Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Dossiers > Oriente Medio









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Poder nuclear iraní: si EEUU ataca... )

 Generar una versión PDF de: (Poder nuclear iraní: si EEUU ataca... )

Análisis político-militar publicado en ’Le Monde’
Poder nuclear iraní: si EEUU ataca...
Traducción exclusiva IRW
Por Eric Leser y Laurent Zecchini
Publicado digitalmente: 9 de mayo de 2006

Publicado originalmente el 19.04.06 13:08 • Actualizado el 28.04.06 11:29

La perspectiva de una nueva guerra en Medio Oriente dejó de ser apenas teórica desde que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas analiza sanciones contra Teherán. Caso estas se revelen inoperantes, los Estados Unidos, cuya retórica considera a un Irán nuclear como una amenaza para la paz mundial, podrían encontrase acorralados y emprender una escalada militar.

  Cronología  

29 enero 2002. George Bush designa a Irak, Irán y Corea del Norte como "el Eje del Mal".

13 diciembre. La Agencia Internacional de Energía atómica (AIEA) exige visitar las instalaciones nucleares iraníes.

21octubre 2003. La "troïka europa" (Francia, Alemania, Reino Unido) inicia las negociaciones con Teherán.

12 marzo 2005. La "troïka" indica que en caso de fracaso llevará el caso ante el Consejo de Seguridad.

7 marzo 2006. El Vicepresidente americano Dick Cheney asegura: "No permitiremos que Irán tenga armas nucleares. Todas las opciones están sobre la mesa".

29 marzo. El Consejo de Seguridad da a Irán hasta el 28 de abril para cesar todo enriquecimiento del uranio.

11 abril. El Presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, anuncia que Irán "se incorporó al club de los países que disponían de la tecnología nuclear".

Todo ocurre como si, al multiplicar las declaraciones provocativas, al exhibir sus misiles en el estrecho de Ormuz, Teherán quisiera provocar ataques militares preventivos de los Estados Unidos... y/o de Israel. La apuesta de los Iraníes es que EEUU no tendrá la voluntad política de emprender tal conflicto, que generaría ineludibles repercusiones en Medio Oriente y amenazas sobre los abastecimientos energéticos de Occidente. ¿Su estrategia? Imponer el hecho consumado. El día en que Irán controle el lanzamiento de un artefacto nuclear, se volverá intocable.

Los planes del Pentágono

El Departamento de Defensa americano planifica los diferentes escenarios de destrucción de los centros nucleares iraníes. El "Conplan 8022", elaborado en noviembre de 2003, prevé "acciones globales" contra Estados que actuaran como Irán. Con todo, el peligro de la bomba iraní no es inminente. Bruno Tertrais, de la Fundación para la Investigación Estratégica (FRS), considera que este país no podrá fabricarla antes de principios del 2009. Los especialistas americanos arriesgan plazos de cinco a diez años, y un responsable del programa nuclear israelí confió que un plazo "más o menos de tres años" sería realista.

¿Quién, los Estados Unidos o Israel, conduciría la ofensiva? Los primeros no se enfrentarían a verdaderas dificultades operativas, pero no tienen las manos libres. La situación interior americana no es propicia para una nueva aventura militar, al menos no antes de las elecciones parlamentarias de noviembre. Por otro lado Washington debe anticipar las consecuencias de represalias iraníes que podrían abarcar toda la región.

La "opción israelí"

Preocupado en no favorecer un "frente árabe-musulmán", Washington debería disuadir a Israel de intervenir. Además, para el ejército israelí, el objetivo es bastante más difícil de alcanzar que el asignado a sus cazabombarderos en la incursión contra el reactor iraquí Osirak, el 7 de junio 1981. Sus F-15 y F-16 deberían cruzar una distancia mucho más importante: entre 1.600 y 2.800 km sólo de ida, según la opción elegida. Un suministro en vuelo sería pues inevitable. Israel dispone de cinco pequeños aviones proveedores Hércules C-130. Parecen insuficientes para mantener en el aire por más de seis horas los casi 50 a 70 cazabombarderos necesarios para tal misión. Por lo tanto una operación israelí no podría prescindir de un apoyo logístico americano.

El objetivo estratégico

¿Cuál sería el objetivo estratégico perseguido? ¿Los Americanos (o los Israelíes) se contentarían con infligir un golpe de advertencia a Irán? ¿Se trataría de destruir sus instalaciones nucleares más estratégicas o de destruir el máximo de instalaciones, dispersas por todo el territorio, protegidas por un "escudo humano" en el centro de las ciudades (entre las cuales Teherán), disimuladas en galerías y refugios de hormigón a decenas de metros bajo el suelo y en los flancos de montaña? ¿Se trataría finalmente, como recomiendan numerosos expertos americanos, de aprovechar la ocasión para destruir las instalaciones militares o incluso los centros de poder, resumidamente: sacudir las bases estructurales del régimen de los mullahs, con la esperanza de provocar un movimiento de rebelión contra él?

Cada una de estas diferentes opciones tiene un coste financiero, militar, político y humano. Un reciente informe del Centro para los Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) de Washington recuerda que los inspectores de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (OIEA) identificaron 18 instalaciones, y que algunos especialistas elevan la cifra a 70.

"Tenemos más de 300 centros nucleares", ha afirmado, en enero de 2005, el general Mostafa Haji-Najjar, número dos de los Guardianes de la Revolución Islámica. Aún cuando esa evaluación resulte exagerada, Israel no tiene probablemente los medios para semejante operación militar. Los misiles de crucero que podrían lanzar sus tres submarinos Dolphin, según señala Bruno Gruselle, del FRS, serían insuficientes para destruir construcciones enterradas. En febrero de 2005, Israel compró 500 bombas anti-bunker BLU-109 a los Estados Unidos. Pero esas armas fueron utilizadas por los Americanos en Afganistán y luego en Irak con una eficacia limitada.

Los debates logísticos

Una acción preventiva contra Irán fue el objeto de un consenso en los Estados Unidos. La revista Quadrennial Defense Review (QDR) ha confirmado, en 2006, este principio; la cuestión se refiere al objetivo que se persigue, y la elección de los medios. La capacidad para conducir una campaña aérea masiva contra las instalaciones iraníes no deja lugar a dudas: se considera que 120 bombarderos son teóricamente capaces de atacar 5.000 objetivos en una única misión.

Algunos expertos, como el neoconservador Richard Perle, argumentan a favor de los bombardeos de saturación llevados a cabo en menos de veinticuatro horas. Otros afirman que la eliminación de las instalaciones nucleares no se lograría con menos de a 1.000 misiones aéreas realizadas durante varias semanas. Cualquiera que sea la opción elegida, toda intervención comenzaría por la destrucción de las defensas antiaéreas de Irán con el fin de eliminar en la medida de lo posible el riesgo de represalias inmediatas contra Israel.

Una campaña aérea preliminar, realizada por misiles de crucero y las B-2, se asemejaría mucho a los primeros días de la invasión de Irak en 2003. Una vez garantizado el control aéreo, se utilizarían en masa las bombas guiadas y otras unidades a fuerte poder de penetración. Para lograr sus objetivos, el Pentágono alinearía seguramente bombarderos B-1, B-2 y B-52, así como F-117 furtivos venidos de Diego García (en el Océano Índico), y también de Qatar, los Estados Unidos o Gran Bretaña. El componente marítimo se accionaría, en particular, para los disparos de misiles de crucero. Algunos expertos predican la utilización de bombas nucleares tácticas como la B61-11, con misiles capaces de destruir centros subterráneos.

La utilización de tales artefactos - prevista en el Conplan - rompería el tabú de la no utilización de armas nucleares, provocaría una reprobación internacional y favorecería la solidaridad de los países musulmanes con Irán. La casi totalidad de los jefes militares y los servicios de inteligencia serían hoy hostiles a esta opción. Resta la alternativa del envío de comandos helitransportados al territorio iraní encargados de la destrucción de los centros, con los riesgos inherentes a este tipo de operaciones.

La capacidad de defensa de Teherán

La aviación de combate iraní no podría ofrecer una resistencia creíble a una campaña aérea americana masiva. Pero la defensa antiaérea y antimisil de Irán se mejoró en potencia gracias a los pertrechos suministrados por Moscú. Las baterías de misiles Thor M-1 representan una amenaza para los bombarderos americanos o israelíes y, según una fuente en Medio Oriente, Rusia suministró secretamente al menos dos baterías de misiles antiaéreas y antimisiles S-300 a Irán: un sistema de armas que soporta la comparación con el Patriot PAC- 3 americano.

Sin embargo la capacidad de contraataque de Irán se sitúa a otra parte. El arma del petróleo continúa siendo, por supuesto, bastante actual. Pero la amenaza que Teherán hace pesar es esencialmente de carácter "asimétrico": su régimen dispone de poderosas relaciones, con el Hezbollá en el Líbano y el Hamas en Palestina, donde podría desencadenar nuevas ondas de violencia. Sus misiles Shahab-3 son capaces de alcanzar Israel y las monarquías del Golfo. Irán puede también favorecer un recrudecimiento de atentados en Irak, en Afganistán, y por todas partes donde los comandos suicidas puedan amenazar los intereses americanos u occidentales.

Resta también que las B-2 y misiles no pueden erradicar las capacidades técnicas nucleares adquiridas por los Iraníes. Por lo tanto, la única verdadera cuestión consiste en saber cuántos años los Estados Unidos pueden pretender retrasar el programa nuclear de Irán.



Artículo traducido de Le Monde del 20/04/2006
Traducción exclusiva para IRW: Erika Alonso

Versión original (.pdf en francés):

PDF - 27.6 KB
Le Monde
Nucléaire iranien : si l’Amérique attaque...
Par Eric Leser (à New York) et Laurent Zecchini

Ubicación original: http://www.lemonde.fr/web/article/0,1-0@2-3218,36-763202@51-677013,0.html

. Oriente Medio
. . Turquía prepara acciones militares en el norte de Irak
. . Palestinos liberados llegan a Cisjodania
. . Talibanes secuestran surcoreanos y alemanes en Afganistan
. . Estados Unidos pide a Europa que envíe más tropas a Afganistán
. . Irán no detendrá su plan nuclear pese a las sanciones de la ONU
. Ir a la sección: Oriente Medio

Investigaciones Rodolfo Walsh