Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Opiniones





HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (La batalla de Oaxaca )

 Generar una versión PDF de: (La batalla de Oaxaca )



México
La batalla de Oaxaca
Publicado digitalmente: 29 de noviembre de 2006

(Oaxaca, México) Es una zona de guerra. Tropas de la Policía Federal Preventiva (PFP) y de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) tomaron la capital del estado, después de 13 horas de violentas batallas. Y sin embargo, aún no asumen el control, al contrario, da la impresión que fueron cercados por miles de insurrectos y tres mil 600 barricadas.

El saldo preliminar de este día de batalla, es de dos muertos, diez heridos, 50 detenidos, 15 autobuses y otros cuatro vehículos de motor incendiados, un agente de la PFP retenido y el decomiso de una tanqueta antimotines.

Desde las ocho de la mañana de este domingo negro para Oaxaca, cuatro mil 536 efectivos de la PFP apoyados por 120 agentes de la AFI, con chalecos antibalas, mascarillas, armas de asalto R-15, bazucas y bombas químicas, se alistaban con seis helicópteros, 14 tanquetas antimotines con agua y gases pimienta y lacrimógeno, para entrar a la capital del estado.

Desde la XEUBJ "Radio Universidad", la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, la (APPO), hacía un llamado al pueblo para salir a las calles a protestar pacíficamente con flores y pancartas, pero sin confrontar a los uniformados. El llamado fue todo un éxito. Miles de personas se desbordaron por las arterias y levantaron cientos de barricadas, hasta donde nunca se habían instalado. Es una real insurrección social.

"El pendejo de Vicente Fox acaba de dar el banderazo del inicio de la revolución del Siglo XXI", gritaba un enfurecido joven universitario a la columna de policías que avanzaba lentamente sobre la carretera internacional 190, a la altura de San Pablo Etla.

Otra señora les mostraba un crucifijo y una imagen de la Virgen de Juquila con una cartulina que rezaba: "Abascal, juraste por Dios que no ibas atacar, que Dios te perdone".

Otra mujer regalaba flores a los uniformados que permanecían indolentes a la protesta pacífica.

Como parte de esta resistencia, cuatro personas —entre ellas el artista plástico Hugo Tovar y Patricia Jiménez, de la Coordinadora de Mujeres Oaxaqueñas Primero de Agosto, y dos hombres que dijeron ser "pueblo"— se desangraron frente a la columna de la PFP.

A las 13:30 horas, se conoció que por la carretera Oaxaca-Puerto Ángel empezó a avanzar la PFP y la AFI con dos traxcavos que levantaban las barricadas.

Instantes después, se encendieron los motores de los carros antimotines y comenzaron a sonar las sirenas. Los uniformados hicieron tres columnas horizontales. En un momento de desconcierto la gente intentó correr, pero se arrepintió y le hizo frente a la policía; con insultos unos, otros implorando compasión y los más advirtiéndoles que se iban a arrepentir, pues a partir de esa noche, amenazaron, comenzaría la peor etapa de su vida.

Los inconformes lograron contener por unos minutos a los policías, razón por la que los altos mandos optaron por enviar por delante las tanquetas. No contaban con que la gente estaba decidida a morir. Como camicaces hombres y mujeres se acostaron en el asfalto arriesgándose a que los vehículos antimotines los arrollaran. Hubo necesidad de que los propios uniformados los retiraran a la fuerza y las tanquetas arrojaran chorros de agua con gases lacrimógenos y pimienta para enfilarse rumbo a la capital de Oaxaca.

Los cientos de personas se convirtieron en miles. Marchaban al frente del convoy. La gente que arrojaba piedras a los uniformados fue calmada por los mismos inconformes con el gobernador Ulises Ruiz, quienes les recordaban que su lucha es pacífica.

El coraje de la gente se desfogó gritando: "¡Ulises ya cayo, ya cayó!". Otros jóvenes, ancianos y adultos recriminaban a los uniformados, sin embargo, fueron dispersados con chorros de agua.

Pronto, la gente —dando un significado irónico a la presencia de la policía federal en Oaxaca— empezó a agradecer a los efectivos que estuvieran ahí para detener al gobernador Ulises Ruiz Ortiz. Otros, les aplaudían diciéndoles sarcásticamente "este apoyo sí se ve" y con tono mordaz les gritaban "¡avanzar, avanzar en la lucha popular!".

Pero al llegar al crucero de Hacienda Blanca, los policías comenzaron a ver su suerte. Las barricadas, que se hicieron cada vez más monumentales los obligaron a replegarse y tomar otros caminos. Pronto se vieron entrampados por su desconocimiento y envueltos en una revuelta social.

Después de replegarse en San Pablo Etla, la PFP fue a desarmar barricadas, reforzadas por cientos de personas que salieron de sus casas con pancartas en repudio de la incursión de la fuerza pública federal en el estado.

Luego quisieron entrar a Brenamiel, la barricada más grande de Oaxaca. Fue inútil. Una tanqueta intentó entrar a dispersar a la gente aventándoles agua y gas pimienta. Invadió el ambiente, pero no el ánimo de los pobladores caracterizados en esa barricada porque siempre están presentes en enfrentamientos o tomas de dependencias estatales. Son aguerridos y muy jóvenes, incluso niños que no temen aventar piedras o usar machetes para cortar madera para alumbrar las fogatas nocturnas de la barricada.

Cuando los pobladores vieron que la tanqueta los estaba agrediendo, tomaron las riendas de una pipa de agua que circulaba por el lugar y la colocaron delante de la tanqueta, atravesada entre la avenida San Jacinto Amilpas y Brenamiel. Se treparon en ella y comenzaron a aventar piedras hacia la tanqueta, hasta afectarle la pistola desde donde aventaba el agua y el gas.

La resistencia provocó que las tanquetas se replegaran y decidieran entonces llegar al centro de Oaxaca por otro lugar. De cualquier forma no podían pasar por la avenida, pues estaba cercada por traileres, camiones, cables de púas, piedras, entre otras cosas. Era difícil circular por el lugar, pues incluso la misma población lo impedía. Esperaban a la PFP y la recibieron repeliendo su entrada. Portaban cuetes y se defendieron con piedras y palos.

De regreso, la PFP con su valla de policías al frente y en la retaguardia decidió ir al centro por Rivera de Atoyac. Circularon junto al río, donde también encontraron resistencia de pobladores de las colonias aledañas. Avanzaban aventando gas y agua a la gente que corría desesperada ante el temor de que les dispararan con armas de fuego. Ardían los ojos y no se podía respirar, no obstante los pobladores insultaban a los uniformados. De cuando en cuando las tanquetas amenazaban con querer entrar a las colonias.

A su paso, los vehículos oficiales se encontraron barricadas de piedra. En una se atoró una tanqueta y la gente aprovechó el momento para intentar apoderarse de ella. "¡Píquenle las llantas!"; "¡aviénteles piedras!"; "¡tómala!" gritaban algunos. Otras cinco tanquetas aparecieron para destrabarla, mientras la gente le aventaba piedras quebrándole los vidrios. Al final no la obtuvieron, aunque el gas se dispersó más.

Desesperación y tensión se prolongaron en la calzada del Tecnológico, donde se registró un enfrentamiento entre pobladores y policías. Ahí murió el enfermero Jorge Alberto López Bernal, de 35 años. Lo mató el cartucho de gas que se le incrustó en el pecho. Su cuerpo fue trasladado a las instalaciones de Canal 9, del gobierno estatal, donde fue velado cubierto con una bandera de México. La gente le rezó rosarios, mientras se esperaba el arribo de sus familiares.

"Abascal dijo en la Cámara de Diputados que en nombre de Dios no habría represión. Este es el diálogo que quiere Fox y su gobierno. Abascal no conoce a Dios sino al demonio", afirmó una señora que no se identificó por temor a represalias.

Del otro lado del Tecnológico la gente comenzó a bajar de sus comunidades y denunció que una mujer vestida de negro era infiltrada de los priistas. Muy cerca, detrás de la empresa refresquera Pepsi del lugar un joven, Fidel García, fue agredido con arma blanca y posteriormente murió. "Fue un priista" acusaron los pobladores, al tiempo que advertían a la prensa que gente del "Chuky" (Jorge Franco) y Heliodoro Díaz, había ordenado agredir a reporteros y fotógrafos que cubren el conflicto desde hace 160 días. Denunciaron que la policía había golpeado a la gente "y había lesionados".

El camino directo al centro, por avenida Morelos, se veía nubloso por el gas, pero el efecto no impidió a los habitantes seguir apoyando al grado que en el camino salían familias enteras a ofrecer trapos, cubetas con vinagre, refresco o tapabocas a quienes circulaban por ahí. La recomendación para todos era que se cuidaran y ofrecían su ayuda pues rechazaban la incursión de la fuerza pública en su estado.

Al llegar al centro, elementos de la PFP tomaron la zona impidiendo el paso, incluso a reporteros y fotógrafos. En la calle independencia no pudieron pasar ni los que se hospedan en el Hotel San Miguel.

Cerca de ahí se habían incendiado tres camiones, en el entronque de las avenidas Porfirio Díaz y Morelos, Independencia y 20 de noviembre, y Morelos y García Vigil.

Hasta el cierre de esta edición se denunció que dos policías, al parecer de la PFP, habían sido detenidos y quemados en el Puente Valerio Trujado y que 60 policías fueron retenidos en la Agencia de San Martín Mexicana.

De hinojos, con la bandera nacional en alto, con su sangre como ofrenda, un ciudadano se coloca frente a los vehículos de la Policía Federal Preventiva (PFP) para tratar de evitar su paso. No es el único. No lejos de allí, decenas de oaxaqueños se tiran al piso para formar una alfombra humana que evite el avance de las tanquetas que lanzan chorros de agua a presión.

En las calles de la Oaxaca son mujeres, niños, jóvenes, ancianos quienes se enfrentan de manera no violenta a los gendarmes federales. En pequeñas cartulinas escriben: váyanse, no son bienvenidos. Son miles de personas las que usan su cuerpo como única arma para resistir la agresión policial. Han convertido el miedo en rabia, la humillación en dignidad.

En tres barricadas la tensión sube de tono. Hay quienes arrojan palos y piedras. Unos pocos quieren aventar molotovs. Otros más lanzan cohetones. Grupos de jóvenes y pobres urbanos desean enfrentarse con los uniformados. Desde Radio Universidad, voz del movimiento contra Ulises Ruiz, los locutores insisten una y otra vez en enfrentar de manera pacífica la incursión de los gendarmes federales. Paciencia, calma, inteligencia, recomiendan. No caer en provocaciones, insisten. El ofrecimiento gubernamental de un operativo de disuasión limpio y sin contacto se esfuma desde los primeros momentos. Son palabras. La policía arroja gases lacrimógenos, blande los toletes, dispara armas de fuego, catea domicilios particulares, detiene ciudadanos, agrede a periodistas y confisca su material gráfico. Su consigna es avanzar con todo, tomar edificios públicos, borrar las huellas que den testimonio de sus tropelías, hacer sentir su fuerza.

Como en Atenco, el gobierno monta una gran campaña mediática para tapar las atrocidades de sus gendarmes. El secretario Abascal declara que no hubo muertos, que el saldo es blanco. Lo mismo hace el presidente Fox. Pero la voz de los difuntos los desmiente. Los más de 50 detenidos los refutan. Los heridos lo niegan. Otra vez más, como en Lázaro Cárdenas y como en el mismo Atenco, la agonizante administración de Vicente Fox se mancha las manos de sangre. Es la batalla de Oaxaca. Es la revuelta popular más importante en muchos años y el intento de sofocarla por la vía de la represión. En ella está contenida la prefiguración del rumbo que pueden tomar las protestas populares en México. Aunque el poder diga que la incursión busca garantizar la seguridad pública, lo que para él está en disputa ahora es la destrucción de la nueva sociabilidad tejida desde abajo y el sotenimiento de Ulises Ruiz. En cambio, para quienes intergran el movimiento lo que se pelea es su proyecto autónomo, tanto como su vida misma.

La batalla de Oaxaca es un combate en el que el gobierno federal juega sus cartas como siempre, pero el movimiento popular despliega las suyas con imaginación y audacia. Mientras las fuerzas federales se comportan como un ejército de ocupación extranjero engolosinado con las posiciones que ocupa, los oaxaqueños enarbolan centenares de banderas patrias y cantan el Himno Nacional. En la disputa por los símbolos patrios, la gobernación perdió el primer asalto. No bien la PFP tomó el centro de la ciudad y posiciones estratégicas, los ciudadanos levantaron nuevas barricadas a sus espaldas. La gente que desde sus comunidades serranas había apoyado el movimiento baja a la capital del estado. No van a marchar solamente. Los cercados rodean a sus agresores.

En Oaxaca, Vicente Fox está pagando con sangre la alianza política para avalar la toma de posesión de Felipe Calderón como Presidente de la República el próximo primero de diciembre. "Yo no creé este problema", dice el defenestrado mandatario estatal.

El gobierno federal se hizo cargo de la cuenta de las tropelías de una administración local a la que sus ciudadanos repudian. Fox cubrió la factura de Ulises Ruiz a un precio estratosférico. El Partido Acción Nacional solventó el importe de las barbaridades perpetradas por el Partido Revolucionario Institucional. La dimensión de este compromiso puede ejemplificarse muy bien parafraseando la escena final de la obra de Bertolt Brecht Los días de la Comuna, en la cual el aristócrata celebra el aplastamiento sangriento de la Comuna de París de 1871, de la que la sublevación oaxaqueña es hija legítima:

PRIÍSTA (a media voz): Mister Fox, para usted esto significa la inmortalidad. Ha devuelto Oaxaca a su verdadera soberana, México. FOX: México... son ustedes, los priístas, ladies and gentlemen... Por lo pronto, el gobierno federal ha comenzado ya a pagar el precio de la alianza. En varias ciudades europeas se han ocupado consulados mexicanos o efectuado mítines frente a sus edificios. En México las acciones de protesta contra la acción policiaca se han extendido a otros estados y grupos de maestros preparan un paro nacional. Y según afirmó el dirigente indígena Adelfo Regino: a ver cómo le hace ahora Felipe Calderón para ir a Oaxaca.

No hay regreso a la normalidad fincado en el uso de la violencia. No hay forma de sanear el tejido social con la ocupación policiaca. La gobernabilidad requiere de la aceptación de que los gobernados reconozcan la legitimidad de sus mandatarios. Esa aceptación no existe y no vendrá con toletes y botas. Por el contrario, el fermento de la inconformidad se ha esparcido a todos los rincones de la entidad con el nuevo agravio. Si hasta ahora algunos sectores de la sociedad habían permanecido neutrales, el atropello federal los ha obligado a tomar partido.

El acuerdo con la dirección del sindicato magisterial para volver a clases este lunes naufraga. No hay condiciones para hacerlo. La sangre de los muertos está aún fresca y la indignación es enorme. Los maestros que habían aceptado el repliegue se vuelven a movilizar. La presencia policiaca es un agravio inadmisible que ha calado hondo.

La batalla de Oaxaca no termina aún. Por el contrario, la solución al conflicto en la entidad es hoy mucho más compleja que hace unos días y parece más lejana. La frase es trillada, pero inevitable: quisieron apagar el fuego echándole gasolina.

Luis Hernández Navarro
Periodista
Oxaca, octubre de 2006.
La Jornada.

Anexo

Comunicado del comité clandestino revolucionario indígena – comandancia general del ejército zapatista de liberación nacional. México

30 de octubre del 2006.

Al pueblo de méxico:
a los pueblos del mundo:
a toda la otra en méxico y al norte del río bravo:
a toda la sexta internacional:

compañeros y compañeras:
hermanas y hermanos:

Como es de conocimiento público, el día de ayer, 29 de octubre del 2006, las fuerzas federales del gobierno de vicente fox, atacaron al pueblo de oaxaca y a su más digna representante, la asamblea popular de los pueblos de oaxaca, la appo.

Hasta el día de hoy, los federales han asesinado a cuando menos tres personas, entre ellas un menor de edad; dejado decenas de personas heridas, entre ellas varias mujeres oaxaqueñas; y decenas de detenidos que fueron trasladados ilegalmente a prisiones militares. A todo esto se suman los muertos, detenidos y desaparecidos desde el inicio de la movilización que demanda la salida de ulises ruiz del gobierno de oaxaca.

El ataque federal no tiene más objetivo que mantener a ulises ruiz en el poder y destruir la organización popular de los de abajo de oaxaca.

El pueblo de oaxaca resiste. Ninguna persona honesta puede permanecer en silencio e inmóvil mientras todo un pueblo, mayoritariamente indígena, es asesinado, golpeado y encarcelado.

Nosotros, nosotras, las zapatistas, los zapatistas, no callaremos y nos movilizaremos en apoyo al pueblo hermano y compañero de oaxaca.

La comisión sexta del ezln ha consultado ya a la dirección zapatista y se ha decidido lo siguiente:

Primero.- durante todo el día primero de noviembre del 2006, serán cerradas las carreteras y caminos que atraviesan los territorios donde el ezln mantiene presencia en el suroriental estado de chiapas.

En consecuencia, exhortamos a tod@s a que se abstengan de transitar por las carreteras de chiapas ese día y tomen las providencias necesarias para ello.

Segundo.- a través de su comisión sexta, el ezln ha iniciado contactos y consultas con otras organizaciones políticas y sociales, así como con grupos, colectivos y personas de la otra campaña, para iniciar jornadas de solidaridad con oaxaca y convocar de forma conjunta a todo el méxico de abajo a realizar un paro nacional el día 20 de noviembre del 2006.

Tercero.- el ezln hace un llamado a la otra campaña en méxico y al norte del río bravo, para que este primero de noviembre del 2006 se movilice, donde sea posible, cerrando de manera total, parcial o intermitente, real o simbólicamente, las calles, caminos, carreteras, casetas, estaciones, aeropuertos y cualquier medio de comunicación.

Cuarto.- el mensaje que los zapatistas, las zapatistas mandamos y mandaremos al pueblo de oaxaca es uno solo: no están solos, no están solas.

¡FUERA ULISES RUIZ DE OAXACA!

¡RETIRO INMEDIATO DE LAS FUERZAS FEDERALES DE OCUPACIÓN EN TERRITORIO OAXAQUEÑO!
¡LIBERTAD INMEDIATA E INCONDICIONAL A TOD@S L@S DETENID@S!
¡CANCELACIÓN DE TODAS LAS ÓRDENES DE APREHENSIÓN!
¡CASTIGO A LOS ASESINOS!
¡JUSTICIA!
¡LIBERTAD!
¡DEMOCRACIA!

Desde el norte de México.
Por el Comité Clandestino Revolucionario Indígena – Comandancia General del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.
Por la Comisión Sexta del EZLN.

Subcomandante Insurgente Marcos.
México, Octubre del 2006.


© (2006) Luis Hernández Navarro
Todos los derechos reservados.
Para reproducir citar la fuente.
. Opiniones
. . Sobre Hamas y la islamizacion del Mundo Árabe
. . La Tiranía Mundial
. . Espíritus demoníacos
. . Un mundo inmundo
. . No alcanzó ni con dos líneas de cuatro
. Ir a la sección: Opiniones

Investigaciones Rodolfo Walsh