Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Agencia ’ANCLA’ > Opiniones








HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (La mentira y el Terrorismo de Estado en Colombia)

 Generar una versión PDF de: (La mentira y el Terrorismo de Estado en Colombia)
 
 
Colombia
La mentira y el Terrorismo de Estado en Colombia
[ANNCOL]
Por José María Carbonell
El hoy candidato-presidente elevó a la categoría de política de estado la utilización de la mentira, en aplicación del principio fazista de que “una mentira a fuerza de repetirse se convierte en verdad”. Las mentiras de Uribe. El discípulo de la banda de los “Jorges”. El exterminio del PCC y las calumnias contra Carlos Gaviria. Recordamos dos ejemplos de luchadores de izquierda, escribe José María Carbonell.
 

El hoy candidato-presidente elevó a la categoría de política de estado la utilización de la mentira, en aplicación del principio fazista de que “una mentira a fuerza de repetirse se convierte en verdad”. Varios analistas han sido claros en precisar cuanta perversidad conlleva la aplicación de este principio hitleriano.

Pero la verdadera catadura -o cara-dura- de Uribe se ha mostrado en los recientes escándalos sobre la corrupción en el DAS y en otras instituciones estatales durante la administración del narco-candidato-presidente, cosa que la verdad yo no creía que los colombianos aún tuviéramos la capacidad de asombrarnos ante nada.

Con perversidad fuera de serie entra a amenazar a los denunciantes de la corrupción, como si él estuviera “libre de pecado”, como si fuera inocente.

Las mentiras de Uribe

El narco-candidato-presidente le ha mentido siempre al país. Desde los inicios de su “carrera política” ha ocultado sus nexos “profundos” con los narcotraficantes. Cuando fue alcalde de Medellín, cuando estuvo en la Aeronáutica, cuando fue Gobernador de Antioquia, siempre y por siempre ha estado rodeado de elementos de la mafia, particularmente del declarado “extinto” Cartel de Medellín.

En su círculo cercano en la Casa de Nariño han estado -y están- personajes vinculados a la mafia antioqueña. José Obdulio Gaviria, Pedro Juan Moreno, los Arango, y un etc, bien largo. Como si fuera poco sus tierras han estado -y están- en zonas de presencia narcoparamilitar. Curioso, cierto?

También ha pretendido ocultar cómo recuperó la finca que los trabajadores se habían tomado como pago por el desconocimiento de sus prestaciones sociales. A punta de plomo, de derramamiento de sangre.

El discípulo

Hoy el narco-candidato-presidente tiene un discípulo aventajado. Jorge Noguera Cotes, ex-director del DAS y flamante cónsul en Milán (Italia). Ni asomo de vergüenza muestra en su faz cuando dice que viene a “poner la cara” y trata de desvirtuar las acusaciones en su contra con el argumento anodino de que quien hace la acusación es un preso que él hizo poner preso.

¿Será que en Colombia hay varias categorías de presos? Porque hay que ver cómo se pone de feliz el narco-candidato-presidente y su discípulo cuando un “preso” que dizque se “desmovilizó” acusa a las FARC de lo que no han podido probar nunca porque no hay ninguna razón para hacerlo: que las FARC son narcotraficantes; ah!, y los “testimonios” de esos si valen!

O hay que ver cómo utilizan en Estados Unidos a “presos-informantes” para adelantar la farsa de juicio contra Sonia y Simón Trinidad, y no faltará por ahí algún otro “preso-informante” que testifique que Rodrigo Granda sí es narcotraficante. Porque la verdad es que en Colombia la justicia es para los de ruana, es decir, contra el pueblo se realizan montajes, falsificación de pruebas, omisión de pruebas, etc, mientras a los narco-paramilitares les “borran” su pasado-presente criminal perdonándoles los crímenes de lesa humanidad que han cometido.

Nos preguntamos: ¿Por qué los testimonios de unos sí valen y los de los otros no? Porque les recuerdo a los lectores, no es uno, ni dos, sino varios que van acusando al ex-director llamado ahora JU-D.A.S. ¿Qué puede decir entonces un funcionario corrupto, que elaboraba listas negras” de los luchadores populares para entregárselas a “Jorge 40” -alias Rodrigo Tovar Pupo- para que adelantaran las ejecuciones extrajudiciales? ¿Qué decir de los millones de dólares que recibían de los narcotraficantes para que les borraran su “pasado” judicial?

Jorge Noguera Cotes es un asesino sin entrañas, que debe responder por los asesinatos de líderes sindicales, maestros y de partidos políticos de izquierda cometidos por “Jorge 40” -repito su alias para que no se nos olvida, ese es Rodrigo Tovar Pupo-. Los remito al artículo publicado en ANNCOL titulado “Por lo menos sus nombres: Cesar” de la Conferencia Episcopal colombiana.

Jorge -Noguera Cotes- es el autor intelectual en compañía de Álvaro Uribe Vélez y el otro Jorge es el autor material, el masacrador de civiles inermes, indefensos. La banda de los “Jorges”, un nombre que sigue muy de cerca al narco-candidato-presidente.

Campaña contra Carlos Gaviria

Muestra del grado de deterioro moral del narco-candiato-presidente es la maniobra contra Carlos Gaviria, candidato presidencial por el PDA, “informando” al noticiero CM& de Yamit Amad, el cual se presta a la jugada sin ninguna verificación sobre la pensión del exmagistrado y hoy candidato.

La cual resultó falsa, pero como ellos aplican el principio fascista de “calumnia a tu contendor, calúmnialo, que de la calumnia algo queda”. El noticiero CM& se sigue prestando al juego del narco-candidato-presidente y expresa que hay “una guerra sucia entre las campañas” e invita a Carlos Gaviria a referirse al tema, lo cual debió ser hecho cuando recibió la “información” de la campaña uribista, razón por la cual la campaña de Carlos Gaviria le responde en comunicado público:

“Resulta evidente que la campaña del señor Álvaro Uribe, envió una información falsa, tendenciosa y malintencionada, al noticiero CM&, buscando afectar la campaña presidencial de Carlos Gaviria Díaz. En rigor en este caso no se puede hablar de guerra sucia, estamos ante una acción de guerra sucia de una de las campañas, la liderada por el Señor Álvaro Uribe. Con la misma claridad y firmeza que asumimos en función de profundas convicciones la defensa de la libertad de expresión y la libertad de prensa, exhortamos a los medios de comunicación a evitar las generalizaciones, que diluye las diferencias entre los candidatos y las campañas.
...La moral, la ética, la preservación de los valores y principios, en nuestro caso están por encima de cualquier consideración”.

El exterminio del Partido Comunista

En ese orden de ideas el gobierno del hoy narco-candidato-presidente Uribe, adelanta campañas de desinformación a través de los medios de comunicación proclives al régimen, ejemplo El Tiempo, señalando supuestos vínculos entre el Partido Comunista Colombiano, su organización juvenil, la JUCO, y las FARC, y un supuesto reclutamiento para la organización insurgente en las universidades colombianas.

Campaña que tiene como objetivos justificar los más de 150 asesinatos de líderes del PCC durante la administración de Álvaro Uribe Vélez, y por otro, tender una columna de humo para pasar de agache ante la denuncias de elaboraciones de “listas negras” por parte del DAS, organismo dependiente directamente del narco-candidato-presidente Uribe.

El discípulo Juanes

Como si fuera poco, el mal músico y pésimo cantante promocionado por los militares en Colombia y la mafia cubana de Miami, adelanta una campaña medíatica en Europa y hasta “interviene” ante el Parlamento Europeo para denunciar las “minas antipersona” que coloca la guerrilla.

Quiero aclarar que la gran mayoría de estas minas son colocadas por las fuerzas militares y narcoparamilitares, que en sus campamentos colocan zonas minadas ante el temor de un ataque guerrillero, la mayoría de ellas fabricadas en los países productores de armas, entre ellos los europeos.
Porque la verdad es que los que hemos tenido ocasión de conocer algún campamento guerrillero nunca hemos observado “zonas minadas”.

Es de recordar, como dice Galeano, “las grandes potencias gastan 2.200 millones de dólares por día para producir muerte. Hay bombas que matan la vida y sólo permanece intacto el botín de guerra. Hay aviones “inteligentes” que vuelan sin piloto y bombardean “sin sentimientos” poblaciones enteras. Nueve días de gastos militares alcanzarían para dar comida, escuela y remedios a todos los niños que no tienen”. Y son ellas las que producen y venden armas cortas, las mayores causantes de muertes en el mundo, según la campaña de Amnistía Internacional.

Dos ejemplos

”De qué vale la vida si cuando se tiene parece muerta. La vida es para vibrar, para luchar, para combatir.”

Jaime Pardo Leal

Eduardo Umaña Mendoza, asesinado el 18 de marzo de 1998, dijo: “Seguiré hasta que me dejen. Porque yo sé que si la vida no se entrega por algo, uno acaba dándola por nada”.

. Opiniones
. . Carta del My.Alberte al Gral Peron."Le advierte que no estan dadas las condiciones para su retorno"
. . Disertación del Dr. Hicham Hamdan, Embajador del Líbano, sobre la situación en el Líbano
. . Impactos del Plan Colombia en Ecuador
. . "Esta es la guerra de Condi. Y no la ganó"
. . Ecuador: Llamamiento a no anular el voto y a votar por la Constituyente
. Ir a la sección: Opiniones

Investigaciones Rodolfo Walsh