Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Opiniones



Lula como dirigente sindical, el 24 de julio de 1978 en el V Congreso Nacional de los Trabajadores de la Industria
Lula como dirigente sindical, el 24 de julio de 1978 en el V Congreso Nacional de los Trabajadores de la Industria

HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: («Viajes con el presidente», curioso libro sobre Lula da Silva)

 Generar una versión PDF de: («Viajes con el presidente», curioso libro sobre Lula da Silva)

Palacio do Planalto, sede presidencial en Brasilia
Palacio do Planalto, sede presidencial en Brasilia

Brasil
«Viajes con el presidente», curioso libro sobre Lula da Silva
[Bambú Press]
Por Roberto Bardini
Publicado digitalmente: 31 de agosto de 2006

A diferencia de la mayoría de mandatarios de América Latina, Luiz Inácio Lula da Silva, hijo de campesinos analfabetos, no egresó de las carreras de Derecho, Economía o Administración de Empresas, sino que fue lustrador de zapatos, ayudante de tintorería y operador metalúrgico. Entonces tenía 14 años, trabajaba 12 horas diarias y seguramente ignoraba que llegaría a ser dirigente sindical y luego presidente de la nación.

Ahora, después de haber asumido el gobierno en enero de 2003 con más de 57 millones de votos -la más alta votación mundial- y luego de tres años de ejercer el poder como el “primer presidente obrero” de Brasil, trascendió que al día siguiente de haber ganado las elecciones, ya quería saber cómo se manejan algunos secretos de Estado. Nunca es tarde para aprender y él ha demostrado que es un hombre que quiere superarse.

Según el libro Viajes con el Presidente, de los periodistas brasileños Eduardo Scolese y Leonencio Nossa, a las 24 horas de su triunfo electoral en octubre de 2002, una de las primeras preguntas que Lula le hizo a su antecesor, Fernando Henrique Cardoso, fue: “Fernando, ¿cómo haces para hacerte una escapadita?”.

Como Cardoso es sociólogo, profesor universitario y autor de varios libros, posiblemente el ex sindicalista se refería al modo de tomarse un receso para asistir en forma desapercibida a conferencias, cursos de economía, actividades académicas y presentaciones de libros. Quizá fueran pequeñas “debilidades” de un ex obrero con ansias de conocimiento.

Si los autores del libro se refieren a otro tipo de “debilidades”, la historia abunda en casos que podrían resultar ilustrativos para el presidente con deseos de aprender. Hay ejemplos en las esferas de poder monárquico, comunista y capitalista.

Un caso se encuentra en su propio país. Pedro I de Braganza, emperador del Brasil de 1822 a 1831, fue conocido como “el rey soldado”: posiblemente gracias a sus conocimientos de táctica y estrategia, lograba hacer varias “escapaditas” con numerosas amantes para saciar sus ímpetus sin el concurso de su esposa Leopoldina de Habsburgo.

En el otro extremo del arco ideológico, el ruso Vladimir Ilich Lenin, enemigo de la aristocracia y padre de la Unión Soviética, de quien Lula seguramente aprendió mucho en su etapa de líder gremial, también tuvo sus largos momentos de esparcimiento con la feminista francesa Inessa Armand, primera presidenta de la Internacional de Mujeres Comunistas en 1919.

Si se buscan ejemplos “capitalistas”, Lula debería investigar acerca de los que en su momento fueron secretos presidenciales en el hemisferio norte. Thomas Jefferson, redactor de la Declaración de Independencia de Estados Unidos y tercer presidente de su país, tuvo amoríos -y parece que también hijos- con una esclava negra llamada Sally Hemings. Franklin Delano Roosevelt andaba en silla de ruedas, pero no necesitó alejarse mucho de la Casa Blanca para sus andanzas extraconyugales: Lucy Mercer, su secretaria, fue fiel amante durante 29 años. Al multipublicitado John Fitzgerald Kennedy se le atribuye una relación con las actrices Jane Mansfield y Marilyn Monroe. Aunque más torpe, William Clinton tampoco buscó entretenimiento fuera de la avenida Pensilvania Nº 1600 de Washington: se entretuvo detrás de una puerta del Salón Oval con las destrezas bucales de la rolliza Mónica Lewinsky.

En todo caso, si a esta altura Lula no aprendió a “hacer sus escapaditas”, aún le quedan dos años en la presidencia para ponerse al día.

Fuera de esto, Viajes con el Presidente, de Eduardo Scolese y Leonencio Nossa, trae otras “perlas”. Los periodistas, que cubren las noticias del Palacio del Planalto, sede de la presidencia brasileña, describen una cena realizada en la embajada de Brasil en Tokio, en mayo de 2005, en la que delante de unas 20 personas Lula soltó palabrotas contra sus colegas del Mercado Común del Sur.

Según los autores, el mandatario brasileño habría dicho: “Hay momentos que tengo ganas de mandar a Kirchner a la puta que lo parió”. Sobre Jorge Battle, entonces presidente de Uruguay, Lula habría opinado: “No es uruguayo, carajo. Fue criado Estados Unidos. Es cachorro de los (norte)americanos”. Y para completar sus comentarios a tres bandas, también habría comentado: “Chile es una mierda. Ellos hacen acuerdos con los (norte)americanos. Quieren que uno se joda por aquí. Ellos se cagan en nosotros”.

Posiblemente algún espíritu sensible considere que Lula aún está a tiempo para mejorar su vocabulario, sobre todo si hay reporteros cerca. Como se dijo al principio, nunca es tarde para aprender y él ha demostrado que es un hombre que quiere superarse.

Roberto Bardini


© (2006) Roberto Bardini
Todos los derechos reservados.
Para reproducir citar la fuente.
Gentileza Bambú Press.

. Opiniones
. . Sobre Hamas y la islamizacion del Mundo Árabe
. . La Tiranía Mundial
. . Espíritus demoníacos
. . Un mundo inmundo
. . No alcanzó ni con dos líneas de cuatro
. Ir a la sección: Opiniones

Investigaciones Rodolfo Walsh