Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Opiniones





HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Héroes de cabotaje)

 Generar una versión PDF de: (Héroes de cabotaje)


Hebe con su amigo Kirchner, el que salio cagando a la Patagonia cuando sono un petardo

Héroes de cabotaje
Por Gabriel Martin
Publicado digitalmente: 3 de octubre de 2006

Hebe de Bonafini sorprendió a todos cuando, a la salida de la Casa Rosada, vinculó al hasta ahora desaparecido Julio López, a las fuerzas policiales, poniendo en duda que el mismo haya sufrido una represalia por haber atestiguado contra Etchecolatz y, además, amedrentar a los próximos testigos de los cientos de juicios que se avecinan contra los represores, amparados hasta hace poco por las leyes alfonsinistas de la impunidad.

Todo el argumento de Hebe se fundamenta en que Julio López vivía en un barrio de policías. Que Julio López haya señalado a Etchecolatz con su dedo, y relatado como testigo ocular lo que presenció, es para esta “luchadora”, un acto menor.

Hebe de Bonafini, como la funcionaria Estela de Carlotto, son las heroínas nacionales: pacifistas, viejitas lindas, sufridas, condecoradas porque salían a dar vueltas por la Plaza de Mayo.

Héroes. Cosa extraña en la Argentina, condecoración que se entrega más barato que el cuerpo de “Valentina” Mujica en el sauna marplatense Alto Target.

Por ejemplo, Argentina llegó a tener, en relación a la cantidad de efectivos, más generales que los Estados Unidos, con la diferencia que aquellos yanquis, desde la Segunda Guerra hasta la fecha, estuvieron en los campos de batalla (haciendo cagadas, obvio), y se fueron ganando los méritos para ascender.

En cambio, los generales argentinos ostentan más condecoraciones que un general prusiano, ganadas a fuerza de agachadas, y a lo sumo, haber acertado con pericia al blanco del campo de tiro. Salvo los condecorados por desaparecer, nuestros milicos, como dijo un famoso General, “al pedo”, eso sí, “pero temprano”.

Es decir, fueron condecorados, por ejemplo, por ir a Panamá y enseñar técnicas de tortura en la Escuela de las Américas. O una nota aceptable en un curso de contrainsurgencia en West Point.

A lo mejor a alguno lo condecoraron por lograr traficar algún cargamento de armas.

Esos son los héroes con chapas.

Los héroes de guerra, son los que, valga la redundancia, cometieron alguna acción heroica para su ejército. Por ejemplo, los conscriptos yanquis que hoy ocupan Irak, no son “héroes” por pisar suelo irakí. O en caso de defensa, para hacerlo más romántico, los conscriptos de la Segunda Guerra Mundial no era héroes por haber defendido una posición.

En la Argentina, “Héroe de Malvinas” llega a ser un tipo que estuvo escuchando la radio en alguna base de la Patagonia.

No se pretende con esto negar la heroicidad de aquellos conscriptos y voluntarios que dieron, o fueron a dar, su vida por una causa justa por la Patria. Eran combatientes.

Pero tras el velo de “héroes”, se pretende condecorar a los Rico, Seneldín, o Astiz, que la única guerra que ganaron (además de la que hicieron durante la Dictadura) fue jugando al TEG en medio de una ronda de whisky medio pelo.

Pero estos no son los únicos héroes, que pertenecen a la derecha. La “izquierda” también tiene sus falsos héroes.

Carlotto se ganó el generalato al arrojo en combate…haciendo pruebas genéticas. Destacable, de modo indudable, la labor de las Abuelas de Plaza de Mayo, recuperando la identidad de decenas de hijos expropiados. Pero un tubo de ensayo no da medallas.

Hebe de Bonafini, una pacata asumida, se dio cuenta de lo que pasaba con la Dictadura cuando recién lo desaparecieron a su hijo en 1977. Se ganó le medalla de “heroína” por reclamar por la aparición de su hijo dando vueltas en la Pirámide de la Plaza de Mayo. Reclamar. Y fue ascendida a General de los Derechos Humanos durante el alfonsinismo, dando entrevistas de su heroicidad en tiempos de plomo, siendo funcional a la teoría de los Dos Demonios. Reclamaba, no combatía, no era una “BDT” (Banda de Delincuentes Terroristas), como llamaban a los guerrilleros. Era una mujer que pedía.

A partir de llegar a “Heroína”, pese a que como dijeron “el dolor no da derechos”, Hebe se dedicó a decir cuanta barbaridad se le pudiera ocurrir a alguien, llegando al punto de tener un delirio mental, solamente equiparable a Cecilia Pando. Pero, “progre”.

“Héroes” fueron sólo y únicamente a aquellos que enfrentaron a la Dictadura y pusieron su vida en ello. Sea con las armas, sea con la política.

Ya no hablemos de los combatientes guerrilleros que, como dice el payaso de Larraquy, eran unos jóvenes idealistas…confundidos. No es tema de discusión del presente artículo hablar sobre los proyectos por los que luchaban. Sino que luchaban.

Hebe, que siempre fue una recalcitrante gorila, no tuvo pudor con sus Madres de recibir un millón de dólares, enviados directamente por la Conducción de Montoneros, para financiar la campaña de denuncias internacional, la que los fachos llamaron “la campaña antiargentina”. Pese a que puteó a Firmenich toda la vida, ese dinero no tenía mal olor. Pero nunca se hizo cargo. Y lo ocultó. Y acusó a toda la conducción de esa organización de mandar a la muerte a “sus hijos” (esto es la Teoría de los Dos Demonios).

Querida Hebe, mientras tu hijo era torturado y la picana despellejaba su piel, vos sólo te cambiabas las pantuflas para pedir por su vida. Tu hijo, los hijos de las Madres, cargaron un fusil, no una pancarta. Querida Hebe, vos, tu parricida y el pingüino, acusando a la víctima llamada Julio López, se pueden ir bien a la reputa madre que los parió.

Porque a los que no se hicieron cargo, cuando había que hacerse cargo, no merecen ser llamados héroes.

No son más que simples tibios, a los que Dios, vomita.

Así como el Partido Obrero celebra con el macrismo la gesta de destituir a Aníbal Ibarra, Cecilia Pando cuenta que las desapariciones fueron mentira…mentira que vos cargás sobre Julio López.

Qué lástima haber perdido tantos años defendiéndote, querida Hebe. En tu desvarío, terminás siendo indefendible.

Gabriel Martin
Periodista
Buenos Aires, 3 de octubre de 2006.


© (2006) Gabriel Martin
Todos los derechos reservados.
Para reproducir citar la fuente.

. Opiniones
. . Sobre Hamas y la islamizacion del Mundo Árabe
. . La Tiranía Mundial
. . Espíritus demoníacos
. . Un mundo inmundo
. . No alcanzó ni con dos líneas de cuatro
. Ir a la sección: Opiniones

Investigaciones Rodolfo Walsh