Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Claves









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Crisis en Brasil)

 Generar una versión PDF de: (Crisis en Brasil)

Evitando la reelección de Lula
Crisis en Brasil
Traducción del Financial Times y comentario IRW
Por El Equipo
Publicado digitalmente: 25 de julio de 2005

Comentario IRW
Traducción del artículo Editorial del ’Financial Times’

Equipo de Investigaciones 'Rodolfo Walsh'Comentario IRW

Al presidente Luiz Ignacio ’Lula’ da Silva no le alcanzaron la calurosa recepción recibida en Francia ni haber sido convidado a la mesa en el pasado por los países ricos en la nevada Davos, para impedir que las elites brasileñas conspiraran con el objetivo de impedir su reelección.
Probablemente éstas últimas no se encuentren solas en esta cruzada y cuenten con el apoyo disimulado de EEUU, que no ve con buenos ojos el impulso que le ha dado Brasil a la Comunidad Sudamericana de Naciones así como su búsqueda de un asiento permanente en el Concejo de Seguridad de la ONU.
A su vez las denuncias ante la OMC por las permanentes violaciones de sus normas por parte de EEUU, el cuestionamiento a ciertas patentes de medicamentos, el progresivo distanciamiento del FMI, la creciente influencia de la política exterior brasileña en la región, así como su reticencia al ALCA, priorizando el fortalecimiento y expansión del Mercosur, son otras circunstancias que hacen pensar que Washington mira con mala cara al actual gobierno.

En este contexto debemos leer el editorial del ’Financial Times’, que comienza diciendo lapidariamente que Lula ’tropieza’ en los principales objetivos que se propusiera, señalando mas adelante que el actual escándalo de corrupción es el mas serio desde el "impeachment" de Collor. Esto es una mentira [1] que esconde siniestros paralelismos.
Durante el gobierno de Fernando Henrique Cardoso (FHC) escándalos como el del Banco Económico (Conocido como "carpeta rosa"), el dossier Caymán (Vinculaba al entonces presidente con cuentas en paraísos fiscales), la compra de parlamentarios para aprobar la reelección de FHC y finalmente la más colosal "irregularidad" de la historia brasileña: las privatizaciones; superaron en gravedad al actual caso de corrupción investigado.
Sin embargo nadie habló en su momento de "impeachment", y la sola comparación del Financial Times ya es una especulación a futuro que nos da indicios de hacia dónde se quiere empujar la crisis.
Esto es así porque, tras semanas de intensas campañas televisivas plagadas de medias verdades y de investigaciones "exhaustivas" teñidas de sensacionalismo, las encuestas siguen mostrando a Lula como único favorito en las próximas elecciones, a una distancia casi inalcanzable para sus posibles contendientes. El único caso en que alguno de ellos (Anthony Garotinho-PMDB) podría acceder a la futura presidencia es en el que Lula no fuera candidato.
Este dato refleja el cotidiano del pueblo brasileño que convive con la corrupción institucionalizada y sabe perfectamente quiénes son los acusadores de hoy, que hicieron en el pasado y que harían en el futuro. Mismo que según Transparencia Internacional el índice de corrupción de Brasil (3,9) no sea de los peores de Latinoamérica (Ver), éste se refiere principalmente a las negociaciones empresariales, ya que es imposible que alguien pase un día sin tener que recurrir, de alguna manera, al "jeitinho brasileiro" (coima) para subsistir.

Así, el editorial del Financial Times funciona como un ariete en el ámbito de las finanzas para debilitar uno de los frentes más sólidos (desde su perspectiva) del gobierno brasileño, sumándose a algunos medios locales que ya operan en esa dirección.
El viernes pasado en la "Folha de São Paulo" en un artículo sugestivamente titulado: "Eventual impeachment já é debatido" , la columnista Eliane Castanhêde señala:
“Mismo el presidente del PFL, senador Jorge Bornhausen, que se oponía a la tésis del fin de la reelección, articulando para garantizar el mandato de Lula hasta el fin y su candidatura en 2006, ya se muestra impresionado con la celeridad de la crisis.
El martes pasado, se reunió durante tres horas con el pivot de las denuncias, diputado Roberto Jefferson (PTB-RJ), y antes de ayer fue a Rio con el líder del PFL en el Senado, José Agripino Maia (RN), para un almuerzo con la cúpula de la Red Globo. En foco: las consecuencias de la crisis. Hay quienes comparen los movimientos con aquéllos de la época del impeachment de Fernando Collor, en 1992.”

Por otro lado Lula no está excento de responsabilidades en cuanto a la evidente fragilidad en la que se encuentra su gobierno.
Muchos apoyos que hoy escasean se deben a que el gobierno del PT optó en varias cuestiones por continuar con las reformas neoliberales iniciadas por FHC. A tal efecto se alió con varios partidos de "centro", algunos de los cuales hoy participan de la "conspiración" (La crisis se desata por los "pagos" que éstos habrían recibido para votar con el PT en las cámaras). El PT a su vez rompió por izquierda la alianza que lo llevara al gobierno, adoptando una política "stalinista" hacia adentro, cuando no tuvo capacidad política para encuadrar a sus militantes, llegando en algunos casos a la expulsión. (Senadora Heloísa Helena-AL).

Mismo así, lo que realmente convoca a los conspiradores contra Lula y el gobierno del PT no son sus errores, sino sus aciertos y el peligro que una reelección podría significar a sus intereses.

El Equipo

El desafío de Lula

Financial Times
Editorial
Publicado: 25 julio 2005 03:00 | Actualizado: 25 julio 2005 03:00

Elegido para volver Brasil y su gobierno más eficientes, limpios y justos, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva parece tropezar en todos esos objetivos.

A pesar del optimismo continuado en los mercados financieros, el gobierno de Lula da Silva está en un lío. El presidente debe actuar con urgencia para resolver una crisis política que podría contaminar la economía brasileña. El escándalo de corrupción en Brasil es el más serio desde el “impeachment” y la renuncia del presidente Fernando Collor hace 13 años.

Parece que cada día trae nuevas alegaciones de compra de votos y otras irregularidades. Líderes del Partido de los Trabajadores (PT) de centro izquierda, de Lula da Silva, han admitido el financiamiento incorrecto de campañas electorales. Algunos de los más cercanos asesores del presidente han dimitido y el escándalo está preocupando tanto a los legisladores que no tienen ni tiempo ni energía para dedicarse a otras cuestiones. La agenda de reformas del gobierno ha quedado prácticamente estancada.

La economía ha quedado en gran medida aislada hasta ahora de estas dificultades. Un fuerte desempeño comercial y los altos precios de las “commodities”, combinados con elevadas tasas de interés, significan que la moneda brasileña - el Real - está firme. La inflación ha caído. Pero hay algunas señales de que la perspectiva económica se está deteriorando. Inversores locales ya están posponiendo decisiones en cuanto a inversiones para después de las elecciones del año próximo. Mismo que las circunstancias internacionales se den en su favor, la economía de Brasil está expandiéndose menos rápidamente. Este año, ella puede crecer menos de 3 %. Pero si se hunde más, la significativa deuda pública de Brasil todavía podría aumentar en términos de porcentaje del producto interno bruto.

La semana pasada, algunos bancos internacionales adoptaron posturas de inversión más defensivas con respecto a Brasil como resultado de la incertidumbre política. Todo esto significa que ahora es urgente para Lula da Silva afirmar su liderazgo y comenzar a reconstruir la confianza en su gobierno. El presidente cuenta con algunos puntos fuertes importantes. La mayoría de los brasileños no lo culpan por el escándalo y se parece improbable - contrariamente a lo que sucedió con el ex-presidente Collor - que sea forzado a dejar el cargo antes del término de su mandato. Su popularidad continúa alta, y las encuestas recientes indican que él sigue siendo el favorito para ganar la elección presidencial de octubre del próximo año.

La crisis ha demostrado la necesidad urgente de una reforma política, largamente retrasada, diseñada para crear partidos más estables y representativos, pero será prácticamente inviable presionar en tal sentido en las actuales circunstancias. Los objetivos de Lula da Silva deben ser más modestos.

En primer lugar, sin embargo, debe reconocer el grado de la crisis y asumir alguna responsabilidad por permitir que ella ocurriese. A continuación, el presidente necesita reorganizar su gobierno en torno a un programa para garantizar la estabilidad. Un fracaso en ese sentido arriesga desperdiciar los avances alcanzados por Lula da Silva durante su primer año de mandato.


NOTAS:

[1] l. Maio de 1995, o Caso SIVAM: - O Sistema de Vigilância da Amazônia - SIVAM, monitoramento do espaço aéreo na Amazônia, foi entregue para uma grande empresa norte-americana, Rytheon, no embalo de um jogo nebuloso que envolveu a embaixada francesa. Em jogo, não só a soberania nacional, mas a honestidade de propósitos. Na mídia, holofotes apenas para a corrupção de funcionários públicos.
2. Novembro de 1995, o Caso PROER: - O governo deu mais de R$ 20 bilhões para grandes bancos. O prejuízo dos grandes, o governo cobre. O prejuízo dos pequenos, o governo diz que não pode fazer nada. Não exigiu uma contrapartida. Por exemplo, quando os bancos tivessem lucros estrondosos, este fossem sobretaxados ou distribuídos a seus acionistas e funcionários.
3. Fevereiro de 1996, a Pasta Cor-de-Rosa: - Veio à tona o envolvimento de políticos, funcionários públicos e grandes banqueiros, em ilegalidades, atos de corrupção e favorecimento. A pasta estava com o Calmon de Sá, dono do falido Banco Econômico. Envolvia também ACM, amigo de todas as horas do professor Cardoso, com quem "só não fazia amor".
4. Novembro de 1996, o Caso dos Precatórios: - Uma quadrilha, acobertada por altos funcionários públicos e políticos importantes, desviava dinheiro destinado a pagar dívidas do Estado. Bota na quadrilha tanto o PPB de Maluf e Pitta, mas também o governador Paulo Afonso, do PMDB (olha ele aí) catarinense.
5. Maio de 1997, o Grampo do BNDES: O presidente da República foi pego autorizando o uso do nome dele para favorecer as empresas que estavam comprando as estatais de telefonia. Fica provado que as privatizações são um jogo de cartas marcadas. Outros envolvidos no que se convencionou chamar de Telegangue, como o Mendonça de Barros, hoje são arautos da modernidade e já embarcaram no Titanic do PPS.
6. Novembro de 1998, o Dossier Cayman: O presidente da República em pessoa, o ministro José Serra e outros tucanos importantes são acusados de ter uma conta bancária em seu nome, num paraíso fiscal, mais precisamente Ilhas Cayman. Um dos "caixas" da campanha do professor Cardoso, Andrade Vieira, ex-Bamerindus, declarou que sobraram pelo menos R$ 170 milhões. Ver item 8.
7. Janeiro de 1999, o Caso Marka e FonteCindam: Grandes bancos foram avisados de que o real seria desvalorizado e puderam obter vantagens astronômicas na compra de dólares. Do Cacciola a Lopes, a festa foi grande. E a história ainda não terminou. Com o "PROER das Comunicações", em maio desse mesmo ano, a RBS levou US$ 175 milhões.
8. Julho de 2000, sobras de campanha e Caso Eduardo Jorge:A campanha de FHC foi financiada ilegalmente por dinheiro doado por grandes empresários. Eduardo Jorge, secretário particular e coordenador de campanha de FHC, era chefe de um esquema criminoso que envolvia o juiz Lalau e o ex-senador Luís Estevão. Ver item 6.
9. Março de 2001, o Caso de corrupção na Sudam: Aponta mais um culpado entre os apoiadores de Fernando Henrique Cardoso, o presidente do Senado, Jader Barbalho (PMDB), tem as mãos sujas com desvio de dinheiro público. Inclusive já viu o sol nascer quadrado.
10. Abril 2001, o estupro do Painel: ACM (do PFL do autoritário Onyx Lorenzoni) e José Roberto Arruda (PSDB da Yeda Crusius, Antonio Holfeld, Marchezan & Cia), respectivamente o presidente do Senado e o líder do governo no Congresso, faturaram o Painel eletrônico em busca do resultado e adulteração dos votos. Isso já não é Ficha Corrida, é ficha criminal...


Traducción: Jorge Alonso
Versión original del artículo:

PDF - 18.7 KB
Finacial Times
Editorial Comment: Lula’s Challenge

http://news.ft.com/cms/s/efc5536c-fca8-11d9-8386-00000e2511c8.html

. Claves
. . El embrollo del TLC
. . Estados Unidos abre nueva base militar en Colombia
. . Colombia: Otro pupitrazo del gobierno en el Senado para aprobar el TLC
. . Campaña de Reporteros Sin Frontera contra Venezuela
. . Estados Unidos y su marcha sobre Moscú
. Ir a la sección: Claves

Investigaciones Rodolfo Walsh