Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Agencia ’ANCLA’ > Eventos







HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Eric Frattini: develando Secretos Vaticanos)

 Generar una versión PDF de: (Eric Frattini: develando Secretos Vaticanos)
 
 

Eric Frattini: develando Secretos Vaticanos
El renombrado y prestigioso periodista de investigación estuvo el 20 de septiembre en Buenos Aires y durante más de una hora mantuvo un diálogo mano a mano con colegas argentinos, hablando de la edición actualizada de "Secretos Vaticanos", incluyendo información de Ratzinger, y "La Santa Alianza", la historia de los servicios secretos de El Vaticano; sin escapar a otros trabajos por presentar, como "ONU. Historia de la corrupción". El Equipo de Investigaciones Rodolfo Walsh tuvo el orgullo de ser invitado por el autor. Las preguntas a Eric Frattini fueron realizadas por los colegas presentes.
 

Deborah Lapidus: Estamos realizando la presentación del libro de Eric Frattini, Secretos Vaticanos, actualizado hasta la asunción de Benedicto XVI, y la presentación la realizará Gabriel Martin, director del Equipo de Investigaciones Rodolfo Walsh; fue corresponsal en Europa para agencias de noticias y escribe para revistas y medios internacionales, y va a introducir sobre el trabajo de Eric para que luego hable de su libro y pasamos a las preguntas.
Gabriel Martin: Bueno, de todos modos esto es una presentación ante la prensa, estamos ante colegas y por tratarse de “Secretos Vaticanos” no vamos a estar dando sermones (risas). Viendo el trabajo de Eric Frattini, desde el periodismo de investigación siempre nos vuelve la pregunta sobre la información que pasa ante nosotros, cuanta y cuál es importante, cuál tiene relevancia y cuanto lleva impregnado lo cuantitativo de desinformación, y que tipo de negatividad puede llegar a generar.
Con este tipo de trabajos que tenemos en la mano, en esta ocasión sobre El Vaticano, o la investigación que realizó sobre la historia de la corrupción de las Naciones Unidas, pone a los periodistas en un papel de apatía aparente, por estar cuestionando hasta lo que pareciera bueno de algunas de estas instituciones que tienen mucho que esconder, lo cual es cierto, porque en definitiva cuando hablamos de la ONU no es porque esta sea una dicha de virtudes, pero sorprende e impresiona cuando Eric demuestra como se juega y estafa con cuestiones que son ya escandalosas como el negociado con los refugiados y asilados políticos de ACNUR, o mismo programas humanitarios que deberían ser lo más transparente porque se pretende con ello paliar la situación de los más necesitados, y encontramos más negocios como en el programa de “Petróleo por alimentos”. Pero este ejercicio que pareciera generar apatía no deja de ser liberador.
Por lo general en el trabajo del periodismo de investigación uno se encuentra también con la etiqueta de “conspirativo”, de encontrar cuestiones oscuras en cada rincón. Lo cierto es que uno se encuentra con fuentes de información y desenlaces llamativos que no deja de sorprendernos.
Viendo el libro de Eric, “Secretos Vaticanos” y toda la temática de los servicios secretos de la Santa Alianza aparecen elementos que son una constante en el manejo político. El Vaticano lleva dos milenios como institución, afirmada completamente desde el siglo XI y ¿realmente sabemos cómo funciona El Vaticano? Sabemos que es una institución fundamental de Occidente, que tiene una fuerte influencia sobre millones de personas pero en realidad se conoce poco, especialmente del funcionamiento interno de esta institución.
Cuando el gobierno estadounidense de Ronald Reagan establece relaciones diplomáticas formales ante El Vaticano y designa como embajador el 7 de marzo de 1984 a William Wilson, un hombre de la CIA, éste al poco tiempo reporta un papper a Estados Unidos aconsejando que justamente lo que debía hacer la CIA era copiar exactamente igual el organigrama con el que funciona El Vaticano. Pero sobre esto ya sería mejor que hable Eric...
Eric Frattini: Les agradezco a todos por venir. Hay un dicho de un sabio chino que dice “Antes de cambiar al mundo hay que dar tres vueltas por la propia casa de uno”, y yo creo que en El Vaticano nos encontramos con una organización que ha manejado durante dos mil años la política, propia e inclusive del mundo entero. Manipulando, por ejemplo en la historia reciente, como se solucionó el conflicto de la Primer Guerra Mundial; intervino enormemente en la política de la Segunda Guerra Mundial realizando operaciones muy concretas como las que hizo el Servicio Secreto Vaticano, como por ejemplo la Operación Convento, o la Operación Pasillo Vaticano, donde El Vaticano organizó y financió para ayudar a escapara a criminales de guerra nazis.
A partir de allí han intervenido en todo tipo de operaciones. Por ejemplo, una muy interesante para los argentinos, la Operación Pez Volador, porque fue una operación que se realizó a través del Servicio Secreto Vaticano y entidades financieras dependientes del Banco Vaticano, que consistió en la venta de misiles Exocet a la Dictadura argentina. La Dictadura pagó estos misiles a una compañía llamada Bellatrix, en Panamá, y conseguí encontrar el registro de esta empresa donde el Estado Vaticano era propietario del 68 por ciento. El dinero de esa empresa quedó un tiempo en Panamá hasta que fue utilizado para financiar más tarde al Sindicato de Solidaridad de Lech Walesa a través del cardenal Luigi Poggi, quien fue el todopoderoso jefe de los servicios de espionaje de Juan Pablo II.
Este libro es el resultado de otro libro sobre El Vaticano. Cuando lo estaba preparando una amigo me dijo “No olvides que para El Vaticano, todo lo que no es sagrado es secreto”. Pedí catorce veces el permiso para ingresar en la Biblioteca Vaticana, que como anécdota necesitas presentar una carta de tu párroco que acredite que eres un buen católico. Por supuesto no me dejaron ingresar.
Pero lo bueno que tienen organizaciones políticas como El Vaticano, la CIA, el Mossad, la historia de la KGB, es que existe una gran filtración de documentos. Por ejemplo, el propio Vaticano no te permite acceder, pero si tuvo una operación con la CIA, que tiene documentos que no le parecen tan importantes y los desclasifica, y a través de ellos se puede acceder a lo que hizo el Vaticano.
Este libro, Secretos Vaticanos, está armado con preguntas y respuestas sobre el Estado Vaticano, abarcando a qué Papas estaban casados, como se llamaban los departamento de espionaje y contraespionaje.
Como lo sabe Gabriel Martin, la táctica de investigación es exactamente la misma que se utiliza para investigar a la CIA, o como cuando investigué a Al-Qaeda y a la familia de Osama Bin Laden, en el libro que publiqué “La espada de Alá”. También investigué al crimen organizado en Estados Unidos, con ayuda del FBI, en el libro “Mafia S.A.”; he investigado al Servicio Secreto del Vaticano, y recientemente a la ONU y sus archivos secretos. El sistema de investigación es el mismo sobre todas las organizaciones.
Este es un libro muy rápido de leer y es muy fácil, como aproximación a los secretos de El Vaticano, que va a ser afortunadamente traducido al ruso, portugués, francés y al polaco.
Nada más, prefiero hablar con vosotros...

¿Qué tipo de fuentes pudo recopilar para el trabajo?
El libro tiene una gran bibliografía porque me gusta trabajar con muchos libros. Para este, Secretos Vaticanos, junto a su hermano La Santa Alianza, utilicé aproximadamente unos 270 libros de bibliografía, el más antiguo es una edición de 1740, que encontré en un anticuario en Dublín, que era una biografía del Papa Pío IX, que cuando se escribió ese Papa aún no había muerto. Otro fue un libro maravilloso de 1820, que se llama “Ateos y enemigos de la Iglesia Católica”, que era un diccionario de los enemigos que tuvo el Vaticano desde la época de Roma hasta su publicación, que lo encontré en un anticuario en Nápoles. Y lo más actual son manuscritos de libros aún no publicados y me puse en contacto con los autores que me facilitaron los capítulos que me interesaban. También los archivos históricos de Nápoles, recopilé mucha información en Moscú sobre el Departamento de Asuntos Rusos del Servicio de Espionaje del Vaticano, que están en los archivos desclasificados del KGB. Sobre Argentina los encontré en Langley, en los archivos de la CIA.

¿Cuál es más fácil de obtener?
Las fuentes actuales. Tenemos la posibilidad de “movernos” por Internet, donde hay una gran documentación, por ejemplo con Ratzinger pude encontrar y luego entrevistar a una secretaria de Ratzinger durante veintidós años. Ratzinger también tiene su propio estudio de libros donde tiene publicado decenas de ensayos y 22 libros sobre teología, filosofía, inclusive sobre el rock, el sexo de Dios, las disputas con Juan Pablo II. Hay muchos documentos publicados del Ministerio de la Doctrina de la Fe. Hay una entrevista maravillosa realizada por un periodista polaco.

¿Por qué con el peso que tenía Ratzinger hace unos años aparecía como tercero?
Se ha hablado mucho del cónclave donde se lo eligió como Papa. Se hablaba de Tettamanzi e inclusive de Carlo María Martini, pero cuando los más conservadores de los cardenales se volcaban por Tettamanzi y los más liberales a María Martini, no hay quórum y allí se decide por Ratzinger. Pero también hubo una gran maniobra política que dejó Juan Pablo II, salvo Ratzinger y el cardenal filipino Jaime Sin, todo el cuerpo cardenalicio fue nombrado por Juan Pablo II, quien dejó bien atado quien sería su sucesor, inclusive dando juego a que hubiese una disputa pequeña en un primer momento.
Mucha gente me preguntaba por Juan Luis Cipriani, peruano, porque decían que sería bueno que se nombrar Papa a un latinoamericano porque abriría más a la Iglesia, pero Cipriani es un hombre del Opus Dei que es mucho más conservador inclusive que el propio Ratzinger.
Participo en un programa de televisión, mucha gente me preguntaba “¿Es este cardenal más conservador que este otro?”, y es que en realidad no podemos dar adjetivos a los cardenales como en la política, de que uno es socialdemócrata, este es liberal...en El Vaticano todos son conservadores, y dentro de esto, por ejemplo Dionigi Tettamanzi que parecía de los más liberales, escribió los documentos más duros del pontificado de Juan Pablo II, donde descarta totalmente el papel de la mujer dentro de la Iglesia Católica, terminando la discusión de la participación de la mujer en el sacerdocio.

Pero Ratzinger no era un hombre muy nombrado....
Principalmente Tettamanzi es un gran teórico, con textos muy comprometidos desde el punto de vista conservador. Pero este confundió mucho cuando hizo el discurso defendiendo a los jóvenes contra la globalización, pero es un hombre muy duro. Pero todos estos cardenales son duros. También se hablaba del nigeriano como la posibilidad de un Papa negro, pero lo que no se dice es que este fue uno de los ejecutores de la Teología de la Liberación.

¿Cuál fue el principal impedimento para trabajar dentro del Vaticano?
Creo que tuve muchos problemas ya con la Biblioteca Vaticana, porque a los archivos secretos del Vaticano no accede nadie. Y pienso que principalmente el motivo era por el palo que recibieron con John Cornwel cuando escribió “El Papa de Hitler” sobre Pío XII, que se suponía iba a ser una biografía favorable a Pío XII porque le abren todos los archivos para que escriba una biografía favorable en la campaña para hacerlo santo, y cuando ve todos los documentos se queda tan asustado por los datos que tenía en frente y escribió ese libro y por ello el Vaticano cerró las puertas a todo investigador.

¿En qué piensa que radica y afecta a al Iglesia Católica estas investigaciones o novelas como El Código Da Vinci de Dan Brown?
Bueno, aquí lo que se pone en tela de juicio es el conocimiento, y puntualmente en este tema el desconocimiento. Uno cuando va a votar a un partido político busca saber qué hace, o si vamos a inscribir a nuestros hijos a un colegio tratamos de saber qué nivel educativo tuvo y llegada al mundo universitario, cuestiones elementales. Entonces tanto El Código Da Vinci, como novela, o investigaciones como mis libros “Secretos Vaticanos” y “La Santa Alianza” tienen tanto éxito porque la gente no sabe absolutamente nada de la Iglesia Católica. Pero hablo inclusive de cuestiones básicas, como de dónde viene la palabra Papa, como se elige un obispo, cuestiones básicas de la propia historia de la religión católica.

¿Cuál es el secreto de la investigación que más le ha llamado la atención?
Sin duda la historia del servicio secreto del Vaticano, su existencia y el contraespionaje que realizaba. Las operaciones que realizaron, a la gente que han asesinado, porque han matado a mucha gente. Hay que tener en cuenta que el Servicio Secreto Vaticano se crea en 1566 por Pío V principalmente para matar, puntualmente a Isabel I de Inglaterra que era protestante, y poner en el trono a María Estuardo, la reina católica de Escocia, con el apoyo del rey Felipe II, que era quien financiaba la operación, y por ello se llama Santa Alianza: porque era una alianza entre los Estados Pontificios y Escocia para quitar el protestantismo de Inglaterra y devolverla a la fe católica. Me sorprendió mucho que se creó una unidad formada por jesuitas, que lo descubrí en un códice con un escuadrón de la muerte, enviados especialmente a Inglaterra para matar a Isabel I de Inglaterra, y mataron a su esposo. También mataron al rey Guillermo de Orange, de los Países Bajos. Esto llama más que nada la atención, porque es una historia donde hubo muchas muertes.
Por ejemplo, también está el SP que se crea en 1913 principalmente, no como unidad de contraespionaje todavía sino para perseguir a los curas liberales dentro del Vaticano, y ponen al mando a un sacerdote, Humberto Beninni, para perseguir a los liberales y expulsarlos, hasta que descubren que ese Sodalitium Pianum (SP), que la traducción es la Sociedad de Pío, recopila tanta información propia del Vaticano y su gente, que deciden utilizarlo y establecerlo oficialmente como unidad de contraespionaje.
Por ejemplo, el SP descubren el caso de Monti, que era secretario privado de Pablo VI que era espía de la KGB desde hacía 15 años.

¿Y sobre el Banco Ambrosiano descubrió algo?
También. Y hay bastante trabajo sobre eso ya, por ejemplo el libro “Los Banqueros de Dios”, y es uno de los mejores libros escritos, donde haban también de la Logia Propaganda 2, la P2; todas las conexiones con las entidades financieras en Argentina, en Perú, todos los bancos fantasmas que creó el Banco Ambrosiano, como el IOR, el Banco de Comercio de Perú armados simplemente para lavar dinero. Hay mucho sobre esto en los archivos del FBI, en Washington, sobre lavado de dinero del Vaticano.
Es lo que decía anteriormente, El Vaticano no te da ninguna información, pero se encuentra la misma en archivos de otras partes, como por ejemplo en documentos de investigaciones del FBI, o el BND, el servicio de espionaje alemán, y te salta por ese lado, por cómo lo vieron ellos.
Por ejemplo descubrí en la CIA, en el Departamento de Desclasificación de Documentos, que es el Acta de Libertad de Información, y allí encontré documentación del duro gobierno de Reagan y como tuvieron las relaciones con El Vaticano con la Contra nicaragüense, como informaba El Vaticano a la CIA en El Salvador y Nicaragua. Porque, ¿cuál es la mejor red de espionaje del mundo? El Vaticano. Porque en cualquier pueblo y aldeucha perdida en el mundo hay un sacerdote católico. Y ese sacerdote informa a su superior en la zona, y ese al Obispo, y este al Nuncio en ese país, y el Nuncio reporta directamente al Vaticano. Mejor red de información que esta no existe. Nadie puede competir, ni la CIA, ni el SVR ruso, el BND alemán, el mismo Mossad no tiene tanta información como El Vaticano, porque te informa de todo.
Encontré en la CIA un documento fantástico que explicaba perfectamente como era la red. Estaba escrito por un sacerdote, cuyo nombre estaba tachado en negro. Y era un informe escrito a mano y decía “Punto 1: Ha muerto Don Pedro, que era un fiel que daba mucho dinero a la Iglesia y repartía la leche de sus cabras. Punto 2: Estamos bajando el número de fieles se ha dividido y quieren crear otra iglesia. Punto 3: Hay movimientos guerrilleros sandinistas en la zona norte y por eso no puedo ir a dar misa en la zona norte”. ¿Y cómo tenía la CIA ese documento? A la larga se descubre que la red de información que tiene El Vaticano es gigante.

¿En qué países estuvo para realizar la investigación?
Estuve en Escocia, donde la corona de Escocia en Edimburgo me facilitaron los archivos; luego estuve en Dublín donde el Estado de Irlanda me dieron los documentos de las relaciones de cómo El Vaticano con su Servicio Secreto Vaticano, financió el Alzamiento de Pascuas de 1917, que luego provocó una serie de cuestiones históricas como la historia de Michael Collins, el IRA y las confrontaciones con los británicos.
Por ejemplo, descubrí documentos como el Servicio Secreto por orden de Pablo VI, apoyó la revuelta de los coroneles en Grecia, porque iba a ser electo Andreas Papandreu, de la izquierda, y en aquellos años se decía que Papandreu establecería leyes severas con respecto a la religión católica en Grecia, entonces El Vaticano financió el golpe de Estado de los coroneles a través de un banco.
También encontré todas las relaciones del Vaticano con Anastasio Somoza, que están en Langley. Como financiaron a Trujillo, o la participación y el financiamiento vaticano en el la operación Irán-Contras, uno de los costados del Irangate. El FBI tiene desclasificados sus documentos de las relaciones vaticanas con la familia Gambina, encabezada por Carlo Gambino, una de las Grandes Cinco Familias de la mafia italoestadounidense, y como lavaban dinero.
El tema de armas. El informe de la República Dominicana respecto a Trujillo es muy extensivo y está en Washington.
Muchas veces, y lo digo como periodista, los documentos están ahí, tienes que tomarte la molestia de verlos. Por ejemplo todo lo que fue la Operación Pez Volador, cuando El Vaticano vendió armamento a la Dictadura argentina, son documentos que están allí y la CIA los tiene desclasificados y se pueden conseguir por Internet.

¿Cómo fue la Operación Pez Volador?
Parte de la operación la descubrí en Washington y el resto en Londres, en los archivos del MI6, porque los británicos querían saber quién le estaba vendiendo misiles Exocet a la Dictadura argentina, y la traducción de Exocet es Pez Volador. Entonces, los que estaban vendiendo este armamento a Galtieri era el Servicio Secreto Vaticano. Le vendieron dos misiles Exocet y publiqué hasta los números de serie, y la dictadura de Galtieri las pagó en una cuenta en Panamá; luego llamé al Registro de Empresas en Panamá y ellos me enviaron por fax quienes eran los propietarios de esa empresa. Tuve que pagar 15 dólares. Y allí veía que era Bellatrix, que era 68 por ciento propiedad del IOR, Instituto per l’Opera de Religione, el Banco Vaticano; y conseguí que lo publiqué en “La Santa Alianza”, el certificado original donde Paul Marcinkus, el famoso obispo jefe del Banco Vaticano que reconoció que eran propietarios de Bellatrix. Ese dinero de los misiles Exocet fue a Panamá, quedó en dos cuentas y luego fue utilizado por Luigi Poggi, el poderoso jefe del espionaje vaticano de Juan Pablo II, y fue destinado para financiar al Sindicato Solidaridad, a Lech Walesa, con el apoyo de de Vernon Walters, el todopoderoso embajador itinerante de Ronald Reagan.

Hace poco se cumplieron cincuenta años del Golpe contra Juan Domingo Perón, donde la Iglesia tuvo un papel preponderante, ¿vio algo al respecto?
No porque no me metí mucho en esa etapa. Hay un libro magnífico, “La auténtica Odessa” de Uki Goñi, que es un trabajo magnífico, muy bien documentado y que cito en mi libro. Allí está el momento en que el gobierno de Perón y la Iglesia Católica establecieron lazos muy estrechos para el arribo a la Argentina de criminales de guerra nazi. Esto está muy documentado en Tel Aviv, en la Comisión de Crímenes de Guerra, donde están los documentos firmados por Juan Domingo Perón con la Iglesia para dar asilo a los criminales de guerra.
En un libro que estoy preparando, conseguí el pasaporte vaticano que le dieron a Adolf Eichmann para escapar de la justicia aliada, y llegar a la Argentina; que está firmado por un cardenal argentino. Porque aparte de la certificación del pasaporte, necesitaba una carta de recomendación de un cardenal que estaba aquí, que era un cardenal argentino representante del Papa Pío XII, todo dentro del marco de la Operación Pasillo Vaticano, u Operación Convento, que era utilizar los conventos para crear una ruta de escape para los criminales de guerra. Y por allí salió Eichmann, otro general de las SS, Joseph Menguele que pasó por Argentina, Martin Borman que también se dice que pasó por este país. Hay una lista oficial de 32 oficiales nazis. Y esta lista no está tan escondida, sólo hace falta contactar al Centro de Crímenes de Guerra de Israel y se encuentra el documento, porque ellos están abiertos a cualquier investigador.
En este tipo de trabajos te encuentras con que en algún momento tienes que darle un corte porque sino no lo terminas más. O viene la editorial y te pone una pistola en la cabeza para que entregues el libro. Descubres cosas por casualidad, otras que te las hacen llegar porque les interesa que salga publicado, como por ejemplo documentos confidenciales de la propia ONU sobre casos que ni se conocían. Por ejemplo un documento secreto de la ONU donde hay una conspiración organizada por los altos cargos de ACNUR donde llegaron a planear el asesinato, entre los altos cargos de la ONU, del embajador de Estados Unidos en Kenia. Y para acabar con esta conspiración se realizó una operación en conjunto entre Scotland Yard, la policía francesa, la policía australiana, la policía neocelandesa y el Servicio de Inmigración de los Estados Unidos, y mataron a cantidad de gente enorme.

¿Cómo discrimina cuando le dan “pescado podrido”?
Por lo general porque son cosas que luego esa línea de información no las puedes seguir. Y si un tema no lo tengo bien documentado lo dejo fuera del libro, sólo incluyo aquello que puedo confirmar con otra fuente y está bien documentado.
Luego te encuentras ante la documentación, con otros problemas. Por ejemplo cuando consigues un documento de la CIA de gran tamaño sobre determinado tema, como por ejemplo la colaboración del Vaticano con Walesa, tiene como 400 páginas, de la primera hasta la página 10 es de la CIA, luego de la 11 a la 14 es de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y de la 15 a la 17 es de la DIA, la Agencia de Inteligencia de Defensa. ¿Qué pasa? Tu tienes este libro pero no lo tienes todo. Es alucinante como funciona. Ellos mismos se ocupan de comunicar, en el caso de la CIA, a la NSA y a la DIA que hay un periodista español que está investigando determinado documento, entonces por ejemplo la DIA remite la página 11 pero la 12 no está desclasificada, y te ponen una página que viene con un formulario donde escribes acogiéndote al Acta de Libertad de Información de la Constitución estadounidense para que desclasifiquen esa página, y tienes tres instancias y puedes llegar inclusive a la Corte Suprema. Todos sabemos las porquerías que ha hecho la CIA y sigue haciendo, pero luego también suelen ser los primeros en decir “Esto lo hicimos nosotros”, pero en un documento muy grande, de 400 páginas, con suerte logras recopilar 300 páginas, y ellos alegan que de determinada página solo un párrafo es de ellos y el resto del MI6, entonces ahí tienes que ir al Foreing Office y pedir que desclasifiquen eso.

¿Cuál fue la operación del Servicio Secreto Vaticano que más lo sorprendió? Si es que no perdió la capacidad de sorpresa...
Todas, en realidad, todas me sorprendieron. El Vaticano tiene una gran política, sea político, bélico o económico, de llevarse bien con las dos partes. Por ejemplo en el Museo Smithsoniano de Estados Unidos te encuentras con unos documentos muy interesantes. Allí están todos los partes del arzobispo de Boston, y por el arzobispo de Mississippi, durante la Guerra Civil, y allí te das cuentas que El Vaticano no apoyó a ninguna de las partes en conflicto, ni al norte ni al sur. Y esa es una de las características de la política vaticana, no apoyar a nadie. Como por ejemplo durante la II Guerra Mundial, donde a Pío XII sólo le preocupaba que Hitler no entrara al Vaticano, y se quedaran en las líneas divisorias de la Plaza de San Pedro, pero no apoyó a nadie.
También, por ejemplo, Italia tardó mucho tiempo en ingresar en la I Guerra Mundial del lado de los Aliados, y encontré documentos donde el Kaiser alemán escribe al Papa para que convenciese a los italianos para que se mantuviesen neutrales y no ingresaran a la guerra junto a los Aliados, y para eso financiaban al Vaticano con oro.
Se juegan muchas cosas, de cómo han manipulado la historia.


Copyright IRW - ANCLA
. Eventos
. . Argentina y el imperialismo. Presencia extranjera en sectores claves
. . Petróleo: Grupo MORENO y Madres de Plaza de Mayo
. . Malvinas: Perspectivas hacia el futuro / Charla Homenaje José Luis Muñoz Azpiri
. . Genocidio, desapariciones y aniquilamiento simbólico
. . Paco Urondo en La Bodeguita
. Ir a la sección: Eventos

Investigaciones Rodolfo Walsh