Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Opiniones





HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Dueños)

 Generar una versión PDF de: (Dueños)

El terrorismo, como política de Estado Terrorista
El terrorismo, como política de Estado Terrorista

Israel y Estados Unidos
Dueños
Por Damián Urquiza
Publicado digitalmente: 4 de agosto de 2006

El estado de Israel fue concebido con la finalización de la segunda Guerra mundial con la finalidad de establecer un territorio para aquellos que profesen el judaísmo.

Para comprender el conflicto árabe-judío en su esplendor hay que remontarse a épocas lejanas cuando la zona del actual corredor sirio-palestino era ocupada por diferentes grupos étnicos y religiosos. Desde siempre fue un territorio multiétnico y donde proliferaron varias religiones.

En cuanto a la historia moderna del conflicto o a la idea concreta de instalar un estado judío en lo que era el territorio palestino, hay que tomar los últimos años del siglo XIX cuando Theodor Herzl líder del Movimiento Sionista proclamo en el Primer Congreso Sionista la resolución de reclamar para si el territorio donde ahora se encuentra el mismo. En la Declaración de Independencia de 1948 se hace alusión al "renacimiento" del Estado Judío, lo cual es una gran falta a la verdad histórica teniendo por realidad que nunca existió ningún territorio donde se erigiese un estado de esas características.

Mediante los acuerdos políticos de Sykes-Picot firmados en 1916 por Francia e Inglaterra, queda dividido en zonas de influencia todo el Oriente Medio. Estos acuerdos tenían por objetivo liberar "la ruta a las indias" y del mismo modo apoderarse de las grandes reservas de petróleo que existían y existen en la zona, esenciales para el desarrollo industrial y marítimo de Inglaterra, tal como señalaba M. Sykes en junio de 1916.

Mientras los árabes combatían a los turcos y los expulsaban de las tierras palestinas, el ministro de Asuntos Exteriores de Gran Bretaña Arthur James Balfour escribía a Lord Rothschild lo que luego en la historia se conocería como la Declaración de Balfour. En la misma se hace especial énfasis en la creación de un territorio sionista-judío en Palestina, dando lugar a las aspiraciones del movimiento de sionista.

Gran Bretaña, que no había mostrado simpatía alguna hacia el establecimiento sionista en Palestina, apoyaba ahora la creación de un hogar nacional Judío. Tal cambio puede atribuirse al apoyo

económico de la banca judía al esfuerzo bélico anglo-francés: a las presiones de las Comunidades judías de los Estados Unidos, dueñas de buena parte del dinero que estaba financiando la guerra y las presiones de Cain Weizmann máxima autoridad sionista de la época, jefe de los laboratorios militares británicos e inventor de algunas de las armas que se estaban utilizando.

Gran Bretaña se había hecho cargo del territorio por mandato de la Liga de las Naciones, algo así como un antecedente de las Naciones Unidas. El territorio se encontraba hasta entonces en manos del Imperio Otomano.

Luego de la Declaración de Balfour en 1917, los movimientos pro-estado de Israel fomentaron la inmigración ilegal con el objetivo de establecer una población importante en la zona, dado que hacia 1922 contaban con alrededor del %10 de la población que habitaba el territorio palestino contra un porcentaje similar de otros credos y un aproximado %80 de población de origen árabe-musulmán. Esta inmigración hacia el territorio pretendido se dio no tan solo por el fomento con objetivo político de los movimientos sionistas sino que existió un carácter externo a sus decisiones y que tuvo que ver con el surgimiento en Europa de regímenes fascistas con políticas xenófobas y antisemitas lo que generaba grandes éxodos hacia diferentes lugares entre ellos el medio oriente.

Paralelamente al objetivo de poblar el territorio, fueron surgiendo diferentes e importantes grupos con prácticas terroristas, las mismas actividades que combate el mismísimo Estado de Israel en nombre de la paz y la democracia en la actualidad. Los movimientos terroristas más importantes fueron Hagana, Stern y el Irgun Zvai Leumi. Estos grupos contaron con el apoyo del Reino Unido por que consideraban que les eran funcionales en tanto les servían de freno a las pretensiones imperialistas del nazismo hacia fines de la década del ’30. Pero luego ya finalizada la segunda guerra mundial presionaron mediante atentados a los británicos para que cedan el territorio que tenían bajo tutela por mandato de las potencias.

Con el fin de la guerra, el 29 de noviembre de 1947, las naciones unidas votan la Partición de Palestina, que fue aceptada por los judíos y, lógicamente, rechazada por los árabes. La partición determinaba una parte del territorio en manos de los judíos y otra en manos árabes en tanto quedaba la cuidad de Jerusalén en manos internacionales.

Tal como afirma un analista del conflicto en oriente medio, "en un abrir y cerrar de ojos un pueblo sin tierra tuvo la posibilidad de tener un territorio y formar su propio Estado"

El 14 de mayo de 1948, los sionistas declararon el Estado de Israel. Como respuesta a esta actitud los árabes avanzaron, mientras 750.000 árabes palestinos abandonaron su tierra, por miedo a los actos terroristas. La emigración masiva de árabes palestinos, transformó a los inmigrantes, como refugiados en países vecinos, que los aceptaron como tal.

La guerra recién finalizo en 1949 y permitió ampliar el espacio israelí en 5000 km2 sobre la partición que había previsto la ONU. Así la Palestina árabe quedo sometida al poder bélico del Estado de Israel.

Desde ese momento se han contado por centenas los conflictos que se sucedieron en la región. Desde 1949 el flamante estado de Israel ha pretendido asumir el control de la zona cedida por los jerifaltes de la política mundial. Bien le vino a EEUU y demás potencias económicas del mundo la posición estratégica ocupada por el estado judío en una zona físicamente lejana, políticamente conflictiva y sin mayor inserción política por parte de los diferentes mangnates del capitalismo, y en términos económicos sumamente rica y potencialmente explotable.

La condición de país satélite de las potencias en medio oriente con la obvia consecuencia en el plano político y económico solamente a un desprevenido puede sorprender.

JPEG - 7.7 KB
Risas. Ariel Sharon y George Bush: "¿A quién bombardeamos mañana?"

EEUU establecido como potencia mundial antes de la segunda guerra mundial, pero sobre todo después de esta, tenía que adquirir zonas de influencia política y militar con el objetivo de influir económicamente en el mundo. La segunda guerra mundial fue determinante para que Israel sea y este donde hoy esta. Hay dos aspectos que merecen ser destacados. Como primer aspecto esta el hecho que EEUU no contaba con el consenso mundial para adquirir territorios en su nombre después de las bombas atómicas de Nagasaky e Hiroshima y del mismo modo el pueblo judío había sufrido la persecución y muerte de millones por lo que contaba con apoyo internacional como para contar con territorio propio. Es así como desde EEUU con la administración Truman dio todo el apoyo político y financiero para que se construya el Estado de Israel finalizada la contienda bélica.

Luego de la instalación definitiva del Estado de Israel, hasta la actualidad las guerras desatadas y los ataques del Estado de Israel hacia sus vecinos fueron muchos, y siempre con el consentimiento de las potencias mundiales.

Los medios de información son determinantes para que todo parezca una reacción a ataques de grupos armados islámicos sin más ideología que el Corán al extremo. Del mismo modo la comunidad judía en muchos países del mundo ocupa espacios de poder tanto en la política como en los medios. Y desde allí se acusa, a todos y cada uno de los que señalen que sus prácticas son

genocidas o critiquen con énfasis su política exterior como represiva o terrorista, de "antisemita". Esta acusación infundada tiene su sustento en el genocidio y la persecución que sufrió el pueblo judío en Europa a manos del nazismo. Lo cual no justifica nada, los genocidios y asesinatos son todos condenables y repudiables. Los derechos humanos son para todos y en todas partes. Es un horror que haya existido el campo de exterminio de Auschwitz, que haya existido la ESMA y también es un horror la masacre en la ciudad de Qana en el sur del Líbano en la cual murieron 60 personas de las cuales 37 eran chicos menores de 10 años y en la que hace exactamente diez años masacraron otras 106 personas. Y lo que es tambien un horror, es que viendo la masacre que están cometiendo en el Líbano, no exista ningún organismo oficial del Estado de Israel que condene semejante barbarie.

La AMIA en el aniversario numero doce del atentado que sufrieron, no hizo la mas mínima alusión al tema y menos aun al repudio que merecen esos actos. Y el lugar era ideal, digo, si de reclamar justicia se trata.

Diferentes intelectuales de la Universidad de Jerusalén salen en defensa de lo que los carniceros a cargo de las relaciones exteriores de Israel hacen, lógicamente sin argumentos.

La Asociación de Periodistas Israelíes se retiro de la Organización que reúne a todos los periodistas del mundo por que esta había sacado una editorial condenando la barbarie en Medio Oriente.

La comunidad judía en Argentina llama a marchar por estos días en apoyo a la masacre, que consideran legítima.

Son todas cosas que generan mucha bronca. Bronca como la que da ver los titulares de los diferentes medios gráficos y televisivos que hablan de: "Guerra en Medio Oriente", "Fuertes combates entre el Ejercito Israelí y Hezbolá", o van a ver la ciudad de Haifa luego de los ataques de Hezbolá.

O ver al enviado del canal América diciendo que así quedo la ciudad de Qana en el Líbano luego de que "cayeran del cielo varios misiles". La verdad es que quienes se pretenden adueñar del mundo no pararan hasta sacarle todo el jugo.

En la ultima reunión entre el presidente de EEUU, George Bush y el primer ministro de Gran Bretaña, Tony Blair, los dos afirmaron

que van a colaborar con el Líbano para la reconstrucción del país, a lo que un periodista respondió con una pregunta: "¿en lugar de dar apoyo para reconstruir las casas en el Líbano, no seria mejor que pidan a Israel que pare de destruirlas?". Los dueños del mundo no tuvieron respuesta.

Damián Urquiza
Buenos Aires, 4 de agosto de 2006.


© (2006) Damián Urquiza
Todos los derechos reservados.
Para reproducir citar la fuente.

. Opiniones
. . Sobre Hamas y la islamizacion del Mundo Árabe
. . La Tiranía Mundial
. . Espíritus demoníacos
. . Un mundo inmundo
. . No alcanzó ni con dos líneas de cuatro
. Ir a la sección: Opiniones

Investigaciones Rodolfo Walsh