el 31 por ciento de la población vive por debajo de la línea de la pobreza y en la misma condición el 62 por ciento de los niños uruguayos de hasta cinco años, más de medio millón de subempleados, una deuda externa galopante sobre una economía nacional desvastada que entre 1999-2002 cayó en un 66,6 por ciento. Otro medio millón de jóvenes optó por el aeropuerto de Carrasco para fugarse de la situación de un país con un tercio de su población en la pobreza Este es el capitalismo salvaje que a partir de marzo de 2005 la izquierda uruguaya intentará reformar en “capitalismo como la gente”. De todos modos no se le puede pedir que en el estado actual de catástrofe, con la salud pública y la educación por debajo del nivel del mar, que el Frente Amplio pueda cambiar la triste realidad del Uruguay, de la noche a la mañana, como se llenará la boca la izquierda boba que sigue pensando que en el mundo no existe un ente llamado FMI, o un imperio fascista conocido como Estados Unidos de Norteamérica.
Sí en cambio, con sus pro y contras, la llegada del Frente Amplio al gobierno puede ser un elemento de peso que ayude a volcar la balanza hacia el latinoamericanismo. A lo largo de la historia, Uruguay fue utilizado como “tapón” por el Imperio Británico primero, y hoy el Departamento de Estado busca lo mismo, con los generosos aportes para algunos candidatos.
Bandera del MLN-Tupamaros La táctica electoral puede darle al Frente Amplio una buena base: además de aglutinar a casi toda la izquierda uruguaya, a logrado cooptar una franja del electorado que los partidos tradicionales tenían anclado en el campo como en los centros urbanos, y es el único que tiene llegada real a la emergente y creciente clase de desocupados. Mantener este arco articulado no será tarea fácil, como tampoco lo será sostener la coalición, siendo el Frente Amplio no una coalición de partidos sino una coalición de sub-coaliciones partidarias (ya el Frente Amplio que está dentro de la coalición está integrado por el Movimiento de Participación Popular, el PS, parte de PC, Alianza Progresista, Asamblea Uruguay y la lista sigue).
La medida más inmediata una vez en el gobierno, luego de la casi segura victoria en la segunda vuelta electoral, el Frente Amplio deberá encarar una nueva renegociación de la deuda externa luego de la bomba de tiempo que sembró el miserable de Batlle con un canje de bonos que fue aplaudido por el FMI y los famosos “mercados”.
Y no será menor la postura que tome hacia el Mercosur y el camino hacia un bloque sudamericano. Hoy la confrontación contra el Imperio es encabezado por Hugo Chávez y seguido, con más retórica que práctica, por Néstor Kirchner, mientras que la “socialista” Chile de Lagos es la cabecera de playa en funcionamiento del ALCA, junto la dolarizada Ecuador y la intervenida Colombia. En este contexto, la principal potencia de la región, Brasil, aún es un misterio ya que Lula fue mutando del revolucionario obrero del pueblo a un prolijo contador que busca, y logra, ser mimado por el FMI, con las obvias consecuencias.
Tabaré Vázquez. Si el viejo “Estado tapón”, como el imperialismo utilizó al Uruguay con su oligarquía entreguista –como la del resto de los países de la región- se vuelca hacia el fortalecimiento de la región hacia el mundo, no va a ser un factor de peso específico relevante, pero si podría ser un engranaje más que importante en la articulación del aún etéreo “Eje” Buenos Aires, Brasilia y Caracas como integración a la Comunidad Andina, y tanto Lagos, como Mesa en Bolivia o el claudicante Lucio Gutiérrez en Ecuador quedarían aislados en un proceso que será largo, lento, pero en movimiento. Un camino en otro sentido, “lulalizando” el Uruguay, triste destino le depara al tibio proceso, para alegría de Washington y el anschluss que esconde bajo las siglas ALCA.
. Uruguay
. . Uruguay: el gobierno y el poder
. . "Llegamos al poder porque sobrevivimos"
. . Después de 43 años, la victoria
. . Artigas al poder
. . Comienza hoy traspaso de mando presidencial en Uruguay
. Ir a la sección: Uruguay

Investigaciones Rodolfo Walsh