Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Dossiers > EEUU









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (El debate Bush - Kerry )

 Generar una versión PDF de: (El debate Bush - Kerry )

El debate Bush - Kerry
Por Niko Schvarz
Publicado digitalmente: 4 de octubre de 2004

La conclusión fundamental del primer debate televisado entre los dos aspirantes a la presidencia de Estados Unidos es que según Kerry "el presidente cometió un error de juicio colosal al invadir Irak", que el 90% de las bajas, de los costos y de las tropas en esa guerra son estadounidenses; y que según Bush allí se avanza en la lucha contra el terrorismo y no hay ningún plazo para la salida de las fuerzas militares. Su programa es perpetuar la presencia de las tropas de ocupación. Todas las encuestas dieron vencedor a Kerry, aunque Bush mantiene la ventaja. La muerte en Irak

En el momento en que se iniciaba el debate, las noticias desde el frente de guerra eran escalofriantes.

Decenas de muertos y cientos de heridos se acumulan por ataques a una base norteamericana y a cuarteles de la guardia iraquí en Bagdad y en Tall Afar, mientras las tropas USA desataron su mayor operación con miles de soldados en Samara, y su aviación desencadenó cruentos bombardeos sobre Falluja, como lo viene haciendo todos los días, con el objetivo de borrarla del mapa.

En ese contexto se desarrolló la comparecencia.

La invasión fue un "error colosal" de Bush, según argumentó de Kerry, porque allí no se encontraron armas de destrucción masiva, no había vínculos de Saddam con Al Qaeda, no se agotaron los instrumentos de Naciones Unidas. Cuando por primera vez el presidente fue a la ONU dijo que iba a establecer una alianza duradera, extender el campo de los aliados, proceder con cautela y utilizar la guerra como último recurso. Pero hizo todo lo contrario. En un símil histórico, Kerry señaló que la decisión en que Bush embarcó a su país equivalía a que se hubiera invadido México después de Pearl Harbour. Ahora están metidos en una situación a la que resulta difícil encontrar una salida.

La respuesta de Bush fue previsible, y a juicio de analistas y encuestados no convenció. Dijo que estaban ganando la batalla contra el terrorismo, que el mundo está más seguro, Saddam preso, líderes de Al Qaeda muertos, que la ofensiva debe mantenerse. En su visión, todos los que resisten a la ocupación militar son terroristas.

Pero la realidad internacional es muy distinta. Y en Irak se contabilizan en promedio 80 acciones diarias de diverso tipo contra los ocupantes.

Las tropas de ocupación

Tampoco convenció el presidente cuando quiso dar la imagen de un Irak que marcha hacia la democracia, con un gobierno autónomo que organiza las elecciones de enero de 2005 y está creando sus propias fuerzas de seguridad. Allawi (ex agente de la CIA de alto nivel) es visualizado por sus connacionales como un mero ejecutor de las órdenes norteamericanas, como un Quisling al estilo de los que imponían los nazis en los países ocupados. Bush, que lo paseó por la Asamblea General de la ONU y el Congreso de su país, dio muestras de enojo porque alguien lo calificó de títere. Ahora se reveló, por parte de una senadora demócrata, que el discurso pronunciado por el sedicente primer ministro en el Congreso fue escrito por la Casa Blanca. El deseo de los iraquíes es que las tropas extranjeras se marchen y que, sin su presencia, puedan elegir su gobierno propio.

Precisamente este aspecto afloró en otro tramo significativo del debate. Kerry catalogó a las tropas como "fuerzas de ocupación en territorio hostil" y consideró deseable su retorno. Bush replicó que ello sólo sería posible cuando los irakíes estuvieran en condiciones de protegerse; cuando los generales en el terreno y el embajador Negroponte lo estimaran conveniente, y siempre después de realizadas las elecciones. Como diría el paisano: para las calandrias griegas.

Otro hecho significativo: ese mismo día dimitió el jefe de la guardia nacional de Dhuluiyah con sus 200 hombres en protesta porque las tropas estadounidenses siguen mandando en ese destacamento.

Kerry dijo que esas tropas desde el inicio sólo se habían preocupado por proteger el ministerio del petróleo, y por ahí mencionó a Halliburton (la petrolera con la cual está estrechamente vinculado el vicepresidente Dick Cheney). Bush no se dio por aludido, pero el tema (con sus gruesas implicaciones de corrupción) saltará sin duda en el próximo debate de los vicepresidenciables, Cheney y el senador Edwards.

Merecen retenerse otros pronunciamientos categóricos de Bush, que complementan su posición sobre la guerra de Irak: reiteró su oposición frontal a la Corte Internacional de Justicia de La Haya (lo que equivale a asegurar la impunidad a los crímenes cometidos por soldados yankis en cualquier latitud), así como a la convención internacional para prevenir el calentamiento global. También manifestó su disposición a prorrogar a Patriotic Act, atentatoria de los derechos civiles de los ciudadanos.


Publicado en La República el 2 de Octubre de 2004
. EEUU
. . La Casa Blanca difunde propaganda oficial disfrazada de "noticia objetiva"
. . La incomprensible doble moral estadounidense
. . Y la Banda seguirá tocando
. . Las elecciones
. . Latinoamérica y la permanencia de Bush
. Ir a la sección: EEUU

Investigaciones Rodolfo Walsh