Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Agencia ’ANCLA’ > Opiniones








HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (¿Qué responden los candidatos?)

 Generar una versión PDF de: (¿Qué responden los candidatos?)
 
 
Elecciones Colombia
¿Qué responden los candidatos?
[ANNCOL]
Por Melquizedec Torremolinos
La declaración del Secretariado de las Farc- ep, en el sentido de llamar al pueblo a escoger y votar, por el candidato que no sea contrario a los intereses populares; quizás sea el pronunciamiento de más peso político que tan primordial medios de lucha política -como lo es la lucha armada en Colombia- aporta al enrarecido, tergiversado y amañado proceso electoral, que el Terrorismo de Estado en Colombia, ha conducido en este definitivo año del 2006.
 

El Establecimiento oligárquico sabe que el presente proceso electoral va de picada a sus intereses. La mediatez en el manejo de los Medios de Alienación Masiva ( MAM ) , apunta a generar en el electorado colombiano la creencia que la Insurgencia armada es la causante de los males, como generadora de preocupaciones al candidato Miniführer. Pese a todos los esfuerzos no pueden ocultar los reacomodos de poder en el cogobierno paramilitar del Miniführer, que afloran a la luz pública.

El final del cuatrenio del mini-Führer

JPEG - 11 KB
Las FARC hicieron un llamamiento...

Con el sonajero de la “seguridad democrática” del aliado incondicional del Imperio, su período diluye ante notorios aspectos, tales como: el fracaso del Plan Patriota, a dos años del inicio del bandidaje asalto al Presupuesto nacional y el altar, o mejor piara, más ominoso, a la dedicación de recursos oficiales para la guerra, con el beneficio exclusivo del enriquecimiento de la casta militar colombiana, anidada en el generalato colombiano, al que se le comienzan a contar en reversa sus tiempos de impunidad.

El fracaso del Plan Colombia que permitió colocar al cipayo Miniführer en punta de lanza del Imperio contra la dignidad y soberanía de países vecinos, como Ecuador y Venezuela, en particular. El remedo insistente de “seguridad” en y hacia lugares de turismo y recreación, adonde puede acudir el 0.5% de la población colombiana.

El estancamiento de riqueza y productividad en Colombia, que no superó el 3.8% de crecimiento anual. El sí constante aumento de la pobreza en Colombia y la carencia absoluta de una política social, de previsión y de recursos hacia el bienestar popular. Todo un cuatrienio enfilado a la inmediatez, en búsqueda, no del Bien Común, sino del interés de los narco-paramilitares. Un cuatrienio con el reinado de la mentira oficial y del chantaje mesiánico de la solución militar del conflicto político, económico, social y armado por el que atraviesa Colombia.
Refútenme si queda algo positivo por fuera del mandato de terror del Presidente Miniführer- candidato. Tan es así que su maltratada figura de pretendido personaje internacional - pese a su arrodillado acondicionamiento al Imperio - no presentó ni asomo de despeje a perfilarse como un personaje regional. Explicable que en ocasión tan importante como la toma de posesión del Presidente Arias en Costa Rica, el unilateral anuncio de una minicumbre de Presidentes vecinos de Ecuador y Venezuela, le resulte otro fiasco. Pretendía que al ocaso de su mandato le sirvieran en bandeja de plata tan codiciada oportunidad...

El impulsivo culebrero pasa sin pena ni gloria en el escenario regional y será tristemente recordado y acusado por la por la contribución en los intentos de golpe de Estado contra el bolivariano Presidente Chavez; la grotesca violación al territorio soberano de Ecuador, con su instrumento del Plan Colombia. La constante amenaza a la Amazonía con su política arrodillada a la hegemonía geopolítica del Imperio, en esa zona vital del mundo.

No pudo el Miniführer traspasar la influencia de un líder con presencia e influencia de récord regional, tras fatídico período. Todo lo contrario, hoy queda sin instrumentos de integración económica: sin Pacto Andino; sin Comunidad Andina de Naciones; sin G-3.

La combinación de las formas de lucha

No estamos en tiempos de continuar pregonando un país formal, sustentado en un violado Estado de Derecho; con una sociedad adoquinada al narcotráfico; con un país real de un co-gobierno narco-paramilitar; con un territorio de soberanía compartido, en el que el sólo hecho de parir en cautiverio una retenida política por la Insurgencia en Colombia, a los ojos de propios y de extranjeros , significa el transcurrir de un modo de vida paralelo, por la Insurgencia en Colombia.
Si bien la izquierda aplica la combinación de la lucha política legal, a la lucha política ilegal de las armas en la búsqueda del poder popular; la experiencia sangrienta por el que la oligarquía colombiana y el Imperio ha impuesto a las bases populares, nos lleva a concluir que en eso de la lucha política legal sí que han salido mal librados la izquierda y el pueblo colombiano.

El genocidio contra la Unión Patriótica, es sólo uno de los periodos aciagos por los que ha transitado la izquierda colombiana. Pero es válida la existencia de la lucha política ilegal en Colombia y la Insurgencia de las Farc- ep lo ha ratificado con su reciente pronunciamiento. Con esto busca acallar los altisonantes mensajes que presionan a los candidatos, diferentes al candidato- Miniführer, despotricar de la lucha armada. Como si con ese llamado variara la realidad política colombiana. Como si el pronunciamiento de los candidatos de no tener vínculos o relación con la lucha armada, o que durante su período ésta no se toma el poder, produjese el efecto santo-santorum de la oligarquía colombiana y del Imperio.

La lucha armada y la Insurgencia en armas que es sólo una y única en Colombia, posee un peso especifico propio en el escenario político colombiano. El ruido ensordecedor, si se quiere, de los fusiles populares, pregonan en cada uno de su accionar político-militar, la propuesta política de sus programas por la construcción de una Nueva Colombia de poder socialista. Por más que la califiquen de narco, de terrorista, etc., la Insurgencia colombiana demuestra a diario, la vocación política y de poder que la orienta.

De manera que corresponde a los candidatos asumir con valentía, no la relación con la Insurgencia, como la refutación o aceptación a los alcances de sus programas políticos.

La realidad política colombiana impone el reconocimiento beligerante y político de la Insurgencia armada, como elemento esencial en la búsqueda de un Acuerdo Político definitivo.

Un maquillaje al Polo Democrático Alternativo

El manejo táctico que la campaña electoral reeleccionista de la oligarquía impone por los Medios de Alineación Masiva ( MAM ) , aplica a presentar al candidato de la socialdemocracia liberal como derrotado. Para ello alienta a que el candidato de la solcialdemocracia de izquierda, Dr. Carlos Gaviria, es quien supera en opinión, en aumento y repunte; pero hasta hoy le dieron piola. Tampoco le pueden permitir que se encumbre.
En proceso tan crucial por el que atravesamos, vanas son las ilusiones. La oligarquía colombiana sabe que el único contendor de peso a la reelección del Miniführer es el candidato de la socialdemocracia liberal. El cuenta con la curtida experiencia del manejo electorero del sistema electoral tradicional en Colombia. Cuenta y sabe del manejo, caminos y recovecos por el que transita la maquinaria electoral en la búsqueda de resultados. Además, el Dr. Serpa es el que despierta el interés en los cuatro millones de votantes de tradición liberal en Colombia. Son sufragantes de mentalidad por el cambio en el turno presidencial. Como dice el veterano López Michelsen, ese es el gallo!

Endulzarnos el oído con el maquiavélico manejo oligárquico de darle respaldo al Dr. Carlos Gaviria, fiel representante de una izquierda inexperta, por lo virtuoso en materia electoral; además, masacrada, asesinada, en sus intentos de competir; poniéndolo a mojar tinta en el periódico oligárquico El Tiempo y colocarlo por encima del Dr. Serpa, conlleva el flaco servicio en el esfuerzo por vulnerar la base electoral del liberalismo colombiano. En correspondencia, indicaríamos que la candidatura del Dr. Alvaro Leyva Duran, sí ha buscado la vulnerabilidad del electorado conservador, relegado al oscuro y nefasto servilismo burocrático de Pastrana y de Holguín.

Qué dice Dr. Serpa...

Sin detenernos en la salida al exilio de sus hijos; a diferencia de la campaña electoral pasada en la que también fue candidato el Dr. Serpa, la de hoy le impone como dirigente un reto histórico: Pronunciarse sobre el Programa político de la Insurgencia colombiana ( Farc- ep, ELN, EPL. ). Comprometerse al reconocimiento beligerante de la lucha armada como forma de lucha política en Colombia. Sentar la base programática del futuro de Colombia, llámese como se quiera llamar.
A una democracia de encuestas, la reta la Insurgencia colombiana a la permisibilidad de participación para que cuenten todos. Si bien es cierto que existe un acuerdo tácito de los candidatos contrarios al Miniführer para apoyar en segunda vuelta al mayoritario de ellos, del resultado de esta contienda depende el futuro de guerra o de paz en Colombia.

Esa es la disyuntiva: Guerra o Paz. No como el argumento trasnochado del miniführer de “democracia profunda” -la de las fosas comunes-, o “comunismo”. Qué vergüenza!, ya esa época la creíamos superada...

Melquizedec Torremolinos


© (2006) Melquizedec Torremolinos
Todos los derechos reservados.
Gentileza ANNCOL
Para reproducir citar la fuente.

. Opiniones
. . Carta del My.Alberte al Gral Peron."Le advierte que no estan dadas las condiciones para su retorno"
. . Disertación del Dr. Hicham Hamdan, Embajador del Líbano, sobre la situación en el Líbano
. . Impactos del Plan Colombia en Ecuador
. . "Esta es la guerra de Condi. Y no la ganó"
. . Ecuador: Llamamiento a no anular el voto y a votar por la Constituyente
. Ir a la sección: Opiniones

Investigaciones Rodolfo Walsh