Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Claves









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: («Nuevo» programa para reafirmar la dependencia)

 Generar una versión PDF de: («Nuevo» programa para reafirmar la dependencia)

El Financial Times enumera las condiciones para perpetuar la dependencia en Latinoamérica
«Nuevo» programa para reafirmar la dependencia
Traducción del Financial Times y Comentario IRW
Por El Equipo
Publicado digitalmente: 1ro de junio de 2006

Comentario IRW
Traducción de artículo del “Financial Times

Equipo de Investigaciones 'Rodolfo Walsh'Comentario IRW



En pocas ocasiones se puede encontrar un artículo en el que, con tanta claridad y sinceridad, se manifiesten las condiciones concretas que el capitalismo internacional espera imponer a los llamados “países en vías de desarrollo” para perpetuar su condición de países dependientes.

Después que en la reciente cumbre de Viena -entre los países Latinoamericanos y la UE- se concluyera que se reconoce la soberanía sobre los recursos [1], queda claro que existen aquellos que desean “ apropiarse ” de dichos recursos, buscando desesperadamente algún tipo de argumentación que le de visos de legitimidad al saqueo, tal como hicieran EEUU y Gran Bretaña al inventar las “armas de destrucción masiva” para ocupar Irak; o como intentaran internacionalizar en el pasado parte del territorio latinoamericano (Ver anécdota de Cristovam Buarque sobre la internacionalización de la Amazonia [2]).

En un tono, que a veces quiere ser amenazador, Richard Lapper describe cómo el ejercicio de la soberanía nacional podría inducir a los inversores extranjeros a buscar otros mercados en los que ubicar sus capitales. El redactor parece no leer el propio Financial Times para el que escribe, ya que en el mismo se afirma -en reiteradas oportunidades- que, frente a los excedentes de capitales y la baja rentabilidad de las empresas en los países desarrollados, existe una búsqueda frenética para ubicar dichos excedentes en los llamados “mercados emergentes”.
Quiere pues, el articulista, invertir el cuadro de situación y convencer a los lectores de los enormes perjuicios que ocasionaría para la región la adopción de medidas proteccionistas cuando en realidad lo que peligra es el interés de los “inversores” que ven disminuir sus lucros desmesurados.

Parece que la experiencia pasada no ha hecho escarmentar al Financial Times. Con el mismo tono amenazador y apocalíptico sentenció a la Argentina al desastre después del default, prediciendo que jamás lograría viabilizar el canje de bonos y que debía someterse a los dictados del FMI -y demás organismos multilaterales de crédito- si deseaba volver al sistema financiero internacional. Pobres de aquellos que se guiaron por sus “aseveraciones”.
Hoy los tenedores de bonos de deuda argentina que siguieron sus recomendaciones de no entrar en el canje se encuentran desesperados ante un futuro incierto mientras que, los que lo aceptaron desoyendo al FT, han recuperado gran parte de sus posiciones y en algunos casos hasta han obtenido ganancias debido a los “warrants” vinculados al espectacular desempeño del PBI; el FMI se plantea cómo hará para subsistir debido al fuerte déficit que deberá encarar el año próximo, y la Argentina ha emitido dos series de bonos que han tenido una aceptación razonable en el circuito financiero internacional.

Por otro lado sorprende que no se cite, siquiera una vez, que la defensa de los recursos naturales no es patrimonio exclusivo de Latinoamérica. En Europa, como recuerda José Luís Fiori de la Agencia Carta Maior, “recientemente se han multiplicado las políticas e intervenciones de los gobiernos para impedir adquisiciones y fusiones que puedan desnacionalizar sus empresas energéticas, como en el caso más sorprendente del veto inglés a la compra por parte de la rusa Gazprom de la Centric PLC, la mayor distribuidora de energía del Reino Unido”.

Finalmente, del presente artículo se puede extraer el siguiente “programa para la dependencia” , que sería el costo que debieran pagar los países latinoamericanos para acceder a las bondades de los inversores:

  1. Privilegiar los intereses de los inversores extranjeros por encima de los de los ciudadanos nacionales, a los que curiosamente nunca se cita (“...cadena de acciones de inspiración nacionalista contra los inversores extranjeros.”).
  2. Permitir que las empresas extranjeras dejen de cumplir con la ley y sus obligaciones contractuales (“...habiendo sido asumido su control por el gobierno de Ecuador después de un conflicto contractual.”).
  3. Renunciar a la soberanía jurisdiccional judicial en pro de Tribunales controlados por los países “desarrollados” (“...han iniciado demandas legales contra el gobierno a través del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones del Banco Mundial.”).
  4. Destruir el mercado interno mediante la eliminación del gasto social y las leyes laborales (“...las onerosas cargas laborales...”).
  5. Incrementar el déficit mediante la reducción de impuestos (“...las onerosas cargas... ...impositivas”).
  6. Fomentar el riesgo ciudadano, solicitando que se disminuyan los controles por parte del estado (“...pero ha sido incapaz de facilitar las restricciones burocráticas...”).
  7. Liberalizar las tarifas de las empresas monopólicas prestadoras de servicios públicos (“...negándose a permitir que compañías extranjeras prestadoras de servicios públicos y financieros aumenten sus tarifas.”).
  8. Comprometer el patrimonio ambiental, permitiendo que empresas extranjeras, cuyos métodos productivos están prohibidos en sus países de origen, se instalen en la región fuera de todo tipo de control (“...Los manifestantes argentinos, temerosos de la contaminación atmosférica...”).

¿Resulta conocido?

La Argentina cumplió todos y cada uno de estos puntos programáticos y el resultado fue que se convirtió en el país más dependiente del mundo -sin política monetaria propia y con “relaciones carnales” incluídas-, y casí llegó a desaparecer de la faz de la tierra como nación.
"La Argetina no existe más", titulaba un artículo de Le Monde el 9 de enero de 2001 [3], repitiendo los conceptos de Alain Touraine que se dió el lujo de afirmar categóricamente que la Argentina "no existe. Como país y como sistema político ha muerto" .

Si hay algo que se le debe reconocer a los que quieren perpetuar la dependencia de las naciones latinoamericanas es su perseverancia, no así su creatividad.

El Equipo

Los inversores en Latinoamérica revalúan sus planes en la medida que el miedo de intervención crece


Financial Times
Por Richard Lapper, redactor para Latinoamérica
Publicado: 29 de mayo de 2006 03:00 | Última actualización: 29 de mayo 2006 03:00

Sergio Gabrielli divisó pocas nubes en el horizonte cuando le pidieron en febrero que evaluara las perspectivas de su compañía en Bolivia.

El presidente de la Petrobras, la gigante estatal brasileña del petróleo, creía entonces que la aplastante victoria de Evo Morales en las elecciones presidenciales de Bolivia había creado una "visión de la estabilidad".

En lugar de eso, en meses, la Petrobras se ha encontrado expropiada, la última - y más sorprendente - víctima de una cadena de acciones de inspiración nacionalista contra los inversores extranjeros.

En Bolivia, BG y BP del Reino Unido, Total de Francia y Repsol de España - que han inyectado miles de millones de dólares en Bolivia durante la década pasada - sufrieron una suerte similar. Hace sólo una semana atrás, Occidental Petroleum -sedeada en California- fue agregada a la lista, habiendo sido asumido su control por el gobierno de Ecuador después de un conflicto contractual.

Los ejecutivos de Suez, un conglomerado francés, también han tenido duros momentos este año después que el gobierno de Argentina se movilizó para asumir el control de Aguas Argentinas, la compañía de distribución de agua que es una subsidiaria de la empresa francesa.

El precio de las acciones de Repsol cayó después de reducir sus inversiones en Bolivia, Venezuela y Argentina.

Una nueva sensibilidad hacia la región ha mostrado a los inversores reconsiderar sus compromisos. "Donde haya cualquier riesgo de que las cosas tomen el rumbo de Bolivia, las inversiones son aprehensivas" dice Stephen Donehoo, quien aconseja inversores de Kissinger McLarty en Washington.

De todas maneras, esto es sorprendente. Las economías de Latinoamérica son más estables ahora que en cualquier momento de los últimos 30 años. En la mayoría de los países, la inflación está en un solo dígito y la demanda de China y el crecimiento de las economías asiáticas han hecho que las materias primas, tales como el mineral del cobre y de hierro que Latinoamérica posee en abundancia, se tornen más atractivas.

En parte debido a esto, los niveles de inversión extranjera se han venido incrementando en el último par de años, recuperándose de una caída asociada a las crisis financieras del principio de la década.

En su más reciente informe sobre la inversión directa extranjera (FDI) en la región, la Comisión Económica para América Latina de las Naciones Unidas revela que los flujos totales de FDI aumentaron de 61.500 en 2004 a 68.100 millones de dólares en 2005, una cifra próxima a la media anual de 70.600 millones de dólares alcanzada en la segunda mitad de los años 90.

La recuperación es todavía más impresionante puesto que, durante los años 90, las campañas de privatización atraían una onda de inversión extranjera en los sectores de telecomunicaciones, energéticos y financieros.

En un análisis más detallado, los datos muestran una aguda disparidad entre el sur de la región, por un lado, y México, Colombia, Chile y los países del Caribe, que están más estrechamente integrados con EEUU a través del comercio, la migración y la seguridad, por otro.

Mientras que la inversión en México alcanzó 17.800 millones de dólares en 2005, aumentando casi un 50 por ciento sobre el promedio alcanzado a fines de los años 90, el flujo de inversiones hacia Brasil sólo alcanzó a 15.100 millones de dólares, reduciéndose en un tercio. La Argentina atrajo 4.700 millones de dólares el año pasado, menos que la mitad de la media registrada hace 10 años.

Los analistas atribuyen este declive en el sur de la región a varios factores. En los sectores del petróleo y de los recursos naturales, los gobiernos han comenzado a imponer contratos mucho más rígidos a los inversores extranjeros. Venezuela, el mayor productor de petróleo de la región, impuso nuevas condiciones a más de dos docenas de compañías extranjeras el año pasado, haciendo que Exxon Mobil redujera drásticamente su presencia en el país.

En el papel, las reglas para inversiones en Argentina están entre las más liberales del mundo. En la práctica, el gobierno izquierdista de Néstor Kirchner ha intervenido de manera discrecional en varios sectores, negándose a permitir que compañías extranjeras prestadoras de servicios públicos y financieros aumenten sus tarifas. Así como Suez, Electricité de Francia ha optado por salir de Argentina; y más de otras dos docenas han iniciado demandas legales contra el gobierno a través del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones del Banco Mundial.

"El clima se ha deteriorado perceptiblemente," observó Helena Hessel, una analista de crédito Standard and Poor’s, en Nueva Cork, en artículo publicado este mes.

El gobierno de centro-izquierda de Brasil ha sido mejor recibido, pero ha sido incapaz de facilitar las restricciones burocráticas y las onerosas cargas laborales e impositivas. La fuerte valorización del real contra el dólar - revertida solamente en parte durante la reciente volatilidad en los mercados internacionales - ha sumado dificultades aumentando los costos operativos.

Los especialistas también observan un fuerte aumento de la conciencia popular en cuanto a las cuestiones ambientales en toda la región, en parte estimulada por organizaciones no gubernamentales financiadas internacionalmente. Los manifestantes argentinos, temerosos de la contaminación atmosférica, han intentado detener las plantas de pulpa y papel que están siendo construidas por Botnia de Finlandia y ENCE de España en el vecino Uruguay.

En este contexto, sorpresas como la nacionalización boliviana o la acción de Ecuador contra Occidental son particularmente perjudiciales. Los funcionarios de EEUU describieron la decisión de cancelar el contrato de Occidental como "horrosa", en parte porque les parecía muy arbitraria.

Petrobras pensaba que tenía buenos lazos políticos con el gobierno boliviano y había prometido invertir pesado. Por ello la desapropiación fue particularmente alarmante, dijo un analista de riesgo internacional que actúa en São Paulo. "Esto no ayuda en término de percepciones. Si usted está sentando en Houston, Nueva York o Londres y ve a alguien ser pateado en Latinoamérica, ello obligadamente afecta el modo cómo usted ve las cosas."


NOTAS:

[1] “La cumbre de Viena reconoce la soberanía sobre los recursos pero insta a la cooperación”, El País (España), 11/05/2006. [Ver original aquí]

[2] Durante un debate reciente en una Universidad de Estados Unidos, el ex-gobernador del Distrito Federal brasilero, Cristovam Buarque, del PT, fue preguntado por un estudiante sobre lo que pensaba de la internacionalización de la Amazonia.
El joven introdujo su pregunta diciendo que esperaba la respuesta de un humanista y no de un brasileño.
Según Cristovam, fue la primera vez que se le planteó la óptica humanista como punto de partida para dar su respuesta:
"En principio, como brasilero, simplemente hablaría en contra de la internacionalización de la Amazonia"
Por más que nuestros gobiernos no tengan el debido cuidado con ese patrimonio, él es nuestro.
Como humanista, sintiendo el riesgo de la degradación ambiental que sufre la Amazonia, puedo imaginar su internacionalización, como todo lo demás que tiene importancia para la Humanidad.
Si la Amazonia, desde una óptica humanista, debe ser internacionalizada, internacionalicemos también las reservas de petróleo del mundo entero. El petróleo es tan importante para el bienestar de la humanidad como la Amazonia para nuestro futuro. A pesar de esto, los dueños de las reservas se sienten con derecho de aumentar o disminuir la extracción de petróleo y subir o no su precio.
De la misma forma, el capital financiero de los países ricos debería ser internacionalizado. Si la Amazonia es una reserva para todos los seres humanos, ella no puede ser quemada por la voluntad de un dueño, o de un país. Quemar la Amazonia es tan grave como el desempleo provocado por las decisiones arbitrarias de los especuladores globales. No podemos permitir que en nombre de las reservas financieras, se quemen países enteros en la voracidad de la especulación.
Antes que la Amazonia, me gustaría ver internacionalizados todos los grandes museos del mundo. El Louvre no debe pertenecer apenas a Francia. Cada museo del mundo es guardián de las más bellas piezas producidas por el genio humano. No se puede dejar ese patrimonio cultural, como el patrimonio natural amazónico, sea manipulado y destruido por el gusto de un propietario o de un país. No hace mucho, un millonario japonés, decidió enterrar con él un cuadro de un gran maestro. Antes de eso, aquél cuadro debería haber sido internacionalizado.
Durante este encuentro, las Naciones Unidas están realizando el Foro del Milenio, más algunos presidentes de países tuvieron dificultades en llegar por complicaciones en la frontera de los EUA. Yo creo que Nueva York, como sede de las Naciones Unidas, debe ser internacionalizada. Por lo menos Manhatan debería pertencer a toda la Humanidad. Así como París, Venecia, Roma, Londres, Río de Janeiro, Brasilia, Recife, cada ciudad, con su belleza específica, su historia del mundo, debería pertenecer al mundo entero.
Si los EUA quieren internacionalizar la Amazonia, por el riesgo de dejarla en las manos de los brasileros, internacionalicemos todos los arsenales nucleares de los EUA. Hasta que ellos demuestren que son capaces de no usar esas armas, provocando una destrucción millares de veces mayor que los lamentables quemas hechas en las selvas de Brasil.
En sus debates, los actuales candidatos a la presidencia de los EUA defienden la idea de internacionalizar las reservas forestales del mundo a cambio de deuda. Comencemos usando esa deuda para garantizar que cada niño del mundo tenga posibilidades de ir a la escuela. Internacionalicemos los niños tratándolos, a todos ellos, no importando el país donde nacieran, como patrimonio que merece cuidados del mundo entero. Aún más de lo que merece la Amazonia. Cuando los dirigentes traten a los niños pobres del mundo como un patrimonio de la Humanidad, no dejando que trabajen cuando deberían estudiar; que mueran cuando deberían vivir. Como humanista, acepto defender la internacionalización del mundo. Mientras el mundo me trate como brasilero, lucharé para que la Amazonia sea nuestra... Sólo nuestra..."

[3] "L’Argentine n’existe plus", Alberto Manguel, en Le Monde de Francia el 9 de enero de 2002: http://www.lemonde.fr/cgi-bin/ACHATS/acheter.cgi?offre=ARCHIVES&type_item=ART_ARCH_30J&objet_id=735854.



Traducción: Jorge Alonso
Versión original del artículo (en inglés):

PDF - 19.6 KB
Financial Times
Latin America investors reassess plans as fear of interference grows
by Richard Lapper

http://news.ft.com/cms/s/448402ba-eeaf-11da-820a-0000779e2340,s01=1.html

. Claves
. . El embrollo del TLC
. . Estados Unidos abre nueva base militar en Colombia
. . Colombia: Otro pupitrazo del gobierno en el Senado para aprobar el TLC
. . Campaña de Reporteros Sin Frontera contra Venezuela
. . Estados Unidos y su marcha sobre Moscú
. Ir a la sección: Claves

Investigaciones Rodolfo Walsh