Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Opiniones > Patriotas









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Los troskos me tienen podrido)

 Generar una versión PDF de: (Los troskos me tienen podrido)



Los troskos me tienen podrido
[Bambú Press]
Por Florencio Monzón
Publicado digitalmente: 10 de junio de 2006

Luego de observar a propósito del programa “Patriotas” del 8 de este mes el lugar que ocupan en los medios de comunicación más importantes de la Argentina, como Canal 7, Canal 13 y Clarín, comprobados en los recuerdos de la matanza de peronistas registradas entre el 9 y el 12 de junio de 1956, puede observarse que la ideología subyacente en los hechos de la cultura de propaganda masiva , en medios estatales y privados, se halla en forma dominante en manos de troskistas provenientes de la militancia en el PRT-Partido Revolucionario de los Trabajadores- el núcleo político que mandó sobre el desgraciado ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo).

Eduardo Anguita, uno de esos militantes, dirigió en el estatal Canal 7 el programa transmitido en la noche del 8 de junio de 2006 . Se trata del mismo intelectual que editó en 1998 el interesante pero desordenado trabajo de registro de testimonios denominado La Voluntad, en sociedad con Martín Caparrós, de origen montonero. (Se trataba de dos voluminosos tomos, convertidos ahora en cuatro por razones de mercado. Todos tratan de experiencia de los ’70, ya que desconocen absolutamente las experiencias del 55 al 59 de la Resistencia Peronista)

En Canal 13 y Clarín, mostró un dominio intelectual absoluto otra persona formada por el PRT, la conocida María Seoane, una investigadora seria y aplicada, que montada en esos dos gigantescos medios “bajó línea” sobre una de las tragedias mayores del Peronismo, movimiento que, corresponde siempre recordar, tuvo el espantoso privilegio de aportar la mayor parte de los miles de muertos y torturados de los últimos 50 años.

(Recuérdese que María Seoane adquirió notoriedad como coautora de un libro denominado La Noche de los Lápices, en el que consigna la matanza de un grupo de jóvenes secundarios peronistas que militaban en La Plata en la Unión de Estudiantes Secundarios (UES), una de las organizaciones armadas por Montoneros para ocupar espacio político. La lectura de ese trabajo resulta conmovedora, precisamente porque las víctimas torturadas y ejecutadas fueron adolescentes, aunque los autores no llegaron a destacar a qué militancia política perteneció cada muerto. Los asesinados eran peronistas, y el sobreviviente fue un militante de la Juventud Guevarista, organización generada precisamente por el troskista PRT).

Tanto en el programa de ayer titulasdo “Patriotas”, de Canal 7 como sus similares en Canal 13 y Clarín, en el que participan conocidos gorilas como Rosendo Fraga y un plagiario falsario como Felipe Pigna, existen numerosos errores históricos que no es el caso destacar en esta síntesis que pretende sólo por ahora señalar al troskismo argentino y su capacidad de supervivencia e infiltración. No sería actual acusarnos de “macartistas” ya que no hay ni comunismo ni Mc Carthy, pero se trata de una peste ideológica que persiste, y que tiene fuerza pues se genera en sectas pequeñas donde sus miembros sufren “meloneos” intensos, que les impiden generar cualquier idea libre o reconocer hechos que no entran en sus axiomas.

Estos autores, los nuevos dueños de la ideología en la Argentina, toman como antecedentes -aunque raramente citan- a los troskistas Jorge Abelardo Ramos y Milcíades Viriato Peña. El primero es más conocido que el segundo. El famoso “colorado” Ramos, originariamente militante de la IV Internacional Troskista, para la que actuaba desde el leve PSRN (Partido Socialista de la Revolución Nacional) en 1954-55 fue siempre bien recibido por el público argentino, por su arrolladora capacidad de trabajo, al que aplicaba un marxismo cocoliche de interpretación troskista. Los trabajos de Ramos resultan geométricos: tienen tesis, antítesis y síntesis y fueron realizados copiando la tarea de los revisionistas argentinos, desde Eduardo Saldías hasta el recientemente fallecido sin apenas homenajes Fermín Chávez, un hombre de la Revolución Peronista.

Ramos editó unas especies de “lerús” -así se denominaba a ciertos apuntes breves editados años ha para facilitar a los estudiantes la elusión de los libros de texto - sobre la historia argentina de bajo precio, gran tirada y fácil lectura, que permitieron a la juventud militante soslayar la tarea de acudir a Saldías, a Ernesto Palacio, a José María Rosa, a Juan José Hernández Arregui, a Rodolfo Ortega Peña, a Carlos Olmedo, a John William Cooke, a los hermanos Irazusta, a José Luis Torres, a Enrique Oliva y al resto de los pensadores peronistas que trabajaron seriamente para combatir la “historia oficial” como modo de permitir a cada ciudadano lector ser libre personalmente, y encarar la Resistencia superando el complejo de superioridad / inferioridad que impusieron -y siguen imponiendo- a los indefensos estudiantes de primaria, secundaria y universitaria a quienes sus profesores nunca les dan la posibilidad de conocer “la otra historia”. (Probablemente porque no la conocen porque ellos mismos se han formado primero en “la historia de Grosso” y ahora en las cátedras del troskismo nacional. Recuérdese que “la historia de Grosso” se refiere a unos inmundos textos generados después de la derrota de Caseros en el liberalismo más crudo, con el que se intoxicó a numerosas generaciones de argentinos, que en realidad desaprendían en las escuelas al recitar loas a Rivadavia, Lavalle y demás personajes dudosos).

Los ministerios de Educación está ocupados por “progresistas” de diverso pelaje, que ignoran por completo todo esto y que, claro está, carecen de una Política de Estado, no para imponer al modo stalinista o del primer peronismo una sola manera de pensar, sino para dar libertad al pueblo de pensar como se le dé la gana -que es creemos una conquista lograda por los militantes de la Resistencia en ese magnífico diálogo que se desarrolló con aquella juventud gracias la ciencia y paciencia del General Juan Perón desde 1955 hasta su muerte.

Otro capítulo merece la sibilina influencia de un casi desconocido Milcíades Viriato Peña, un especialista en marketing que trabajaba en los 60 para importantes empresas y que empleaba el fervor que aporta a los desprevenidos la lectura de los escritos de León Trosky, para dar una interpretación del mundo y de la Argentina que era, para sintetizar , furiosamente gorila: anti Rosas y anti Perón. Escribía con verdadero odio, vaya uno a saber por qué (se suicidó aún joven, sin mayores explicaciones)

En la Secretaría de Derechos Humanos un grupo de abogados -ninguno peronista- están escribiendo la nueva “historia de Grosso” y “el diario de Irigoyen” para consumo de la gilada y seguramente para entretener al Presidente, quien poco conocedor de los detalles de la historia y ocupado en gobernar, por ahora los deja hacer. Allí también hay predominancia de ex integrantes del PRT, que no perdieron el pelo ni las mañas.

Los troskos me tienen podrido, como se ve, aunque me veo obligado a reconocer a algunos patriotas entre ellos, como el Vasco” Ángel Bengoechea, Nelly Muiño, Hugo Kaufman y últimamente Luis Mattini y Hernán Invernizzi, con quienes vale la pena dialogar. Montoneros estalló en mil pedazos, y como no tenían una formación homogénea, no se los puede reconocer fácilmente. Avergonzados por el desastre que facilitaron, ni se defienden ideológicamente . La gente que fuera del PRT formado en la fuerte e incitante prosa del León Trotsky de La Historia dela Revolución Rusa, de La Revolución Traicionada y de su trágica lucha contra el stalinismo adormecedor, en cambio, sigue con sus reflejos condicionados, y con el autoritarismo sectario y excluyente. El General nos enseñó que eso es malo.

En síntesis y observando por ejemplo inexactitudes en el programa “Patriotas” como la afirmación de que Oscar Alende, uno de los miembros de la Junta Consultiva que asesoró al gobierno de la revolución gorila, habría renunciado ante los fusilamientos. No es verdad. No sólo no renunció -no lo hizo ninguno de ellos- sino que suscribió un comunicado aprobando las ejecuciones de los patriotas Valle y los suyos. Resulta sospechoso que traten de hacer sin disimulo un héroe al único jetón que se largó a una opción zurda, para acosar electoralmente al peronismo (fue una especie de antecesor del Frepaso).

La persistencia en ignorar textos como el de Salvador Ferla, el mejor en el tema, y la tarea de desinformar que muestra ese envío de Canal 7, invita a preguntarse si son brutos o simplemente siguen en la inútil por fracasada tarea de “desperonizar”. Ignoran al General Perón, o lo citan mal. Son gorilas, ni más ni menos... Lamentan el fracaso del Decreto 4161.

Florencio Monzón
Profesor en Ciencia Política y Filosofía.
Activista en el 55 del Comando Nacional Peronista de Lagomarsino y Marcos.
Cofundador de la “gloriosa jotapé” del 58,
con Bechi Fortunato, Jorge Rulli y Gustavo Rearte -entre muchos otros-
y colaborador en los 70 del Peronismo de Base,
junto con Rodolfo Ortega Peña.


© (2006) Florencio Monzón
Todos los derechos reservados.
Para reproducir citar la fuente.
Gentileza Bambú Press.
Bambú Press está contra lo «políticamente correcto», el «pensamiento único» y la «globalización» impuesta desde arriba.

. Patriotas
. . ¿Dónde estaba Clausewitz el 16 de septiembre de 1955?
. . Ni izquierda ni derecha,
La síntesis es la cuestión.
. . Menos soberbia y más sentido del compañerismo
. . Güevos en la mesa, ojos en los libros
. . ¿Quién se robó mi niñez?
. Ir a la sección: Patriotas

Investigaciones Rodolfo Walsh