Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Dossiers > América Latina > Uruguay









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (La victoria como devolución)

 Generar una versión PDF de: (La victoria como devolución)

La victoria como devolución
Por Hugo Cores
Publicado digitalmente: 26 de agosto de 2004
La victoria progresista del 31 de octubre nos permitirá avanzar en la lucha por estos objetivos:
1- Recuperar para las instituciones de la democracia el poder hoy ilegítimamente ejercido por los usurpadores, los deshonestos, los ineptos, los acomodados por-ser-parientes-de, los alcahuetes y los cómplices activos o pasivos de los que están saqueando al Uruguay.
2- Devolver al pueblo la información que se le oculta acerca del estado de las cuentas nacionales, del quehacer bancocentralista, del déficit fiscal y del endeudamiento público, de los archivos de los servicios de inteligencia y de los datos oficiales disponibles sobre la represión durante la dictadura.
3- Poner en funcionamiento la maquinaria ociosa de las reservas morales de los uruguayos, esas que hoy son desalentadas, e inclusive castigadas.
¿Cuántos hay que podrían darle a la sociedad más saber y más tesón y son desalentados por la inmoralidad de los beocios y cernícalos que son sus superiores jerárquicos?
¿Cuántos uruguayos serían más eficaces (y más dichosos) si encontraran una autoridad pública capaz de reconocer su capacidad, su espíritu público y solidario?
4- Poner en funcionamiento la inteligencia ociosa de nuestros técnicos y nuestros científicos, mal pagos, no reconocidos, empujados a abandonar el país.
5- Expandir la iniciativa solidaria y comunitaria de nuestro pueblo, hoy saboteada por la burocracia de los eternos amigos del poder y la riqueza.
6- Devolver la conducción de la enseñanza pública a los que saben y han tomado partido por ella, a sus buenos docentes, a sus inspectores y a los funcionarios y técnicos que tienen puesta la camiseta democrática y popular de la enseñanza vareliana.
7- Destronar las castas gerenciales corruptas o permisivas que se han apoderado de las distintas ramas de la administración y de las empresas públicas, para devolverle participación a los que saben y trabajan en ellas. Y a los ciudadanos que las financian y hacen uso de ellas.
8- Infundir confianza en las fuerzas de la sociedad y terminar con su complejo de perdedor frente a la impunidad de la politiquería y la burocracia entronizada en el Estado.
9- Desalojar el miedo, y la perniciosa ignorancia de nuestros propios derechos, que paraliza mucha de nuestras mejores energías como pueblo, e impide hacer efectivos los derechos esenciales en materia alimentaria, de vivienda y de salud.
10- Terminar con el despilfarro de talento y creatividad de nuestros artistas y artesanos, de nuestros músicos y nuestros cineastas.
11- Devolver a los trabajadores sus derechos sindicales, la negociación colectiva, los convenios de trabajo; ejercer el ministerio de Trabajo, no como se ha hecho hasta ahora, en beneficio de las patronales, sino al servicio de la ley y en defensa de la justicia social.
12- Devolver la dignidad a los magistrados, para evitar la intromisión política en el ámbito que corresponde a los jueces y devolver al Poder Judicial su dignidad mayor, como uno de los tres poderes fundamentales del Estado democrático.
13- Devolver al Parlamento su condición de incomparable representante de la soberanía popular, terminando con el predominio de las castas, con los intentos de los lobbies, con la gravitación del poder económico y con el avasallamiento a que lo somete el Poder Ejecutivo.
14- Impulsar una democratización profunda de los medios de comunicación de masas, haciéndolos abiertos, pluralistas y sin discriminaciones por parte del Estado y alentar el desarrollo de los medios comunitarios y alternativos, con arreglo a las normas avanzadas y libertarias que en la materia empiezan a ser adoptadas en muchos países.
Si hasta aquí llegó, el paciente lector habrá podido apreciar que, de estas doce metas, seis son demandas de devolución. Es decir restitución de algo que nos ha sido arrebatado. Fervores populares para hacer cesar actos injustos e ilegales.
La restitución de lo arrebatado ¿puede considerarse un programa inalcanzable? ¿Alguien podría tildar de extremista o de irrealizable la instauración de conquistas democráticas e igualitarias que el pueblo ya conoció, ya hizo suyas con su lucha, su talento y, a veces, con su sangre?

Publicado en La República el 23 de Agosto de 2004
. Uruguay
. . Uruguay: el gobierno y el poder
. . "Llegamos al poder porque sobrevivimos"
. . Después de 43 años, la victoria
. . Artigas al poder
. . Comienza hoy traspaso de mando presidencial en Uruguay
. Ir a la sección: Uruguay

Investigaciones Rodolfo Walsh