Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Ideas > Documentos





HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Socialismo o Barbarie)

 Generar una versión PDF de: (Socialismo o Barbarie)



Socialismo o Barbarie
Discurso de Hugo Chávez en la Cumbre de los Pueblos luego de la XXX Cumbre del Mercosur
Por Hugo Chávez
Publicado digitalmente: 31 de julio de 2006

Es muy positivo, ustedes deben saber que esas máquinas, esa maquinaria agrícola que aquí ustedes fabrican, los trabajadores, los técnicos argentinos, forma parte de un mecanismo que está en marcha y que es parte de esta nueva realidad que ha comenzado a brotar en nuestra América. Venezuela manda petróleo a Argentina, Diesel sobre todo y full oil, Argentina tenía déficit, ustedes deben recordarlo, Argentina estuvo a las puertas de una gran crisis energética y recuerdo la primera llamada del presidente Néstor Kirchner, buen amigo y compañero. Venezuela y Argentina Fidel, tú sabes que yo vine aquí a Argentina de Presidente electo en 1988, y después más nunca, 1998 correcto, después más nunca porque no había Gobierno aquí con el que uno pudiera trabajar sencillamente.

No había gobierno aquí y ustedes saben que, lamentablemente, a Argentina la arrodillaron ante el imperio norteamericano y ante el Fondo Monetario Internacional, y echaron abajo a la gran patria Argentina. Pero hoy, qué alegría y qué felicidad de ver a la Argentina de pie de nuevo.

Argentina se levantó de nuevo y Argentina está caminando de nuevo con sus propios pies, como decía el camarada Mao Tse Tung: “Cada nación debe caminar con sus propios pies para que sea soberana, auténtica e independiente”.

Con esto quiero graficar parte de lo que está ocurriendo en nuestra América, Venezuela también estuvo muchos años arrodillada y en manos del imperio norteamericano; Venezuela, casi 100 años exportando petróleo, fue en 1914 cuando salió el primer barco petrolero cargado de Venezuela ¿pero hacia dónde fueron esos barcos siempre? Hacia el Norte, hacia el Norte y un petróleo que era además casi regalado, no nos pagaban impuestos, no nos pagaban regalías, nos dejaron la miseria. Ahora por primera vez en 100 años están llegando barcos petroleros venezolanos al Río de la Plata, desde ya... ¿qué? Más de un año, año y medio. Desde el 2004, dos años tenemos enviando petróleo, full oil, diesel para ayudar al pueblo argentino, a la nación argentina a seguir echando adelante el proyecto nacional de la nueva patria ¿y con qué nos paga Argentina el precio de ese petróleo? Con esas máquinas nos están pagando, nos están pagando con baquillas preñadas que son muy buenas, siempre lo digo, recomiendo las baquillas argentinas, dan hasta 20 y 25 litros de leche por día; unas baquillas, maquinarias, equipos para la lucha contra el cáncer, unos aceleradores lineales, incubadoras para los hospitales.

En fin, forma parte de los nuevos mecanismos de integración que hemos estado diseñando, mecanismos para romper los esquemas del colonialismo, mecanismos para romper los esquemas del imperialismo, porque cuando oíamos hablar a Hebe de Bonafini, a quien agradezco tanto la invitación a este evento, y a todas las organizaciones sociales y políticas que han convocado a hablar del imperialismo, hablar de la guerra y ese grito que nos salió del alma: “Paren la guerra”. Bueno, recordaba yo el tema que hemos planteando hace varios años en todos los espacios donde podemos asistir: “El imperialismo norteamericano y sus aliados en el mundo ponen hoy en peligro, no sólo la paz mundial sino la misma sobrevivencia de la especie humana en este planeta.” Está en peligro la sobrevivencia de nuestra especie. Vean ustedes la locura, lo que está ocurriendo ahora mismo en el Líbano, en Palestina, es una verdadera locura lo que está ocurriendo en Irak, las amenazas contra Irán, las amenazas contra Corea del Norte, las amenazas contra Cuba. Ahora han anunciado recientemente... bueno, yo no debo hablar de Cuba porque Fidel va hablar, incluso yo, yo creo que mi papel aquí hoy es presentar a Fidel ¿no le parece a ustedes?

¿Te das cuenta, qué te dije yo? Yo le venía diciendo a Fidel que de qué voy a hablar yo aquí. Yo lo que debo es presentarlo a él ¿te das cuenta?

Pero de todos modos fíjense, antes de que Fidel nos haga las reflexiones que nos va a hacer; ¡ah!, olvidé decir algo al comienzo, de verdad que se fue muy apenado y adolorido, me consta porque le vi los ojos, no pudo venir el presidente, compañero Evo Morales, pero me encomendó que les diera un saludo.

Tuvo que salir a Bolivia, ustedes saben que están allá en pleno proceso de instalar la Asamblea Constituyente para, como ha dicho Evo, refundar a Bolivia, la hija predilecta de Bolívar, la Bolivia hermana. Vamos a darle un aplauso a Evo desde aquí y a Bolivia.

Ahora fíjense. El próximo seis de agosto se instalará en Bolivia la Asamblea Constituyente y ese día Evo tiene un juego de fútbol, el equipo de Evo contra el equipo de Lula, me han invitado y voy a jugar.

A ver si le ganamos, yo voy a jugar con Evo para reforzar el equipo de Evo, claro, porque Brasil es campeón mundial, creo que le vamos a ganar a Lula cinco a cero.

Ahora, hablando en serio, fíjense, estábamos hablando de las amenazas del imperio contra el mundo, contra Cuba y yo decía que hace poco, pocos días...

Fíjense, hace poco el imperio norteamericano hizo público, de manera oficial además, descarada y cínicamente un plan, ellos lo llaman de transición en Cuba, ¿será que ellos creen que Fidel se va?

Fidel no se va. Fidel va a cumplir 80 años. Dentro de pocos días y yo le calculo mirándolo de reojo así, haciendo un cálculo, yo le cálculo que Fidel le quedan unos 40 años más en esta tierra, mirándolo así de reojo, es un cálculo, ¿me equivoqué? Fidel y Guevara la patria liberada ¡viva el Che Guevara! ¡ Viva Agustín Tosco!

El líder de aquel gran movimiento histórico, “El Cordobazo”. Ahora fíjense, el imperio acaba de anunciar un plan, un plan de transición llaman ellos para Cuba, Cuba según ellos hacia la democracia, para Cuba después de Fidel. Esta mañana me preguntaba alguien, un periodista sobre ese tema y yo decía queridos amigos, compañeros, compañeras, que quienes deben estar haciendo un verdadero plan, deberían estar, deberían estar haciendo un verdadero plan de transición son los gringos precisamente.

Ellos deberían estar haciendo un plan de transición ¿para qué?, para la época post imperial, para que los Estados Unidos aprendan a vivir sin ser un imperio, porque en este siglo se acaba el imperio norteamericano, ¡seguro que se acaba!

Deberían irse preparando desde ahora para que aprendan a vivir como nosotros vivimos, respetando a los demás pueblos, respetando a la soberanía de las naciones. Ahora déjenme decirles algo que quizás es el mensaje que quiero transmitir hoy brevemente en verdad, sé que tienen ustedes aquí bastantes horas, y para que oigamos a Fidel, pero quizás el mensaje de mi corazón, de mi mente, de mi alma, el más importante que yo pudiera decir aquí en Córdoba esta noche, es éste. El imperio norteamericano amenaza al mundo, pero ese imperio tiene que acabarse, no es el mundo el que se tiene que acabar, es el imperio el que tiene que acabarse y para que se acabe el imperio norteamericano, eso depende y dependerá de muchas cosas, de muchas circunstancias, condiciones, una d e ellas de nosotros mismos, una de ellas depende de nosotros mismos o muchas de ellas depende de nosotros mismos. Es imprescindible que cada uno de nosotros, bueno, aquí somos, ¿cuántas personas habrá aquí, 200 mil?, me decían por aquí los muchachos 200 mil personas, uno pudiera decir hasta más, esto está desbordado por todos lados y hay gente que está por allá fuera a lo largo de la calle, gente a caballo vimos, incluso; bueno, somos aquí cientos de miles congregados aquí en Córdoba, somos millones en América Latina, en el Caribe, millones de millones en América Latina, en el Caribe, en Asia, en África, en Europa. Se levanta, se levantó, ya no es que se está levantando, se levantó ya una poderosa corriente que lucha en el mundo entero por la liberación de los pueblos que luchan contra el imperialismo; contra esa amenaza para la e! specie humana depende de nuestra conciencia, por eso invito a que profundicemos la conciencia del momento que estamos viviendo aquí en Argentina, aquí en América Latina, en el Caribe, que tomemos una profunda conciencia.

Estamos viviendo un momento sumamente importante, uno pudiera decir un momento crucial en la historia de nuestros pueblos, creo que como nunca antes en 100 años y más se presentan hoy condiciones de una gran fuerza, de un gran potencial para lograr los cambios que durante tanto tiempo se han estado buscando. Creo que ese momento crucial debemos mirarlo con atención, internalizarlo y cada uno, cada una de nosotros debe entregarse de lleno a la batalla con conciencia cada día mayor, y la conciencia ustedes saben, todos sabemos que proviene del conocimiento, del conocimiento de lo que realmente está ocurriendo. No es para nada útil sobrestimar la fuerza del imperio, aun tampoco debemos subestimarla, pero el imperio norteamericano cada día se verá con mayores y más grandes dificultades para cumpli r con su empeño de dominar este planeta, no podrán dominar este planeta, no podrán dominar a nuestros pueblos.

Cada día, cada día... La espada de Bolívar por América Latina y la espada de San Martín. La espada libertadora, la espada de San Martín y la espada de José Martí, quien también tomó la espada para batallar por la liberación de nuestros pueblos.

Ahora creo que el imperio norteamericano, lo creo de verdad, se acerca inexorablemente a aquella figura que dibujaba Mao Tse tung cuando hablaba del imperio como un gigante o como un tigre de papel. El imperio norteamericano terminará siendo un tigre de papel, un gigante de papel y nosotros estamos llamados a convertirnos en verdaderos tigres de acero para garantizar la independencia de nuestros pueblos, y sólo, sólo uniéndonos podemos lograrlo, articulándonos, integrándonos podemos lograrlo. Siempre cito, cuando recuerdo o cuando traigo o me llega esta idea a la mente, al gran escritor norteamericano Noam Chomsky, cuando en un trabajo de los más recientes de Chomsky, titula “Hegemonía o supervivencia”, es que debemos desmontar la hegemonía norteamericana para que pueda sobrevivir la vida en e l planeta, la especie humana y más allá los proyectos de liberación. También, cómo no recordar y cómo no citar, porque tiene mucha relación esta expresión de Chomsky con otra expresión en la misma dirección, pero mucho más profunda, la de Rosa Luxemburgo: “Socialismo o barbarie”.

El poder del pueblo, el poder del pueblo. Precisamente como cantan los muchachos, las muchachas esas canciones del poder del pueblo, del socialismo; allí, por allí está, vamos a construir el poder del pueblo. Precisamente Chomsky, en ese trabajo al que me he referido, habla de la existencia hoy en el mundo de dos superpotencias. Una, la que amenaza al planeta, la otra, la esperanza del planeta; la primera ¿quién puede dudarlo?: Los Estados Unidos, el imperialismo norteamericano.

Ahora ¿cuál es la segunda superpotencia a la que Chomsky se refiere? y de la cual dice que es la salvación del planeta. Esa segunda superpotencia él la llama la opinión pública mundial, los movimientos sociales, los movimientos populares, el poder popular. Es decir, sólo los pueblos unidos podremos salvar este planeta, sólo los pueblos unidos podremos acabar con la era imperialista que nos amenaza.

De allí, de allí compañeros y compañeras la importancia de este evento de hoy, porque es un evento resultado del esfuerzo coordinado, de cuántos movimientos sociales, de cuántos movimientos políticos, y precisamente aquí en Córdoba esto tiene una gran significación no sólo para la Argentina, sino para Suramérica y para la América Latina, para las luchas que hoy se han desatado por este continente. ¡Córdoba! las adopta.

¡Córdoba! La cuna de las grandes luchas sindicales, estudiantiles, ejemplo de rebelión de los pueblos contra las tiranías. Por eso recordaba hace un rato, hace unos minutos a Agustín Tosco, ese gran líder del pueblo cordobés, del pueblo argentino y del pueblo latinoamericano. Es tan importante por eso esta reunión compañeros y compañeras, y es tan importante que nosotros, que ustedes pues, continúen fortaleciendo los movimientos estudiantiles, los movimientos obreros, los movimientos indígenas, los movimientos populares, las mujeres organizándose, los jóvenes, los campesinos, los indígenas, ¡todos los pueblos organizándose!, tomando mayor conciencia, creando nuevas plataformas unitarias dentro de cada país, articulándose con l os movimientos internacionales. No hay solución para este problema del colonialismo y la dependencia dentro de las fronteras de ningún país, el imperialismo es un problema internacional y la solución al imperialismo es también internacional. Es muy importante que esto lo entendamos y es muy importante que hagamos cada día más esfuerzos para articular todos los movimientos sociales, para que cada día haya más fuerza moral, cada día haya más fuerza de conocimiento y también fuerza movilizadora, capacidad para movilizarnos, capacidad para frenar cualquier agresión contra cualquiera de nosotros. Hemos dicho en Venezuela, al imperio norteamericano que si Cuba fuera agredida, pues tendrían que agredir a Venezuela también. Porque somos una sola patria, somos una sola nación. Pero igual, si la Argentina fuera agredida algún día, estaremos de pie con Argentina. Si Bolivia fuera agredida algún día, estaremos con Bolivia.

La solidaridad militante, no podemos permitir que esta ocasión se pierda porque ya se han perdido varias ocasiones a lo largo de la historia, es una ocasión sublime la que estamos viviendo. Ya hace 200 años que estamos buscando el camino y más de 200 años; estamos aproximándonos al Bicentenario de la Independencia de nuestras patrias, de nuestros pueblos, al nacimiento de las primeras repúblicas en Suramérica y en la América Latina, en el Caribe: 200 años ya es suficiente. Creo que llegó la hora de la verdadera auténtica y profunda liberación de nuestros pueblos, y esa liberación sólo será posible uniéndonos, uniendo nuestros pueblos, uniéndolos en un gran bloque de repúblicas, de naciones, uniéndonos políticam ente, uniéndonos socialmente, uniéndonos económicamente, uniendo nuestras potencialidades creadoras.

Cuba y Venezuela, por ejemplo, hemos venido avanzando en esa dirección uniéndonos, pero en profundidad desde la conciencia hemos lanzado la idea que ya es, además de idea, espacio concreto, plataforma de construcción de un nuevo escenario contra la pretensión aquella del ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas), que como ustedes saben nació por allá por 1994. Fidel seguramente recuerda con mucha claridad que cuando nosotros nos conocimos, cuando tuve el honor de visitar Cuba por primera vez fue en diciembre de 1994, estábamos en La Habana y coincidencialmente, al mismo tiempo en Miami estaba desarrollándose aquella cumbre llamada de Las Américas, de la cual excluyeron a Cuba por imposición del imperio norteamericano. Recuerdo que dijimos en La Habana, en esa ocasión hablando de aquella cumbre, que esa reunión no era para rebeldes y que nosotros somos rebeldes, seguimos siendo rebeldes y seguiremos siendo rebeldes para siempre. Contra las imposiciones, contra las injusticias, contra los atropellos.

Fue allá, yo lo recuerdo ahora, 1994, cuando nos conocimos y luego, vean ustedes, pasaron diez años y esto es bueno reconocerlo para abonar con la conciencia a lo que me he venido refiriendo, para que nos demos cuenta de que hemos estado avanzando por el camino de los cambios fundamentales aun cuando muy lejos estamos de las metas que nos hemos trazado. Pero en 1994, los Gobiernos de América Latina, los Gobiernos de este continente estaban casi todos arrodillados ante el imperio; en 1994, casi ningún Gobierno en América Latina, creo que la única excepción honrosa era Cuba revolucionaria, se atrevía a levantar la voz contra el llamado consenso de Washington. Cuando cayó la Unión Soviética y se levantó entonces la tesis del fin de la historia, la tesis neoliberal recogida en aquel llamado consenso de Washington, en 10 años, en 12 años en apenas una década, cuántas cosas han cambiado. Es bueno que comparemos las épocas para que nos demos cuenta de la trayectoria que venimos siguiendo, para que apuremos el paso y profundicemos la marcha, recuerdo incluso ahora mismo la primera reunión cumbre a la que me tocó asistir como Presidente, hace ya como siete años comenzando la primera etapa de nuestro Gobierno Bolivariano y coincidí con Fidel, fue la primera Cumbre de Presidentes en la que coincidimos. Yo dije algunas cosas y luego Fidel me envió una nota con Felipe, recuerdo, Felipe Pérez Roque, en Brasilia fue, Felipe es el canciller cubano que está con nosotros también aquí esta noche. ¿Saben ustedes qué escribió Fidel en ese papelito que por allá lo tengo guardado? Un papelito así como de este tamaño, él escribió, “Hugo, o Chávez” más bien, porque él me dice es Chávez: “Chávez, siento que ya no soy el único diablo en estas cumbres”.

Sí, era un coro, era un coro al neoliberalismo y nosotros éramos como las voces disonantes. Pasaron diez años y lo dijimos, incluso desde Washington los voceros del imperio rebatieron lo que decíamos, ¿recuerdas Hebe? En aquella otra gran reunión donde hasta Maradona nos acompañó, Miguel Bonasso, que debe estar por allí también. Allá en Mar del Plata lo dijimos ¡El ALCA se fue al carajo! Al carajo, el ALCA quedó enterrada en Mar del Plata. En cambio, ¿quién podía pensar que esto iba a ser posible hace, repito, apenas cinco años atrás? A mí me correspondió estar en la Cumbre de las Américas, así llamada, en Canadá; Fidel no, no asiste a esas cumbres, excluida está Cuba por el imperio. Me tocó a mí ser el único diablo en aquella cumbre, el único país que se opuso a la propuesta ALCA, a la imposición imperialista de que para el primero de enero del año 2005 debería ya estar instalado en todo el continente un Área de Libre Comercio. Que no es sino la operación imperialista más perfecta y más acabada que se conozca en la historia de los imperios. Un Área de Libre Comercio para terminar de arrollar, de triturar y de masacrar a nuestros pueblos; porque gran parte de la culpa de la miseria que vivimos, precisamente, es el colonialismo, las imposiciones imperialistas. Hoy podemos decir: “Hemos derrotado al ALCA y ha nacido un nuevo Mercosur”.

Un nuevo Mercosur se levanta. Patria sí, colonia no, o como dijo Evita: “O la patria es libre o la bandera flameará sobre sus ruinas”.

Ayer por cierto, tuve el honor de manejar el carro que era de mi general Perón. Estuve manejando un carro, creo que ese carro es del año mil novecientos, pongan cuidado, 1954, yo estaba naciendo ese año cuando ya andaban en ese carro Evita y Perón, y Fidel, Fidel creo que tenía un carro parecido a ése, un Cadillac, cuando era estudiante en la universidad de La Habana tenía un carro como ése ¿no tenías un carro? ¿no? ¡nada! No tenía nada.

Cuando era play boy ¡Fidel! Fidel fue un play boy. Dice que todavía es. (risas) Y no tengo duda que sí lo es. Les decía entonces que es bueno que nos demos cuenta de cómo... y sobre todo ustedes muchachos los más jóvenes, porque ustedes son el futuro hecho presente, fue a ustedes y es a ustedes, a los más jóvenes, a quienes les sigue hablando desde los tiempos ese joven eterno que se quedó para siempre regado en estas tierras; porque eternamente joven desde la Higuera, desde Bolivia se quedó para nosotros Ernesto Guevara. El muchacho de Córdoba, el estudiante en Córdoba, el de la motocicleta que recorrió América Latina, que llegó a Caracas un día en motocicleta.

El de la Sierra Maestra, el guerrillero heroico, el de Yancaguazú, indomable, eterno, como dice un poeta escribiéndole a Bolívar, pero igual pudiera ser para el Che aquel poema de un hombre de mi tierra, de los llanos de Venezuela que dice: “Por aquí pasó compadre dolido, gallardo, eterno. Por aquí pasó, el sol de la tarde estira su perfil sobre el desierto...”, perfectamente puede ser escrito y dicho eso para Ernesto “Che” Guevara, el argentino, el cubano y también venezolano porque lo sentimos venezolano al Che.

Fue precisamente a ustedes, a los jóvenes más jóvenes de todos los tiempos a los que el Che habla cuando dice: “El presente es de lucha, el futuro nos pertenece”. Les pertenece a ustedes muchachos, muchachada argentina, muchachada latinoamericana, muchachada caribeña. El futuro es de ustedes y el futuro es grande, el futuro será libre y grande.

Juventud divino tesoro. Ahora fíjense muchachos, fíjense muchachas que cantan, que bailan, que saltan, que sueñan, que aman, que construyen, que nacen, que renacen. Es importante, decía, que nos demos cuenta de los cambios que han venido ocurriendo en estos últimos años, eran ustedes niños y niñas por allá por los ’90, cuando se pretendía instalar el ALCA, el Área de Libre Comercio, y con ello se pretendía sellar para siempre la suerte de nuestros pueblos, condenarnos a la miseria eterna, condenarnos al infierno como decía Hebe de Bonafini, citando las palabras del compañero presidente Néstor Kirchner, el infierno, las puertas del infierno. Se pretendía llevarnos no sólo a las puertas del infierno, sino hundirnos en la quinta paila del in fierno.

Pero no, el imperio norteamericano no pudo hundirnos en las puertas del infierno y el imperio norteamericano más nunca podrá hundirnos en las puertas del infierno, nosotros seremos libres, esta patria grande será libre, hermosa la construiremos. Estamos comenzando a construirla y esa patria futura pues, ya les dije muchachos, es de ustedes, pero tomemos conciencia y repartamos conciencia, multipliquemos la conciencia.

Hoy, en esta Cumbre de Mercosur a la que Venezuela ha asistido por primera vez como miembro pleno y a la que ha asistido como invitado especial el compañero Fidel Castro, el compañero Evo Morales. Más pronto que tarde Bolivia debe estar en el Mercosur, más pronto que tarde aspiro a que Cuba esté también en la unidad del Mercosur. Ése es el camino, Lula hoy dio un extraordinario discurso de clausura de la cumbre asumiendo la presidencia pro témpore del Mercosur, incluso llegó a hablar de Mercoamérica, porque era hace diez años, hace cinco años era, o el ALCA o el Mercosur para nosotros. El ALCA era la condena, el Mercosur es el camino a esa patria grande que debemos construir y que por supuesto debe trascender al Mercosur, yo decía esta mañana, tenemos que ir ya pensando, trabajando, escribiendo, planificando la conformación de lo que Simón Bolívar llamaba la Unión o la Liga de Naciones, la Liga de Repúblicas. Llegará el día y no será muy lejano, en que desde allá desde el Caribe hasta aquí, hasta el Río de la Plata tengamos un sólido cuerpo po lítico, una Liga de Repúblicas. Simón Bolívar la llamaba la reina de las naciones, la reina de las repúblicas, la madre de las repúblicas.

La unión, la unión de todos nosotros en una sola gran fuerza política, económica, social. Miren, América Latina tiene todo para ser un gran polo de fuerzas a nivel mundial. América Latina, nosotros tenemos todo lo que requiere para conformar un polo de poder mundial. No aspiramos la hegemonía de nada ni de nadie, el mundo que necesitamos es el mundo pluripolar no el mundo unipolar ni bipolar, es multipolar. ¡Norteamérica!, siempre será una fuerza ¿quién lo puede negar?, sólo que llegará el día en que no sea el imperio que hoy es. La Europa unida otro polo de fuerza, el Asia, la Eurasia, el África y nosotros los latinoamericanos, los caribeños, este gran territorio que viene desde México, desde Cuba hasta aquí hasta la Patagonia; millones y millones de personas, pueblos creativos, diversos, grandes riquezas sociales, la reserva de petróleo más grande de l mundo ahora con la entrada de Venezuela al Mercosur; deben ustedes saber que tiene el Mercosur la reserva de petróleo más grande del mundo y que la prioridad es para los pueblos del Mercosur, para los pueblos del Caribe. No para alimentar la insaciable voracidad del imperio. Tenemos nosotros aquí, en América Latina, la reserva de agua dulce más grande del mundo, la reserva de biodiversidad más grande del mundo, grandes riquezas, minerales de oro, de plata, de distintos metales, de materias primas, de madera, grandes extensiones de agua: por un lado el Atlántico por el otro el Pacífico, tres grandes cuencas en Suramérica, la cuenca del Orinoco, la cuenca del Amazonas, la cuenca del Río de la Plata con el Paraná, los ríos más grandes del mundo; la belleza más grande del mundo, el nuevo mundo, Eduardo Galeano lo ha dicho hablando de las maravillas de este continente, de la historia de este continente, de la grandeza de este continente, de las culturas originarias de nuestro continente, y saludo de manera muy especial a los representantes de las c ulturas originarias de los pueblos aborígenes de nuestro continente.

Ellos están allí hoy de pie de nuevo. Y deben saber que siempre estaremos inscritos en esas luchas por la igualdad para que no haya más exclusión, ni más atropellos, 500 años de atropellos es más que suficiente. Pero Galeano decía hablando de las culturas originarias, que fue aquí en este continente donde nació el modo comunitario de vida, el modo comunal de vida, la propiedad colectiva de la tierra, de los medios de producción, la igualdad verdadera y agrega Galeano una frase: “No hay nada menos foráneo en estas tierras que el socialismo”, porque fue aquí donde nació en nuestras poblaciones aborígenes. El modo de vida comunal, comunitario, por eso decía hace un rato: Socialismo o barbarie, el capitalismo es perverso, el capitalismo es el camino al infierno. Debemos ir construyendo la tesis y la plataforma para un nuevo socialismo nuestro, americano; un socialismo del siglo XXI, un socialismo que nos permita liberarnos de las cadenas del capitalismo.

Nunca olvido allá en Cuba en aquella ocasión del ’94, cuando hablábamos nosotros del bolivarianismo, en esa ocasión estábamos comenzando a darle sustentación a nuestra tesis ideológica central, que ahora está, por supuesto, mucho más desarrollada y convertida en proyecto nacional y proyecto internacional de integración, el proyecto de Bolívar; y recuerdo a Fidel que decía en la Universidad de La Habana una noche de aquel diciembre de 1994: “Chávez, ustedes hablan allá de bolivarianismo para buscar la justicia social. Aquí nosotros hablamos de socialismo, ustedes hablan de bolivarianismo”; dijiste: “estoy de acuerdo.” Y agregaste algo más: “Incluso si hablarán de cristianismo, también estoy de acuerdo”, es decir, un nuevo pensamient o articulador de nuestras culturas profundas, un socialismo nuestro, americano, martiano, bolivariano tenemos que construir, porque el capitalismo destroza las sociedades. El capitalismo siembra los antivalores del individualismo, del egoísmo, de la destrucción de unos contra otros, y es la causa de las guerras, de la miseria, del hambre, de las grandes desigualdades sociales que azotan a nuestros pueblos.

Sólo lo que señalaba Bolívar, quien fue un gran pensador pre socialista, Simón Bolívar decía que la base fundamental de nuestro sistema político debe ser la igualdad, la igualdad pregonada y practicada en Venezuela. Era Bolívar un pensador que iba rumbo al socialismo, como lo fue también Simón Rodríguez, como lo fue también José de San Martín, todos ellos pregonaban la igualdad, y la igualdad compañeros y compañeras, en el capitalismo es sencillamente imposible. La igualdad sólo será posible en el socialismo, sólo el socialismo permite un mundo de iguales.

Un mundo de justos, un mundo de libres. Yo con estas reflexiones muy motivado por esta gran masa de movimientos sociales, de hombres, de mujeres, de jóvenes de Argentina y de nuestra América, aquí en esta Córdoba heroica, ciudad de resistencia, ciudad antiimperialista, aquí en el corazón de la gran patria Argentina me despido y dejo con ustedes a Fidel Castro el hermano presidente, el insigne luchador, el guerrillero de la Sierra Maestra, el Libertador de Cuba, el maestro y padre de todos nosotros ¡Fidel Castro! ¡Qué viva Fidel!

. Documentos
. . El mundo dice No a la ocupación israelí
. . Rodolfo Walsh lee Operación Masacre
. . Lugar de nacimiento de Rodolfo Walsh declarado de Interés Cultural
. . El cambio climático: 2500 científícos prevén nuevas olas de calor, deshielos y subidas del nivel del mar
. . 48º Aniversario de la Revolución: Mensaje de Fidel Castro al pueblo de Cuba
. Ir a la sección: Documentos

Investigaciones Rodolfo Walsh