Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Otros Medios > Info MORENO > Boletín Nº 164









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (¿La Argentina debe imitar a Bolivia en la Nacionalización del Gas?)

 Generar una versión PDF de: (¿La Argentina debe imitar a Bolivia en la Nacionalización del Gas?)

Reproducción del artículo publicado en el Boletín Nº 164 de
Buenos Aires, 16 de agosto de 2006
 
Gas
¿La Argentina debe imitar a Bolivia en la Nacionalización del Gas?
[Revista Rumbos, Publicado el 18/06/06]
Por Gustavo Calleja y Jorge Lapeña
Publicado digitalmente: 18 de agosto de 2006
Resumen: En este reportaje, Gustavo Calleja define claramente que
la nacionalización es el paso obligado para recuperar para el Estado
el poder de decisión y empezar a revertir la política neoliberal que
sigue aplicándose en el sector hidrocarburífero. A su vez,
Jorge Lapeña critica el modelo actual pero no apoya la
nacionalización y recomienda modificar la Ley de
Hidrocarburos, pero no propone qué
lineamientos debe contener.

“SÍ, ES PELIGROSO DEJAR EL FUTURO EN MANOS DEL MERCADO”

Gustavo Calleja
Vicepresidente del Moreno,
Presidente de la Fundación Arturo Illia y
ex secretario de Energía y Combustibles de la Nación
.

Sin duda la Argentina debería imitar a Bolivia. Somos el único país en el mundo que deja en manos del merado -en realidad de siete multinacionales petroleras- el diseño y la implementación de su política energética. Bolivia ha recuperado el criterio universal de considerarlos bienes estratégicos, mientras la Argentina sigue creyendo en la teoría de estimarlos un simple commodity. Bolivia veía cómo se iban al extranjero unos 2.000 millones de dólares al año en concepto de renta, y ahora ha recuperado entre el 80 y el 90 por ciento: las empresas sólo cobrarán por prestar el servicio de extracción. Nosotros vemos cómo toman el camino del mar, en palabras de Mosconi, entre 12.000 y 15.000 millones de dólares anuales.

Bolivia está auditando oficialmente sus reservas, tarea que la Argentina no realiza desde la privatización de YPF. También analiza en qué forma llevará a cabo sus exploraciones y cómo desarrollará los yacimientos en explotación y los que puedan descubrirse. Después, determinará los volúmenes a exportar. Esa política de sensatez no se aplica en nuestro país, donde no conocemos oficialmente las reservas: sabemos que tienen niveles muy bajos, y permitimos exportaciones violatorias de la Constitución Nacional.

Bolivia declara prácticamente nulos los contratos que estaban vigentes, basándose en que resultaban claramente violatorios de la Constitución y la Ley de Hidrocarburos. Transforma esos contratos de concesión (sólo vigentes hoy en la Argentina ), en contratos de locación de obras y servicios, otorgándoles a las petroleras seis meses para aceptar los nuevos términos, es decir, los mismos que se aplican en todo el mundo: esos contratos de concesión -donde el concesionario definía cuánto sacaba a quién y a qué precio vendía, murieron en 1980 con la conversión del contrato de Aramoco en Arabia Saudita. La Argentina , por el contrario, sigue validando los ilícitos del período menemista: acumulación de un elevado número de áreas, prohibido por la Ley de Hidrocarburos; convalidación de la venta de YPF a 19 dólares la acción cuando no valía menos de 34 dólares (valor al que llegó al poco tiempo de cotizar); prórrogas de los contratos de concesión contrarios a la Ley de Hidrocarburos; privilegios impositivos no otorgados por la ley; como el no ingreso del 70% de las divisas de las exportaciones. Resumiendo: todo sigue igual que con el menemismo, pero los problemas van creciendo.

“NO, HAY QUE DEBATIR UNA NUEVA LEY DE HIDROCARBUROS”

Jorge Lapeña
Ex secretario de Energía y Combustibles.

La Argentina no debe imitar ni copiar a nadie, en todo caso debe analizar si lo que se está haciendo en la actualidad en el sector energético es lo más conveniente para el interés nacional y si las decisiones que hoy se adoptan son las que permiten asegurar en el futuro un suministro energético sustentable.

La decisión del gobierno boliviano es soberana, y no se trata de una decisión aislada sino, por el contrario, es una medida de gobierno madurada en una convulsionada historia reciente en la cual la cuestión de la explotación de los hidrocarburos estuvo en el centro de la escena política boliviana provocando movilizaciones masivas que finalmente llevaron a la caída de dos presidente constitucionales. Para el gobierno del presidente Morales, el lanzamiento de la nacionalización es el cumplimiento de una promesa electoral.

Deberíamos utilizar la decisión boliviana como un llamado de atención que nos despierte del profundo letargo en el cual la Argentina está sumida en su sector energético desde hace de dieciséis años, cuando el mismo partido que hoy gobierna decidió cambiar los paradigmas con los que históricamente nuestro país gestionó su sector energético: 1) Rol estratégico del sector energético; 2) Propiedad imprescriptible e inalienable de los recursos del subsuelo por parte del Estado nacional y real usufructo de la misma; 3) Empresas del Estado en la gestión y en la construcción de la infraestructura; 4) Política energética nacional definida orientada al autoabastecimiento energético; 5) Utilización de la planificación energética; 6) Plena consciencia de la agotabilidad de los recursos no renovables y la necesidad de la introducción de los renovables.

El paradigma histórico de nuestro sector energético fue cambiando por un nuevo paradigma consistente en: a) Mecanismo de mercado absoluto; b) Retirada del Estado del ejercicio de los roles indelegables previstos en la legislación vigente; c) Tarifas dolarizadas. Esta receta contó con un entusiasta apoyo que reunió desde los organismos multilaterales de crédito hasta el sindicalismo argentino. Este modelo claramente está agotado, pero todavía no aparece su reemplazo, mientras esto ocurre todo nuestro energético está en decadencia productiva y de inversión; en este contexto el futuro es oscuro.

Mi sugerencia es muy simple: no copiemos; hagamos nuestra propia experiencia. Discutamos una nueva Ley de Hidrocarburos; abramos a debate la cuestión energética; hagamos lo mejor para la Nación.


INTEGRANTES DEL INFOMORENO:
Editor: Fernando "Pino" Solanas
Consejo de Redacción: Félix Herrero, Gustavo Calleja, Fernando "Pino" Solanas, José Rigane, Hugo Palamidessi
Asistente de Redacción: Lorena Paeta
Colaboradores permanentes: Julio Acosta, Nana Bevillaqua, Alfredo Fernández Franzini, Ernesto Gaspar,
Héctor "Cacho" Gómez, Heriberto Gordillo,
Isaac Gurovich, Natalio Kuschnir, Gabriel Martínez, Elido Veschi.
 
e-mail: info-moreno@fibertel.com.ar
 
www.info-moreno.com.ar
. Boletín Nº 164
. . Homenaje a Adolfo Silenzi de Stagni
. . La nacionalización amenazada
. . El saqueo sigue... y la baja de la renta petrolera del Estado también
. . Regímenes promocionales de exploración y explotación de hidrocarburos
. Ir a la sección: Boletín Nº 164

Investigaciones Rodolfo Walsh