Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Otros Medios > Info MORENO > Boletín Nº 159









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (9 de agosto de 1937: Día de la Independencia económica del Brasil)

 Generar una versión PDF de: (9 de agosto de 1937: Día de la Independencia económica del Brasil)

Reproducción del artículo publicado en el Boletín Nº 159 de
 
Petróleo
9 de agosto de 1937: Día de la Independencia económica del Brasil
Publicado en El Diario de La Paz , Bolivia
Por Juan José Capriles
Publicado digitalmente: 12 de julio de 2006
Resumen: este artículo es un homenaje a un gran escritor de
literatura infantil, leído en nuestro país por millares de niños durante
muchos años. Sus héroes, como Emilia, Perucho y el Vizconde
todavía están en el recuerdo de muchos adultos de hoy
que aprendieron con los cuentos de Monteiro Lobato,
publicados en los años ’40 en Argentina por Editorial Americalee.
Pero Lobato, abogado y hacendado, no sólo fue un gran escritor;
también fue el primer defensor del petróleo brasileño.
En su libro " El Pozo del Vizconde " relata la historia
y describe la industria del petróleo, enseñando a la
niñez y juventud brasileñas a defender su petróleo.

La imaginación de un escritor logró que el Brasil sea uno de los mayores productores de petróleo del mundo. Cuando las transnacionales, en la década de los 30, tenían en la ya populosa población brasileña una fuente de ingresos seguros como consumidor de petróleo y sus derivados que se importaba, se alzó la voz de un escritor de cuentos infantiles y abogado de profesión, José Benito Monteiro Lobato, que persistentemente decía que en el Brasil había petróleo y que era menester explotarlo.

Sus gritos resonaban en el desierto de los intereses creados y eso lo obligó a crear en 1931 su propia empresa con el nombre de “Compañía de Petróleos del Brasil” y en 1932 en el Pozo Sao Joao en el Riacho Doce, en el interior del Estado de Sao Paulo, logró sacar de las entrañas de la tierra los primeros barriles de petróleo. Esa, su experiencia, la relató en su genial cuento “O ousado sonho do Pica pau Amarelo” , en el que relataba: ...nueve de agosto de 1937. En esta fecha corre el petróleo por primera vez en el Brasil. Una magnífica columna se levantó a 40 metros del aire, encima del cielo y cayó en forma de una lluvia negra. Con la mayor algarabía, entre aplausos y gritos, el país proclamaba su independencia económica.

Sin embargo, del éxito en su empeño por probar lo que afirmaba, a partir de esa fecha comenzaron sus desventuras. Invirtió en su compañía el dinero que tenía y el que no tenía. Su apacible vida de "fazendeiro" en Tatuapé, en el interior del Estado de Sao Paulo de donde era originario, había sido trastrocada por la del industrial petrolero que chocando los intereses de los importadores se dio a la labor de incitar al Gobierno brasileño para buscar los propios recursos hidrocarburíferos en el seno de un vasto territorio "para abastecer al planeta durante siglos", tal como profetizaba el testarudo escritor de cuentos infantiles.

Sus denuncias eran claras, "las compañías extranjeras que nos venden petróleo dicen que en el Brasil no existe ese oro negro. Por desgracia los brasileños "bobamente" les creen sin pensar que países vecinos como Venezuela, Perú, Bolivia poseen en su interior esas riquezas" . Su inmediata acción fue crear la Compañía Petrolera Nacional, logrando interesar al Gobierno Federal e iniciando las operaciones en el Estado de Paraíba, en el pobre nordeste brasileño

1934: BRASIL DICTA LA LEY DE PROPIEDAD EXCLUSIVA DEL ESTADO

Curiosamente las empresas que vendían el petróleo para consumo de la población, a partir de esa fecha trataron de introducirse en el Brasil para explotar el petróleo. Monteiro Lobato, conociendo esas maniobras, logró que se dicte en 1934 una Ley de exclusividad y propiedad del Estado de todos los posibles campos petroleros. A partir de ese año se creó una corriente estatista para la explotación del oro negro y mediante Decreto-ley Nº 395 en el año 1938 se determina que la producción, refinación, transporte, distribución y comercialización de los hidrocarburos es competencia del Estado brasileño. Dos años después, mediante Ley Nº 1.985 del 20 de enero de 1940 se establece que los derechos de exploración y explotación sólo pueden aplicarse a los ciudadanos brasileños (personas físicas o jurídicas) y las empresas sólo podrán tener socios brasileños.

Tanta lucha contra los intereses de las transnacionales debía costarle al visionario Monteiro Lobato las represalias de los mandantes que a su vez obedecían las consignas de la poderosa Standard Oil. En marzo de 1941 el Tribunal de Seguridad Nacional lo sentenció a prisión bajo acusaciones de ser comunista y agitador social. Sus obras fueron confiscadas y su imprenta destruida. Las empresas transnacionales habían logrado su objetivo: anular por un tiempo al luchador. ¿Cuál fue su pecado?, haber saludado al líder del Partido Comunista, Luiz Carlos Prestes. La dictadura fascista de Getulio Vargas no podía encontrar otro motivo para sancionar al enérgico y a la vez tierno escritor.

Antes ya había sido víctima de una campaña sórdida. Se dijo que bajo el seudónimo de Monteiro Lobato se escondía una lesbiana. Los libelistas ni siquiera respetaron la muerte súbita de su hijo mayor Edgar. En prisión fue sometido a torturas y vejámenes que le ocasionaron graves secuelas, las mismas que le causaron la muerte en 1948.

Fue obligado a vivir en el exilio en Buenos Aires por dos años ( 1945 a 1947). Vuelto a su país vio con asombro e indignación que el gobierno de Enrico Dutra trataba de privatizar las empresas petroleras fundadas con su esfuerzo y su capital. La infamia se consolidó con la entrega, al grupo norteamericano Drault Emanoy - Peixoto de Castro, de la Refinería del Distrito Federal.

En un desesperado afán por evitar que la corriente privativista se imponga, creó el Centro Nacional de Defensa del Petróleo y en memorables jornadas de movilización popular y a los gritos de "O petroleo es nosso" y "Defendamos nosso petroleo ate a morte" logró evitar que se promulgue el Estatuto Petrolero (Ley a favor de las transnacionales) impuesto por la Standard Oil y la "solución Dutra" sobre la participación de las Refinerías.

Ya su salud estaba quebrantada. Los médicos le diagnosticaron espasmos cerebrales producto de las golpizas en la cárcel política. EI 4 de julio de 1948 murió el luchador y se convirtió en "gas inteligente" , término que él utilizara para definir su paso al infinito. Sus funerales convirtieron a la capital paulista en una concentración política pocas veces vista. Niños se encargaron de trasladar el féretro y millones de brasileños proclamaron al mundo entero lo que decía el infatigable combatiente y que, con su muerte, consolidó la premisa de que "en Brasil había petróleo y era de propiedad de los brasileños".

PETROBRÁS ACTUAL

La lucha del genial cuentista infantil logró su cometido. Desmintió a todos los técnicos extranjeros que aseguraban que los hidrocarburos no habían tocado el subsuelo brasileño. Hoy el país Continente explota un millón ochocientos mil barriles/día y explora las profundidades marinas para aumentar su caudal petrolífero asegurando su autoabastecimiento, aunque se afirma que seguirá dependiendo del gas exportado de Bolivia. Esto ha generado un impasse formal entre las dos empresas estatales de nuestras dos naciones. Petrobras, alejándose de la filosofía de su mentor, pretende forzar a YPFB a una negociación poco ética y que es fruto de un lineamiento de las empresas transnacionales que compraron una gran parte de sus acciones. Los brasileños tienen a su empresa como símbolo del poder estatal. Por eso llama la atención que se indignen cuando en Bolivia hay una corriente por modificar un error legal de gobiernos de la ultra derecha que no cumplieron con normas constitucionales y convirtieron a los Contrato en nulos.

Lo que sucedió, en los últimos tiempos, no es una nacionalización sino un divorcio con la pareja dentro, con todas las ventajas y acomodaciones. Se trata de entregar el 51 por ciento de las acciones de los bolivianos a la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos. Aun en la monstruosa Ley de Capitalización se admitía esa composición accionaria. Por eso es incomprensible la actitud de la compañía estatal del vecino país al amenazar con retirarse de Bolivia, buscar un arbitraje y no invertir ni un centavo más.

Es decir que se ponen en el bando contrario al de Monteiro Lobato, de querer ser juez y parte y no permitir a Bolivia que ejerza su derecho soberano al disponer tan sólo de las acciones de los bolivianos y no las que detentan, aunque ilegales, las tres empresas mal capitalizadas. No quieren permitimos que siquiera nos acerquemos a sus leyes, en las que inclusive señalaban que los accionistas de las compañías debían ser brasileños.

Medida justa cuando se trata de una riqueza no renovable. Sus normas nos sirvieron de guía y por ello fueron dictadas, en el pasado, medidas rígidas y ahora tímidamente tratamos de asegurar lo que ellos mantienen como lemas existenciales: "El petróleo es nuestro" , "Defendamos lo nuestro hasta la muerte" .


INTEGRANTES DEL INFOMORENO:
Editor: Fernando "Pino" Solanas
Consejo de Redacción: Félix Herrero, Gustavo Calleja, Fernando "Pino" Solanas, José Rigane, Hugo Palamidessi
Asistente de Redacción: Lorena Paeta
Colaboradores permanentes: Julio Acosta, Nana Bevillaqua, Alfredo Fernández Franzini, Ernesto Gaspar,
Héctor "Cacho" Gómez, Heriberto Gordillo,
Isaac Gurovich, Natalio Kuschnir, Gabriel Martínez, Elido Veschi.
 
e-mail: info-moreno@fibertel.com.ar
 
www.info-moreno.com.ar
. Boletín Nº 159
. . Repsol acusada de graves delitos
. . Petrolatifundistas impulsarán secesión de Santa Cruz y otras regiones en Bolivia a través del "Sí"
. . Ante el grupo Cammuzzi, la bronca no conduce a nada
. Ir a la sección: Boletín Nº 159

Investigaciones Rodolfo Walsh