Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Otros Medios > Info MORENO > Boletín Nº 165









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Anuncios y dudas)

 Generar una versión PDF de: (Anuncios y dudas)

Reproducción del artículo publicado en el Boletín Nº 165 de
Buenos Aires, 23 de agosto de 2006
 
Editorial
Anuncios y dudas
Por Grupo MORENO (Movimiento por la Recuperación de la Energía Nacional Orientadora)
Publicado digitalmente: 28 de agosto de 2006

Este miércoles 23 de agosto el Ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, anunció la reactivación de un plan nuclear argentino. En lo que concierne a la generación eléctrica significa que se reanudan ya los trabajos de montaje para completar la obra de la central nuclear Atucha II (CNA II) hacia el año 2010; la planta de agua pesada comenzará la producción para abastecer la carga de dicha central; en la central Embalse se prepara la prolongación de su vida útil unos 20 años más; se retoman los estudios para instalar una cuarta central nuclear y se reanuda la operación de la planta de enriquecimiento de uranio de Pilcaniyeu.

Para la Comisión Nacional de Energía Atómica, para Nucleoeléctrica Argentina -la empresa estatal que opera las centrales nucleares- y para el conjunto de los trabajadores del sector estos anuncios, si bien no aportan sorpresas, son un signo alentador dentro un proceso de frustraciones e incertidumbre que lleva ya muchos años. La entrada en operación de CNA II significará una recuperación de la participación de la nucleoelectricidad en la generación de energía eléctrica que, del 16% en 1996, ha descendido al 8% en la actualidad.

Pero más allá de su trascendencia para el sector nuclear, es importante situar este anuncio en el marco de las distintas iniciativas hechas públicas por el PEN para el sector energía. Varias de ellas, como las referidas a la terminación de la central nuclear y a la elevación de la cota de Yacyretá, ya habían sido anunciadas en el llamado Plan Energético 2004-2008

Es indudable que ha habido dificultades especiales que explican -en parte- que la gestión de esas obras haya avanzado poco desde entonces. En el caso de CN Atucha II el factor principal, hoy superado, de este atraso, ha sido la reticencia a participar de los trabajos pendientes por parte del diseñador original de la planta. Si recordamos que originalmente CNA II debió haberse terminado en 1987, comprenderemos las dificultades para recomponer este proyecto, víctima de una gestión errática, particularmente durante el período en que se intentó la privatización de Nucleoeléctrica Argentina.

Las dos grandes obras anunciadas, la ampliación de Yacyretá (1400MW) y CN Atucha II (700 MW) no estarán operativas hasta el 2009 y 2010 respectivamente. Esto significa que no pueden contribuir a paliar en el corto plazo la escasez de oferta de energía eléctrica, ya reconocida hace más de dos años y hoy insoslayable. Es así que la Secretaría de Energía ya anunció recientemente que están en curso de adjudicación las licitaciones para proveer dos centrales térmicas de ciclo combinado con una potencia total de 1600 MW, alimentadas a gas o gas oil; estas unidades no entrarían en operación hasta, como mínimo, fines de 2007. La fecha lleva al interrogante sobre si la provisión de gas para su alimentación será suficiente, dado que para entonces difícilmente esté operativo el nuevo Gasoducto del Norte; la operación continuada con combustible líquido encarecería el kwh producido.

De todas maneras, y aún considerando las otras medidas en curso: ampliación de la capacidad de transporte y convenios para suministro de electricidad con países vecinos, no se puede ser optimista sobre el desenvolvimiento de la oferta de energía eléctrica en el futuro cercano y descartar la “amenaza” de tener que recurrir a restricciones al consumo.

Para la energía nuclear las perspectivas en el mediano plazo son alentadoras. Se plantea la extensión de la vida útil de la central Embalse. Las modificaciones y reparaciones necesarias -que requerirían a su salida de operación por un período algo menor de 2 años- se llevarían a cabo una vez inaugurada la planta de CNA II. Se prevé que la cuarta central -cuya prefactibilidad se estudiará conjuntamente con Atomic Energy of Canada (AECL)- será, como las existentes, alimentada con uranio natural y probablemente también con uranio levemente enriquecido. La elección reaseguraría en buena medida la continuidad de la planta de agua pesada.

Por último, la cuestión más controversial de los emprendimientos es su financiación. En el caso de las obras de Yacyretá -la elevación de la cota de la represa y la construcción del cierre de Aña Cuá- los aportes a través de fondos fiduciarios y propuestas de financiación privada, han tropezado con desacuerdos con la contraparte paraguaya. Para las centrales de ciclo combinado se han capitalizado las deudas con generadores del sistema y se les otorga a los principales acreedores la gestión de la construcción, y luego serán sus operadores. Para CNA II el fondo fiduciario está a cargo del Ministerio de Planificación Federal, pero se insinúa que los proyectos de la IV central incluirían financiación privada.

En todos los casos, y teniendo en cuenta los antecedentes de las obras que sufrieron importantes retrasos, en gran medida por la irregularidad de los flujos de fondos, la financiación aparece como una espada de Damocles y se ha creado el convencimiento de que la contribución privada es imprescindible.

Cabe preguntarse entonces por qué el sector energético argentino, que por décadas no sólo financió su propia expansión sino que contribuyó con su renta a ampliar la infraestructura del país, no es económicamente sustentable hoy.

La respuesta es simple: la renta de los hidrocarburos ha sido apropiada en gran medida por las empresas transnacionales, el Estado sólo retiene una parte reducida de la misma y a los grandes beneficiarios de la política energética de las dos últimas décadas no les resulta suficientemente ventajoso invertir.

Por ello, ni las obras aisladas resolverán el problema de la oferta eléctrica, ni el Estado, en tanto no nacionalicemos el petróleo y el gas, estará en condiciones de generar un plan energético sustentable en el mediano y largo plazo.


INTEGRANTES DEL INFOMORENO:
Editor: Fernando "Pino" Solanas
Consejo de Redacción: Félix Herrero, Gustavo Calleja, Fernando "Pino" Solanas, José Rigane, Hugo Palamidessi
Asistente de Redacción: Lorena Paeta
Colaboradores permanentes: Julio Acosta, Nana Bevillaqua, Alfredo Fernández Franzini, Ernesto Gaspar,
Héctor "Cacho" Gómez, Heriberto Gordillo,
Isaac Gurovich, Natalio Kuschnir, Gabriel Martínez, Elido Veschi.
 
e-mail: info-moreno@fibertel.com.ar
 
www.info-moreno.com.ar
. Boletín Nº 165
. . La campaña en el País
. . 24 de agosto: se lanza en Mar del Plata la Campaña del Millón de firmas
. . La provincialización
. . Alonso Baldrich, a 50 años de su fallecimiento
. Ir a la sección: Boletín Nº 165

Investigaciones Rodolfo Walsh