Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Agencia ’ANCLA’ > Comunicados







HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Carta a la esposa de un genocida de Rosario)

 Generar una versión PDF de: (Carta a la esposa de un genocida de Rosario)
 
 

Carta a la esposa de un genocida de Rosario
Buenos Aires, 25 de julio de 2005

Sra. Liliana Edith Isidori de Amelong:

Ha llegado a mis manos una carta donde usted se hace un sinnúmero de preguntas de cómo explicar a su hijo de seis años lo inexplicable. Me permito distraerla por unos instantes en esta “misión imposible” que usted se ha impuesto. Juan Daniel Amelong, su esposo o sea el padre de su hijo al que usted quiere explicarle lo inexplicable es un genocida. El juez federal Omar Digeronimo ordeno su detención por ser uno de los responsables de los centros clandestinos de detención “Quinta de Funes”, y la ex fabrica militar de armas “Domingo Matheu”. El magistrado le imputo 12 homicidios y lo responsabilizo por reiterados episodios de privación ilegitima de la libertad agravada en concurso real con aplicación de torturas. Para ser mas preciso es responsable de la detención-desaparición de Raquel Negro (embarazada) y de su hijo, asi como del secuestro y torturas a Adriana Arce. Jefe de Operaciones (secuestros) y torturador del destacamento de Inteligencia 121 (Rosario).

En otra parte de su carta, usted, quejandose, alude a que “La Constitución nos dice que todos somos iguales ante la ley....”. Me permito recordarle que su esposo a tenido todas las garantías de un debido proceso, por otra parte le recuerdo que usted y su pequeño hijo pueden visitarlo en su lugar de detención, y el día de mañana tendrán la oportunidad de colocarle una flor en el lugar donde inexorablemente descansará, esta regla básica de la condición humana, su esposo como integrante de un ejercito de ocupación no las tuvieron en cuenta, sus victimas fueron confinadas en terroríficas mazmorras, asesinadas y desparecidas, sin oportunidad a defensa alguna e impidiendo a sus familiares darle una cristiana sepultura por desconocer el paradero.

Al final de su misiva usted hace alusión “a la unión de los argentinos, para la pacificación nacional”, “a cerrar una etapa triste de nuestra historia” y “avanzar hacia un futuro promisorio como Nación”. Quiero expresarle que si bien con personajes como su esposo yo personalmente no me reconcilio, es imprescindible lograr la verdad y la justicia y el castigo a los culpables, para tratar de cerrar tan hondas heridas.

Lo lamento por su hijo, su padre a deshonrado al Ejercito de San Martín, la historia me atrevo a predecirlo condenará severamente esta negra y vergonzosa etapa, donde Juan Daniel Amelong ha sido sin lugar a dudas uno de sus siniestros protagonistas.

Por último estas palabras que son de un Patriota Argentino, oficial del Ejercito Sanmartiniano, asesinado por las F.F.A.A. el 24 de marzo de 1976, las he encontrado adecuadas para que las lea o se las transmita a su esposo:

“Nosotros les prevenimos que algún día vendrá el hombre sencillo de la Patria a interrogar a sus militares en actividad y en retiro. No los interrogaran sobre sus largas siestas despues de la merienda, tampoco sobre sus estériles combates con la nada, ni sobre su antológica manera de llegar a las monedas, no sobre la mitología griega ni sobre sus justificaciones absurdas crecidas a la sombra de la mentira. Un día vendrán los hombres sencillos de esta tierra, aquellos que fueron sus soldados, a preguntar que hicieron cuando la Patria se apagaba lentamente, que hicieron cuando los pobres consumían sus vidas en el hambre y la de sus hijos en la enfermedad y la miseria, que hicieron cuando los gringos vinieron a imponernos esa nueva forma de vida “occidental” que todo lo corrompe y compra el dinero. Quizás para ese momento, la vergüenza que provoque el silencio como respuesta, no sea suficiente como castigo.”

Saludo a usted

Bernardo Alberte (hijo)

A continuación ANCLA reproduce la carta a que hace referencia el Sr. Bernardo Alberte (hijo):

Carta al Presidente de la Nación de una madre que le explica a su hijo porque no puede estar con el padre.

Señor Presidente:

¿Cómo le explico a mi hijo de seis años que hoy su padre no puede estar con él?.

¿Cómo le explico a mi pequeño, que su padre, cuando servía en el Ejército Argentino, fue llamado por un gobierno constitucional a combatir el terrorismo, y luego, otro gobierno constitucional dice que eso estuvo mal y tiene que ir preso?.

¿Cómo le explico que él está preso, pero los asesinos de su abuelo, el Ingeniero Raúl Alberto Amelong, no; que nunca se dijo quienes fueron, aunque se autoidentificaron como "montoneros", y quizá hoy gocen del beneficio de algún puesto en la función pública?.

¿Cómo le explico todo esto, cuando su mundo es una pelota, una bicicleta y muchas preguntas "Mami, por qué .....", reclamando por ver a su padre?.

No me conteste que existen otros HIJOS que no tienen ni a su padre ni a su madre, que ni siquiera saben donde están, que existen otras madres que nunca más supieron de sus hijos, que ni siquiera pueden llevarle una flor al cementerio. Eso ya lo sé. Pero ellos tienen museos de la memoria, un gobierno que los protege y apoya, y una justicia genuflexa que hace todo lo que ellos le piden.

Yo no puedo entrar y salir de los despachos oficiales; su padre hace un año que espera ser escuchado por los jueces aun sin saber quienes serán, tras los múltiples cambios que se suceden por ignotas causas "reales". Ellos sí pueden hacerlo a voluntad.

La Constitución Nacional nos dice que todos somos iguales ante la ley, pero hoy parece que existen algunos más iguales que otros. Para evitar algo tan incomprensible es necesario, que el rencor y/o la conveniencia personal, dejen de gobernar el corazón de nuestros dirigentes, y empiecen a pensar "en grande " en un país en serio, como lo merece nuestro Pueblo.

También será necesaria la unión de todos los argentinos, para la pacificación nacional; esto es posible, fue posible, dos décadas de democracia, fueron la evidencia. Y también, si no, miren a España con su "Pacto de la Moncloa", luego de la feroz Guerra Civil que diera lugar al gobierno de Franco. O a Nicaragua, luego de años de lucha entre sandinistas y antisandinistas, donde hoy pueden convivir en paz. O los acuerdos entre Francia y Alemania, luego de las dos guerras mundiales, en las que no se dejaron ni piedra sobre piedra.

Necesitamos cerrar una etapa triste de nuestra historia, que es tal porque la conocemos, para poder avanzar hacia un futuro promisorio como Nación. Por eso les ruego a nuestros políticos, en el nombre de Dios, que terminen con el revanchismo y todos miremos hacia el futuro, viviendo en nuestro país sin odio de clases ni de ideologías, como nuestros antepasados lo soñaron.

Así, no sólo yo, sino muchas mamás podrán explicarle a sus hijos, los dirigentes del mañana, que una nueva Argentina es posible, donde reine la concordancia y la fraternidad, bajo el amparo de nuestra querida azul y blanca.

Con Fe en Dios, aspiro a que el presente, pronto sea sólo un mal recuerdo.

Liliana Edith Isidori de Amelong
DNI 12.542.068
lilianaisidori@yahoo.com

. Comunicados
. . Carta abierta de los trabajadores en lucha de la editorial Perfil
. . Se buscan datos sobre Lucía Lescano, desaparecida el 20 de febrero de 2007
. . Quebracho se presentó en Tribunales
. . Pueblo o Petroleras – Patriotas o Traidores
. . Presentación en tribunales y conferencia de prensa
. Ir a la sección: Comunicados

Investigaciones Rodolfo Walsh