Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Opiniones









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Colores)

 Generar una versión PDF de: (Colores)


ARTÍCULOS AFINES

 El Imperio Contraataca (1)
 El Imperio Contraataca (2)
 El Vuelo del Águila
 Cuando EE.UU. estuvo por invadir la Triple Frontera
 El Informe Kissinger - NSSM 200
 Una fuerza multinacional para defender el Canal de Panamá
 EE.UU. en Ecuador: la mudanza de la escuela de Panamá
 Las dos caras de la moneda
 América Latina en la mira del Pentágono
 Designa Bush a Rice nueva secretaria de Estado
 Asesinan al jefe de la policía de Bagdad
 Aprendiendo de Vietnam
 Hugo Chávez responsabiliza a Estados Unidos sobre cualquier atentado que sufra
 ¿Vuelven las relaciones carnales?
 Nueva Base del Comando Sur de EE.UU. en el Corazón de Suramérica
 Estados Unidos: Marines en Paraguay
 Guarda con el tigre
 Tigres de Acero vs. Tigre de Papel
 Lo que se pactó y no se redactó en Caracas
 Condenado Ortega, huyen las ratas del barco
 2006: Año decisivo para la Revolución Bolivariana
 Estados Unidos busca romper el Bloque Sudamericano desde los eslabones más débiles
 Los locos de adentro y la locura de afuera
 Lo bueno y lo malo de la Revolución Bolivariana
 Mediocres alumnos de Dan Mitrione por las calles de Irak
 Tiempos de definiciones
 Fidel: un Hombre contra el Imperio (venció el Hombre)
 Acuerdos bilaterales o multilaterales
 Hugo Chávez inició campaña a 10 meses del proceso electoral
 El Liberalismo o el egoísmo como móvil de la actividad humana
 Se legitima el modelo neocolonial de la Republiqueta Sojera
 Construyendo el ALBA desde los pueblos
 La -prensa seria- y la seriedad de una Revolución
 La oportunidad de las tres puertas
 Populismo
 Usamérica quiere instalar una base militar en República Dominicana
 La menemización de Tabaré Vázquez: Ahora se abre de Chávez y Telesur
 Hugo Chávez sobre la Guerra Mediática
 Chávez y Tabaré: Más Mercosur, muerte al ALCA
 ¿Información, desinformación o qué?


Colores
Por Hugo Presman
Publicado digitalmente: 23 de enero de 2006

Hubo un momento en que una generación creyó, y en parte caminó, del brazo con la historia. El mundo parecía que caminaba hacia el socialismo, el Cordobazo se abrazaba con el Mayo francés. EE.UU se retiraba derrotado de Vietnam, África iniciaba procesos de Independencia y en América Latina las masas pasaban a ser protagonistas. Cuba se erguía como faro revolucionario y el simplista manual guerrillero del Che, conduciría a equívocos y tragedias, al tiempo que su figura se levantaba como un símbolo de coherencia, después de su muerte.
Se transformaba la vida cotidiana con la revolución sexual que llegó de la mano de las píldoras anticonceptivas. Las polleras se acortaban y se desacartonaban las sociedades.
Como la contradicción siempre surca los tiempos históricos, incluso los de cambio, en los sesenta los tanques rusos terminaron con la Primavera de Praga y se levantaba el Muro de Berlín.
Hubo una generación en la Argentina que creyó, y en parte caminó, en las décadas del sesenta y parte de los setenta del brazo con la historia.
Era un mundo en blanco y negro. Sin el fantástico desarrollo tecnológico de los ochenta y noventa. Donde el deber de todo revolucionario era hacer la revolución. Donde hasta un partido centrista como el Radical, tenía un programa que hoy asustaría a sus actuales autoridades y los escasos votantes retenidos. Un tiempo donde las sociedades mayoritariamente hablaban de nacionalizaciones, estatizaciones, planificación económica, control de cambios, reforma agraria, impuesto a la renta potencial de la tierra, derechos sociales de los asalariados, control estatal de los recursos básicos, política exterior independiente, control de los trabajadores de los medios de producción.
Era un mundo en blanco y negro. Donde muchos de los movimientos y partidos que operaban sobre la realidad, también veían todo en blanco y negro.
América Latina se convulsionaba. Juan Bosch, Juan Velazco Alvarado, José María Velazco Ibarra, Juan José Torres, Juan Perón, Salvador Allende, entre otros expresaban de diferentes maneras los tiempos nuevos.
En la Argentina, la proscripción de Perón y de la clase obrera peronista, junto con la intervención de las Universidades decretada por la dictadura de Onganía, provocó la nacionalización de las clases medias. Los padres gorilas que consideraban a Perón fascista, vieron con asombro que sus hijos que cursaban la enseñanza media y universitaria lo empezaron a corporizar como socialista. En ese tiempo en blanco y negro, este trágico equívoco, consumado en distintas épocas por padres e hijos, fue un camino por el que transitó aspectos de la tragedia argentina.
Los movimientos guerrilleros, tuvieron justificación política mientras el pueblo estaba proscripto, al no poder elegir a Perón, con un gobierno despótico y antinacional como el de Juan Carlos Onganía y los sucesores de la mal llamada “Revolución Argentina”. Pero desde el 11 de marzo de 1973, y más aún desde el 23 de septiembre del mismo año con el triunfo de la fórmula Perón - Perón, la continuación de su accionar los convertían en una patrulla perdida, funcional a los intereses que decían combatir.

JPEG - 22 KB
Con el fusile en la mano...la última foto de Allende

El tiempo en blanco y negro que atravesaba la sociedad más integrada, igualitaria y culta de América Latina, se convirtió en un negro profundo después del 24 de marzo de 1976. El establishment, que desde 1955 pretendía arrasar con el modelo de sustitución de importaciones, liquidar la Argentina industrial y “el monstruo” que anidaba en su interior lo iba a concretar a través de una dictadura criminal que sembraría la geografía nacional de campos de concentración, miles de desaparecidos y millones de exiliados.
La noche cubrió a nuestro país. Abarcó a la mayor parte de América Latina. El sueño americano de una Confederación por la que lucharon y murieron los patriotas del siglo XIX, se transformaba en el momento de la derrota más profunda en el Plan Cóndor, el pacto del terror y la muerte.

La democracia colonial

Cumplida la tarea de liquidación, con diferente intensidad, del patrimonio social, las dictaduras criminales fueron reemplazadas por un régimen de elecciones periódicas, donde se terminaron las tareas inconclusas de devastación, ahora con apoyo popular. En todos los casos, el establishment, con ganadores que se rotan en los beneficios, impusieron sus intereses con la fuerza que la enorme concentración les da, sin necesidad que los uniformados cumplan las tareas sucias.
Carlos Menem, Alberto Fujimori, Fernando Collor de Melho, Julio María Sanguinetti, Jorge Batlle Ibañez, Alejandro Toledo, Hugo Banzer, Sánchez de Lozada, Salinas de Gortari, Fernando de la Rúa, Fernando Henrique Cardozo, León Febres Cordero, Abdalá Bucaram, Andrés Rodríguez, Juan Carlos Wasmosy completaron con diferente intensidad la tarea de los Videlas, Pinochet, García Meza, Bermudez Morales, Stroessner,Castelo Branco, etc
El neoliberalismo, la ideología de los poderosos, pasó a ser el catecismo de los gobiernos de las democracias coloniales. Dos décadas bastaron para que la pobreza extrema, la exclusión, la indigencia, cubrieran las riquezas saqueadas.
Los años de plomo fueron sucedidos por la locura ideológica, vendida como racionalidad económica, aclamada por vastos sectores sociales.
Los desaparecidos y exiliados tienen hoy como contrapartida a los desocupados, excluidos e indigentes.
La devastación era televisada en colores. El mundo liquidaba la bipolaridad y el Muro de Berlín caído se reconstruía en el interior de cada uno de los países.
La tecnología deslumbrante contrasta con el incremento de las desigualdades. Los territorios se dividen en ghettos. La villa y el country. Puerto Madero y los chicos revolviendo los tachos de basura.
La historia camina del brazo de los poderosos. La derrota fue tan grande, que un retorno a los índices sociales de los setenta sería hoy una revolución. Aquellas mismas condiciones que una generación intentó mejorar significativamente, cuando creyó, y en parte caminó, del brazo con la historia.

Colores

Shakespeare decía que “la oscuridad más profunda es la que precede al amanecer”. Las luces tenues del cambio, como la aurora es una paleta de pintor. Tiene todos los colores y la alegría de lo que nace. Y lentamente, los pueblos empiezan a hablar con un lenguaje adecuado a los tiempos frígidos que nos toca vivir. Con las resonancias de aquellos lejanos años en que parecía que caminábamos del brazo con la historia y en realidad nos deslizábamos hacia el crepúsculo que antecedía a la oscuridad más profunda.
Hugo Chávez, Evo Morales, Michelle Bachelet, Tabaré Vázquez, Néstor Kirchner, Lula Da Silva junto con posibilidades alentadoras de cambios en Perú y Méjico, expresan con debilidades y contradicciones, con grandezas y miserias, con una retórica diferente a los noventa, que los poderosos no tienen escriturada definitivamente la historia a su nombre.Son estos gobiernos contradictorios y débiles, los primeros que a tientas tratan de revertir confusamente la gigantesca derrota. Con el capital social rematado y con los Estados destruidos. No son los gobiernos de los sueños acunados en la década de las utopías, pero tampoco son las pesadillas de la oscuridad brutal y de los que entregaron todo después de ser legitimados en elecciones. Gobiernos que son las sombras de otros sueños, el negativo fotográfico de un futuro.
La televisión y la fotografía digital en colores visualizan acertadamente una realidad social negra. Pero el análisis es hoy más rico. Si algo debemos aprender de la derrota es que la realidad está poblada de matices, de grises, sobre los que hay que trabajar y operar.
No es la hora para impacientes o resignados. Los primeros terminan siendo patrullas perdidas y los segundos terminan creyendo que la esclavitud es el único destino posible.
Entre lo óptimo y lo que existe, hay una enorme cantidad de variantes. Como lo prueban estos gobiernos débiles y a veces vacilantes pero dispuestos a recorrer con altibajos caminos diferentes aunque no sean siempre diametralmente opuestos a los de los noventa.
Es posible concebir políticas de autodefensa ante el poder imperial. Incluso surcadas por agachadas y actitudes mezquinas como ser el que le lleva la manzana a la maestra. Pero aún así, en esos aspectos Lula no es igual a Cardozo, ni Tabaré a Batlle, ni Kirchner a Menem o De la Rúa.
Por la rica historia latinoamericana, entretejen una realidad diferente: un militar nacionalista y popular como Hugo Chávez, un presidente indígena como Evo Morales, soltero y con dos hijos reconocidos, una mujer presidenta de Chile, socialista, divorciada dos veces y atea, que estuvo detenida en el Campo de Concentración de Villa Grimaldi, o un obrero industrial como Lula, llegado a la Presidencia de la octava potencia mundial, a la que accedió luego de largas décadas de luchas y que tal vez, en algún momento, recupere la memoria sobre en que condiciones vertebró su historia. A lo que se puede sumar, incluso, el valor testimonial del Subcomandante Marcos en la Selva Lacandona.
Pertenezco a esa generación que creyó y en parte caminó del brazo con la historia. Que sobrevivió a la derrota. Que como decía Envar El Kadri, un luchador de la resistencia peronista “ tuve que descabalgar del caballo, pero no lo vendí ”. Que hoy observa que muchos de esos sobrevivientes, generacionalmente, llegan a La Moneda, al Planalto, al Palacio Quemado, a la Casa Rosada. Con el peso de las ausencias y de los sueños incumplidos.
La historia es nuestra y la escriben los pueblos ” decía Salvador Allende en su discurso de despedida. Agregaba: “Más temprano que tarde, se abrirán las amplias alamedas por la que circule el hombre libre de Chile” Apenas se han entreabiertas y por esa apertura llega Michelle Bachelet que en su cartera lleva la foto, en blanco y negro, de su padre militar asesinado por el verdugo Pinochet. Como son en blanco y negro las fotos de los desaparecidos. Y en colores, las que recuerdan a las víctimas de las injusticias de la democracia colonial. Esa misma democracia a las que hay que llenar de voluntad popular directa.
“Más vale prender una vela que maldecir a la oscuridad” dice el Talmud. La frágil luz de esa vela es la que le permite decir a la psicoanalista Silvia Bleichmar: “ Hubiera sido terrible morirse en los 90. La sensación era que uno se moría en plena derrota. Hoy no pasa esto
Hoy hay colores. A veces desvaídos, en ocasiones más firmes. Si uno es capaz de apreciarlos, hasta es posible que visualice un futuro en el horizonte. El camino no es lineal y está lleno de sorpresas y defraudaciones. Pero hay colores. Más allá del pesimismo de la realidad. Más cerca del optimismo de la voluntad. Ahí donde se mezcla las resonancias de que “la historia es nuestra y la escriben los pueblos”, “el año 2000 nos encontrará unidos o dominados”, “el pueblo avanzando por las anchas alamedas,” “seamos libres y lo demás no importa nada” de San Martín, “la patria tiene que ser la dignidad arriba y el regocijo abajo", de Aparicio Saravia o Simón Bolívar cabalgando de nuevo en su sueño de la unidad latinoamericana.

. Opiniones
. . Sobre Hamas y la islamizacion del Mundo Árabe
. . La Tiranía Mundial
. . Espíritus demoníacos
. . Un mundo inmundo
. . No alcanzó ni con dos líneas de cuatro
. Ir a la sección: Opiniones

Investigaciones Rodolfo Walsh