Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Claves









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Kerry no convence)

 Generar una versión PDF de: (Kerry no convence)



Kerry no convence
Por Angel Guerra Cabrera
Publicado digitalmente: 10 de septiembre de 2004

Las noticias sobre la campaña electoral en Estados Unidos indicarían que su bárbaro ocupante actual permanecerá en la Casa Blanca en noviembre. Lo más contrastante de esta perspectiva es que en una franja considerable de la población existe un raigal sentimiento contra George W. Bush y un despertar progresista que recuerda el de los años 60, como demostró la extraordinaria manifestación en Nueva York durante la Convención Republicana. No se trata de un fenómeno local. Expresa un gran movimiento de base, de costa a costa, que reivindica las honrosas tradiciones de lucha social y democrática del pueblo estadunidense, vigentes en la memoria colectiva, pese al predominio de la historiografía dócil. Pero más allá de la consigna "cualquiera, menos Bush", sería difícil encontrar un vínculo ideológico y político entre este movimiento y los jerarcas del Partido Demócrata y su candidato. John Kerry, huelga decirlo, es al igual que Bush otro integrante de la plutocracia que presume de su apego a los "valores conservadores" y que también goza de la confianza y los donativos de los grandes señores del dinero. Por tanto, no ha de sorprender su afán de diferenciar sus planteamientos lo menos posible de los de Bush y que sus temas de campaña lo alejen sensiblemente de las aspiraciones y demandas de los estadunidenses liberales y progresistas.

La Convención Demócrata fue una prueba clara del menosprecio de la cúpula hacia ese sector al imponer un discurso timorato radicalmente contrario al de los delegados, que exigían el retiro de las tropas de Irak, censuraban la llamada ley patriótica, manifestaban su agravio por las mentiras de Bush para justificar la agresión y pedían la creación de empleos y el combate a la contaminación ambiental. Tiene mucha razón Hermann Bellinghausen cuando afirma que al lado del equipo de Kerry los socialdemócratas de Weimar parecen valientes. La comparación no podría ser históricamente más exacta.

La pandilla de Bush, adueñada del Partido Republicano y con los grandes medios de difusión a su servicio, inició después del 11 de septiembre de 2001 la implantación de una versión americana del Reich hitleriano, sin que su proyecto haya encontrado hasta ahora una oposición digna de tal nombre en el otro partido del sistema. En casa se cercenan derechos civiles y políticos considerados inherentes al american dream por la mitología oficial. Al resto del mundo se le depara el sagrado derecho de Washington a la guerra preventiva cuando así convenga a sus intereses: una suerte de universalización de la doctrina Monroe. Ergo, aplicar a discreción el mismo tipo de democracia exportada a Afganistán e Irak a punta de bombas. Kerry no ha cuestionado la esencia de estas políticas y más bien se ha limitado a prometer que, a diferencia de Bush, él sí las aplicaría con éxito. En cuanto a los temas domésticos, ha renunciado al debate sobre la frágil realidad económica, social y política. Después de todo, a pesar de la enorme responsabilidad de Bush II en su agravamiento, el interludio de Bill Clinton no se apartó de sus antecesores republicanos, tanto en política interior como exterior, más que en cuestiones de estilo.

El candidato demócrata ha centrado su plataforma en destacar sus méritos militares en Vietnam con el mensaje subyacente de que él sí sería un insuperable comandante en jefe en la "guerra contra el terrorismo". Uno que arrasaría en un santiamén con todos los terroristas, incluida la resistencia patriótica en Irak, y traería de vuelta triunfantes a "nuestro muchachos". Su vocero ha llegado a afirmar que de haber estado en la misma alternativa de Bush también habría invadido a la antigua Mesopotamia, aunque no se hubiera probado su posesión de armas de destrucción masiva. Ello explica que la campaña demócrata haya eludido atacar a Bush por éste y otros flancos muy vulnerables como los sucios negocios en Irak de Halliburton y otras compañías afines a los bushistas, o las torturas y la matanza de la población civil.

Mientras Bush cultiva a sus fieles de la extrema derecha fanática cristiana y patriotera, Kerry da la espalda a sus potenciales votantes y apuesta todo a los indecisos, táctica que anteriormente ya ha llevado a su partido a la derrota. Así las cosas, es previsible que muchos integrantes de la gran corriente contra Bush o bien den su voto a Ralph Nader o simplemente se queden en casa el 2 de noviembre antes que apoyar a un candidato del que esperan más de lo mismo o perciben inconsistente.


LA JORNADA de México - 9 de Setiembre de 2004 aguerra12@prodigy.net.mx
. Claves
. . El embrollo del TLC
. . Estados Unidos abre nueva base militar en Colombia
. . Colombia: Otro pupitrazo del gobierno en el Senado para aprobar el TLC
. . Campaña de Reporteros Sin Frontera contra Venezuela
. . Estados Unidos y su marcha sobre Moscú
. Ir a la sección: Claves

Investigaciones Rodolfo Walsh