Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Opiniones





HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Recordando a nuestros muertos)

 Generar una versión PDF de: (Recordando a nuestros muertos)



ERP - Compañía de Monte Ramón Rosa Jiménez
Recordando a nuestros muertos
Por Luis Horacio Santucho
Publicado digitalmente: 29 de noviembre de 2006

2 de Noviembre del 2006. Día de los Muertos. Anoche, en los cementerios del monte hubo alumbramientos de velas encendidas. Los muertos se reúnen con los vivientes para compartir el tiempo de la semilla, un rito ancestral que se repite todos los años desde todos los tiempos.

Pero, en otros lugares de la ciudad y el campo los vivos siguen buscando sus muertos, esas almas apenadas que buscan una cálida fogata de amor.

Los pueblos mas antiguos de la humanidad honraban a sus muertos como un deber sagrado para establecer el contacto con sus dioses. Los relatos homéricos nos confirman que hasta los combates mas sangrientos se interrumpían para la celebración funeraria y recordemos Antígona desafiando a Creonte para evitar que el cuerpo de su hermano sea depredado por las fieras. Sófocles anunciaba la tragedia humana, pero seguramente jamás se imaginó que pudiera venir acompañada del lodo y la sangre de la ideología capitalista.

Los militares latinoamericanos instruídos en las escuelas norteamericanas comenzaron a perfeccionar la vulneración sistemática de este derecho natural surgido con la humanidad misma: el culto a los muertos.

Los desaparecidos no están, decía el genocida Videla mientras miles de familias buscaban encontrarse con ellos. "Mi hijo está perdido" dijo un campesino santiagueño en los despachos judiciales y ahí está esperando el regreso de su hijo que se fue en un tiempo de zafra con su machete resplandeciente atravesando cañaverales y montañas para hacerse Compañia de Monte Ramón Rosa Jimenez.

Hace más de 30 años que los desaparecidos esperan el mágico ritual de la celebración.

Anoche en un cementerio iluminado por el fuego de almas encendidas, la luna santiagueña se nos acercaba lentamente y ahí estaban todos ellos, amanecidos de amores y amapolas, esperando como siempre el tiempo del Pockoypachaj y la felicidad de los pueblos. NO OLVIDEMOS A NUESTROS MUERTOS PORQUE ELLOS SIGUEN VIVIENDO EN CADA FUEGO ENCENDIDO DE NUESTROS CORAZONES.

PNG - 58.7 KB
Comando de la Compani­a de Monte Ramon Rosa Jimenez - ERP
Luis Horacio Santucho
Santiago del Estero, 2 de noviembre de 2006.


© (2006) Luis Horacio Santucho
Todos los derechos reservados.
Para reproducir citar la fuente.

. Opiniones
. . Sobre Hamas y la islamizacion del Mundo Árabe
. . La Tiranía Mundial
. . Espíritus demoníacos
. . Un mundo inmundo
. . No alcanzó ni con dos líneas de cuatro
. Ir a la sección: Opiniones

Investigaciones Rodolfo Walsh