Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Ideas > Artículos









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (El Liberalismo o el egoísmo como  móvil de la actividad humana)

 Generar una versión PDF de: (El Liberalismo o el egoísmo como  móvil de la actividad humana)


ARTÍCULOS AFINES

 El Imperio Contraataca (1)
 El Imperio Contraataca (2)
 El Vuelo del Águila
 Cuando EE.UU. estuvo por invadir la Triple Frontera
 El Informe Kissinger - NSSM 200
 Una fuerza multinacional para defender el Canal de Panamá
 EE.UU. en Ecuador: la mudanza de la escuela de Panamá
 Las dos caras de la moneda
 América Latina en la mira del Pentágono
 Designa Bush a Rice nueva secretaria de Estado
 Asesinan al jefe de la policía de Bagdad
 Aprendiendo de Vietnam
 Hugo Chávez responsabiliza a Estados Unidos sobre cualquier atentado que sufra
 ¿Vuelven las relaciones carnales?
 Nueva Base del Comando Sur de EE.UU. en el Corazón de Suramérica
 Estados Unidos: Marines en Paraguay
 Guarda con el tigre
 Tigres de Acero vs. Tigre de Papel
 Lo que se pactó y no se redactó en Caracas
 Condenado Ortega, huyen las ratas del barco
 2006: Año decisivo para la Revolución Bolivariana
 Estados Unidos busca romper el Bloque Sudamericano desde los eslabones más débiles
 Los locos de adentro y la locura de afuera
 Lo bueno y lo malo de la Revolución Bolivariana
 Colores
 Mediocres alumnos de Dan Mitrione por las calles de Irak
 Tiempos de definiciones
 Fidel: un Hombre contra el Imperio (venció el Hombre)
 Acuerdos bilaterales o multilaterales
 Hugo Chávez inició campaña a 10 meses del proceso electoral
 Se legitima el modelo neocolonial de la Republiqueta Sojera
 Construyendo el ALBA desde los pueblos
 La -prensa seria- y la seriedad de una Revolución
 La oportunidad de las tres puertas
 Populismo
 Usamérica quiere instalar una base militar en República Dominicana
 La menemización de Tabaré Vázquez: Ahora se abre de Chávez y Telesur
 Hugo Chávez sobre la Guerra Mediática
 Chávez y Tabaré: Más Mercosur, muerte al ALCA
 ¿Información, desinformación o qué?








Sobre la economía liberal
 
Arnaldo Salvini   
El Liberalismo o el egoísmo como móvil de la actividad humana
Por Arnaldo Salvini
(¿Quién es Arnaldo Salvini?)
Publicado digitalmente: 16 de febrero de 2006
* La economía liberal, basó su fundamento sobre el elemento más negativo de la naturaleza humana: su egoísmo.
* Trato de demostrar que el actuar espontáneo de ese egoísmo bastaría para aumentar la riqueza de las naciones, si los gobiernos de cada estado no intervenían con medidas que la limitaran.
* A más de doscientos años de su aplicación, teniendo en cuenta la importancia adquirida por esa escuela económica en los países más importantes del mundo, viendo el estado actual de las relaciones humanas a nivel global, se hace necesaria la pregunta: ¿Cuáles son los frutos de la economía liberal?

En 1776, Adam Smith, economista inglés nacido en 1726, publicó en Londres, su obra más importante, “Ensayo sobre la riqueza de las naciones”, Esta obra, síntesis de un gran número de elementos preexistentes en el pensamiento económico, se convirtió en su trabajo más difundido. Representó el primer gran trabajo de economía política clásica y liberal. En ella se aplicaron a la economía los principios de investigación científica, en un intento de construir una ciencia independiente. Continuación del tema iniciado en su obra filosófica y basada en la misma, “trató de demostrar que el actuar espontáneo del egoísmo humano bastaría para aumentar la riqueza de las naciones, si los gobiernos lo dejaran actuar libremente y no intervinieran con medidas de control.”
Adam Smith sostenía que los factores sociales de la economía debían actuar libremente teniendo en cuenta únicamente sus propios intereses y persiguiendo sus objetivos utilitarios.
En la Alta edad media estos principios violaban los conceptos vigentes,ya que disposiciones de la Iglesia, aceptadas socialmente, consideraban esos actos, en especial el interés por el préstamo de dinero, como un pecado de usura.
La revolución francesa, el comercio en las grandes ciudades y la revolución industrial fueron resultados de nuevos esquemas de pensamiento, donde el interés individual empezó a tener más relevancia en las actividades del hombre. Las industrias, los bancos y las inversiones comenzaron a debilitar el sistema medieval y comenzó a surgir el capitalismo como sistema de relación económica del hombre y la libre empresa.
La teoría de Smith sostiene que en la naturaleza humana existe un egoísmo intrínseco, a causa del cual, el mejor sistema para garantizar la necesidad de libertad económica y en todos los campos de la vida, de la manera más ordenada y con los mejores resultados, es el capitalismo.
Pero, más de dos siglos de experiencia nos han demostrado que ese individualismo y su consecuente egocentrismo, han llegado a extremos tales que han llevado a la humanidad a situaciones críticas.

El hambre, la miseria,
la explotación de los más débiles,
la alta concentración de poder
en ciertos grupos

que llevan a cabo planes mesiánicos de dominio global,
la desastrosa distribución de beneficios.
La contaminación del hábitat humano.

Vivimos en un mundo lleno de peligrosos conflictos, el ambiente presenta irreparables deterioros, grupos humanos enteros están en peligro, los puestos de trabajo disminuyen, no solo en los países del tercer mundo; la pobreza aumenta, la riqueza queda en manos de pocos, la competencia entre empresas y grupos económicos es feroz; en definitiva, crea mucho más prejuicios que beneficios.
Es aquí donde surgen las preguntas ¿Qué pasa ?¿Es esto lo que previeron los que impusieron este modelo económico?
Como respuesta podemos decir que tal vez, cuando Adam Smith formuló su teoría, haya pensado que la humanidad tenía un potencial de desarrollo dormido y bloqueado por las ideas que sobre la vida humana regían en la edad media.
Tal vez, no imaginó que después de 227 años el hombre llegaría a desarrollar la capacidad tecnológica que actualmente tiene y que la utilizaría sin la responsabilidad necesaria y que como consecuencia llegaría a alterar los ecosistemas naturales; tampoco imagino que el hombre podría relacionarse económicamente con regiones muy lejanas instantáneamente: que los mercados de las industrias se considerarían desde una óptica global y que las consecuencias de las crisis económicas y financieras se extenderían a lugares remotos en tiempo real.
Adam Smith, no tuvo en cuenta, en ese momento que la utilidad, el interés y la conveniencia como mecanismos de relación económica no llegarían a tener la capacidad de brindar los elementos necesarios hoy día para lograr un estado de bienestar general, y de justicia.
Nunca imaginó que el hombre libre de ataduras conceptuales y de condicionamientos económicos llegara a conformar el escenario desastroso del mundo actual, del cual todos somos responsables, y también es posible que nunca haya imaginado que sus seguidores no tendrían la suficiente altura moral como para evitar que esa ideología genere todos los males que ha causado.
Surge ahora otra pregunta:
¿Cómo integrar la realidad del mundo actual con la necesidad de libertad económica y trascendente del hombre?
Entendemos que la respuesta está en admitir que la solidaridad y la justicia deben ser los límites necesarios a la libertad humana, económica y en todo sentido, para que se generen beneficios reales para todos los seres humanos en su conjunto y hacer desaparecer los puntos de críticos que hacen peligrar la vida en el planeta.
Es necesario considerar y tener en cuenta si el hombre libre y la sociedad libre no deben limitar sus deseos de ganancia, competencia y beneficios económicos para no produzcan daños graves a la naturaleza, al sistema social y por lo tanto a los seres humanos.

¿Debe el hombre contemporáneo actuar en la sociedad guiado solamente por sus deseos de conveniencia, interés y utilidades económicas, o debe hacerlo teniendo en cuenta otros principios que van más allá de sus intereses egoístas, teniendo en cuenta principios de solidaridad y de justicia?

Vivir en los Estados Unidos, el corazón del capitalismo

Un testimonio:
“Durante los años 1968 y 1969 viví en los Estados Unidos.
Un día en que meditaba y me preguntaba por qué sentía lo que sentía, tomé la pluma y escribí: U.S.A. Nº 1"

“He visitado el país de los muertos,
la tierra del dólar, del no-sentimiento,
la tierra del frío, del frío de adentro.
Estados Unidos: el gran cementerio.

Y en aquellos días preguntaba siempre:
Dios mío ¿Por qué es que te siento tan lejos?

Las calles desiertas. Los parques sin juegos.
Los ojos helados en las caras huecas.
Andando de prisa, de prisa y silencio,
mascando la goma que les come el tiempo.
Y en aquella tarde me encontré diciendo:
Dios mío ¡Qué pobres los hace el dinero!

¿La tecnología? Es fin y no medio.
¿La gran democracia ? Palabras, por cierto.
¿La estatua y la antorcha? Sin llama ni fuego
que entibien siquiera su corazón de cemento.
Y en aquel vacío me encontré llorando.
Dios mío ¡Qué feo es vivir entre muertos!

Ing. Fernando M. Fluguerto Martí
8 de febrero de 2006

Anexo I

¿Aplicaron los países capitalistas la economía liberal?

Estados Unidos de Norteamérica:
“ En 1865, mientras la triple alianza anunciaba la próxima destrucción de Paraguay, el General Ulises Grant celebraba en Appotamox, la rendición del General Robert Lee. La guerra de secesión concluía con la victoria de los centros industriales del Norte, proteccionista a carta cabal, sobre los plantadores librecambistas de algodón y tabaco en el Sur...
Convertido poco después en presidente de los Estados Unidos, Grant afirmó:
"Durante siglos Inglaterra ha confiado en la protección, la ha llevado hasta sus extremos y ha obtenido de ello resultados satisfactorios. No cabe duda que debe su fuerza presente a este sistema. Después de dos siglos, Inglaterra ha encontrado conveniente adoptar el comercio libre porque piensa que ya la protección no puede ofrecerle nada. Muy bien, entonces, caballeros, mi conocimiento de mi país me conduce a creer que dentro de doscientos años, cuando América (del Norte) haya obtenido de la protección todo lo que la protección puede ofrecer, adoptará también el libre comercio"...

Inglaterra:
"...La expansión de los mercados latinoamericanos aceleraba la acumulación de capitales en los viveros de la industria británica. Hacía ya tiempo que el Atlántico se había convertido en el eje del comercio mundial, y los ingleses habían sabido aprovechar la ubicación de su isla, llena de puertos, a medio camino entre el Báltico y el Mediterráneo, y apuntando a las costas de América. Inglaterra organizaba un sistema universal y se convertía en la prodigiosa fábrica abastecedora del planeta. Del mundo entero provenían las materias primas y sobre el mundo entero se derramaban las mercancías elaboradas.
El imperio contaba con el puerto más grande y el más poderoso aparato financiero de su tiempo, tenía el más alto nivel de especialización comercial, disponía del monopolio mundial de los seguros y fletes, y dominaba el comercio internacional del oro. Friedrich List, padre de la unión aduanera alemana, había advertido que el libre comercio es el principal producto de exportación de Gran Bretaña.
Nada enfurecía a los ingleses tanto como el proteccionismo aduanero y a veces lo hacían saber en un lenguaje de sangre y fuego, como en la guerra del opio contra China. Pero la libre competencia en los mercados se convirtió en una verdad revelada para Inglaterra solo a partir del momento en que estuvo segura de que era la más fuerte, y después de haber desarrollado su propia industria textil al abrigo de la legislación proteccionista más severa de Europa.
"En los difíciles comienzos, cuando todavía la industria británica corría con desventaja, el ciudadano inglés al que se sorprendía exportando lana cruda, sin elaborar, era condenado a perder la mano derecha, y si reincidía lo ahorcaban; estaba prohibido enterrar un cadáver sin que antes el párroco del lugar certificara que el sudario provenía de una fábrica nacional. Todos los fenómenos destructores suscitados por la libre concurrencia en el interior de un país, - advierte Marx - se reproducen en proporciones más gigantescas en el mercado mundial. El ingreso de América latina en la órbita británica, de la que sólo saldría para incorporarse a la órbita norteamericana, se dio en el marco de este cuadro general, y en él se consolida la dependencia de los independientes países nuevos. La libre circulación de mercaderías y la libre circulación del dinero para los pagos y transferencias de capitales tuvieron consecuencias dramáticas...

“La economía y el libre mercado son sólo afirmaciones para el consumo de los tontos e ignorantes. La economía nunca es libre, o la controla el Estado en beneficio del pueblo, o la controlan las gran des corporaciones en perjuicio de éste” .Juan Domingo Perón


Fuente: "Las venas abiertas de América Latina" de Eduardo Galeano.Pág. 3293/336 y Pág. 293/295.
Artículos
. Carta de un teólogo ecuatoriano a la Venezuela bolivariana
. La Revolución Rusa
. Rodolfo Walsh: Su pensamiento político
. Arequito: El Ejército se identifica con el pueblo
. El inicio de la lucha contra la viruela por el Canónigo Saturnino Segurola
. Qué se dijo sobre el 17 de Octubre
. Don Bernardo de Irigoyen
. El Legado de Jorge Abelardo Ramos
. Israel y Palestina: Antecedentes
. Los intelectuales y la utopía
. Friedrich List: Poder Nacional en las raíces del pensamiento de Perón
. Hernández Arregui, ese lanzallamas
. Los límites del pensamiento de Jaguaribe
. «Populista», un nuevo insulto
. La integración de América en el pensamiento de Perón
. La Unidad de la América Indo-Española
. Hans Küng: el fígaro de Cristo
. Hegel, Marx y la Diálectica
. Hamlet: La lucha del ser y el poder de las pasiones
. Lazos de familia
. En nombre de Alá
. Los locos de adentro y la locura de afuera
. El Mundo Árabe
. El regreso de un doxósofo
. Las Maras: Panorama callejero centroamericano
. De la tradición gauchesca a la emergencia de la ciudad
. Historia de la Sociología en Argentina
. Respetar la diversidad cultural
. La independencia política en la independencia semántica
. América Latina: sus tradiciones populares
. Carta abierta a Norberto Galasso
. El problema de la revolución socialista en los países atrasados
. Spilimbergo y su mirada alternativa sobre la "Comunidad Organizada"
. China: El Partido Comunista en el poder (1949-1960)
. La Revolución China
. Güemes y la "gente decente" de Salta
. "¡Hay que olvidarse del peronismo!".... (¿hay que olvidarse del peronismo?)
. El año uno de la era Latinoamericana
. El Eurocentrismo
. El Materialismo Vulgar
. La Revolución de Mayo
. San Martín no fue masón
. La simbología nazi del Imperio
. Historia Universal de la infamia
. De Nixon a Bush II: para entender al Imperio
. El imperio en 2005
. No hay choque de civilizaciones
. Carta Abierta a José Saramago
. Jornada Nacional por la Recuperación de los Ferrocarriles
. Contra el burocratismo
. La teoría de los doxósofos
. Ayudar a los pobres beneficia a los ricos
. Tilingos
. De la caminata a la revolución
. Un replanteamiento sobre la maldición de los recursos
. La base económica del poder imperial
. Estamos viviendo en un imperio sin fronteras
. Apuntes para la Militancia
. "¿Globalización, imperio o imperialismo? Un debate contemporáneo?"
. Apuntes para una introducción y una iniciación en el estudio de la filosofía y de la historia de la cultura
. Los ojos del Duce
. El Control de los Medios de Comunicación
Ir a la sección: Artículos

 
Investigaciones Rodolfo Walsh