Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Opiniones





HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Argentina no puede seguir exportando crudo y derivados)

 Generar una versión PDF de: (Argentina no puede seguir exportando crudo y derivados)



Argentina no puede seguir exportando crudo y derivados
Publicado digitalmente: 30 de noviembre de 2006

Además del abandono de la inversiónen exploración, una característica distintiva del modelo petrolero neoliberalque se conformó en Argentina desde la desregulación y privatización del sector,es la marcada orientación exportadora del mismo.

Con el modelo estatal, centralizado, con YPF, la producción había estadoorientadaa la satisfacción de lasnecesidades internas, de modo de que el país no dependa de los vaivenes de losprecios internacionales del petróleo. De ese modo nuestro país pudo sortear lacrisis energética y económica que significaron los aumentos de los preciosinternacionales del petróleo que se produjeron a principios de las décadas del70 y del 80. Con enormes dificultades y contra fuertes intereses adversos,nuestro país consiguió con YPF y Gas del Estado, el autoabastecimiento y lasoberanía energética.

Con la desregulación del sector y la privatización de YPF, el Estadoabandonó la dirección de la política petrolera y las empresas trasnacionales-extranjeras y locales- del sector, configuraron una política productivadepredadora-exportadora.

Si partimos de los 23 años de reservas de petróleo que Gustavo Calleja,del grupo Moreno, señala que teníamos en el año 1989, desde entonces y hastadiciembre del 2005 se consumieron casi 650 millones de m3 de ese hidrocarburo yapenas se descubrieron menos de 384 millones de m3. Es decir que el índice dereposición es de apenas un 59 por ciento. Si sólo miramos los últimos 10 años,el índice de reposición de reservas es de un 50 por ciento. Si sólo miramos losúltimos 5 años, este índice cae al 41 por ciento. De este modo vemos como elproblema se va profundizando con el tiempo. De este modo llegamos a unasituación de apenas 8 años de reservas para fin del 2005.

Queda claro el rasgo depredatorio del modelo. Veamos ahora la cuestión delas exportaciones. Tengamos siempre en cuenta que la Ley de Hidrocarburosestablece en su artículo 6 que sólo se podrá exportar los saldos que seproduzcan, es decir “...hidrocarburos o derivados no requeridospara la adecuada satisfacción de las necesidadesinternas...”.

Para ver lo que viene pasando desde la privatización hasta la actualidaddebemos, entonces, considerar no sólo la exportación de crudo, sino también lade derivados, ya que para producir los mismos se utiliza crudonacional.

Elaboración Propia. Datos: Secretaría de Energía.

Podemos ver que las exportaciones de crudo crecen en forma exponencialhasta 1996 para estabilizarse en niveles próximos a los 20 millones de m3. Luegobajan un escalón en 1999 y se estabilizan por encima de los 15 millones de m3hasta el año 2002. Luego se produce una fuerte caída que todavía no se detiene yse prevé para este año (2006) que se exporten apenas unos 4 millones de m3 decrudo.

Además, es importante destacar que la exportación de crudo es negocio de6 empresas que en el 2005 concentraron el 93,3 por ciento deltotal. La anglo-estadounidense PanAmerican Energy encabeza el grupo con el 36,9 por ciento del crudo exportado pornuestro país. Le siguen la estadounidense Chevron (21,4 por ciento), lahispano-estadounidense Repsol (15,3 por ciento), la estadounidense Vintage Oil(8,7 por ciento), la local Tecpetrol -de Techint- (5,8 porciento) y la estatalbrasilera Petrobras -incluye participación en CGS- (5,2 por ciento). El 46,3 porciento del total se exporta a Estados Unidos.

La evolución en la exportación de derivados es diferente. A fines deutilizar datos homogéneos vamos a mirar la cantidad de petróleo procesado parala producción de los volúmenes de exportación neta de derivados, es decir,descontados los volúmenes importados. Teniendo en cuenta que en nuestro paíspara producir 1 metro cúbico de derivados se procesan 1,4 metros cúbicos decrudo, la cantidad de derivados exportados netos la multiplicamos por 1,4. Deeste modo llegamos a la exportación “indirecta” de petróleo.

Elaboración Propia. Datos:Secretaría de Energía. *Estimado

Vemos que el crudo destinado a la exportación de derivados cobra mayorimportancia desde los años 1999-2000, para ubicarse entre los 8 millones y 10millones de m3 desde el año 2001 y hasta la actualidad.

Los cuatro principales exportadoresde derivados concentraban en el año 2005 el 92,3 por ciento de ese mercado.Encabeza la hispano-estadounidense Repsol con el 57,6 por ciento -incluyeparticipación en Refinor y Mega-, luego la Inglesa Shell (14,8 por ciento), laestadounidense Esso (12,9 por ciento) y la estatal brasilera Petrobras -incluyePetrobrás Energía y participación en Refinor y Mega- (6,9 por ciento). El 34,7por ciento de las exportaciones de derivados tienen por destino los EstadosUnidos.

Si sumamos los volúmenes de crudo exportado y los volúmenes de crudoprocesado en la elaboración de derivados para la exportación, obtendremos eltotal de crudo extraído para exportaciones del sector.

Elaboración Propia. Datos:Secretaría de Energía. *Estimado

Para el período 1994-2006, el 43,6por ciento de la producción se crudo tuvo destino de exportación. Esto significóque en estos 13 años, se utilizó el crudo necesario para 23 años de consumonacional. Por la exportación de crudo y derivados, se perdieron para siempre 10años completos de petróleo. Cabe recordar que Argentina es un “país conpetróleo” -donde apenas se puede desarrollar una política de autoabastecimiento-y no un “país petrolero” -donde pueda ser normal la exportación delrecurso-.

Si tomamos los últimos 5 años(2002-2006) vemos que se exportó, directa o indirectamente, el 46,3 por cientodel crudo extraído. El quinquenio anterior esta cifra es de 46,6 por ciento. Esdecir que prácticamente se mantuvo constante.

Para el año 2005, el 44 por cientodel petróleo exportado, en forma directa e indirecta, tuvo por destino losEstados Unidos. Además, ocho empresas –las siete primeras son extranjeras-concentran el 92,8 por ciento de este mercado.

De este modo podemos concluir en elcarácter exportador del actual modelo petrolero y resaltar que por cada año defuncionamiento de mismo, se explota el crudo que el país requiere para 1 año y 9meses, lo que constituye una irracionalidad y nos conduce directamente alagotamiento de un recurso natural no renovable y estratégico; problemaprofundizado además por la falta de inversiones en exploración y en eldesarrollo de la infraestructura energética nacional. Se impone como necesidadinmediata la reversión de este proceso depredatorio-exportador: es imperiosoaplicar la Ley de Hidrocarburos para detener las exportaciones de crudo yderivados, ya.

Además,si se aplicara la Leyde Hidrocarburos, se pueden recuperar las áreas de explotación y detener ladepredación,se pueden recuperar las áreas de exploración y recuperar losniveles históricos de reservas de hidrocarburos.Argentina puededesarrollar unapolítica exploratoria sin depender del financiamientoextranjero. Las reservas del Banco Central están llegando a 30.000 millones dedólares, 10.000 millones más de lo que tiene en reservas una economía más grandecomo es la española. Con esos 10.000 millones de dólares excedentes podemosexplorar y desarrollar la plataforma continental, en vez de entregarla a lastrasnacionales.

Argentina debe ir avanzando endirección a la nacionalización del petróleo y el gas, hacia la reestatización deYPF y Gas del Estado para recuperar la renta hidrocarburífera y retomar lasoberanía sobre la política energética nacional.

Diego A. Kofman
Licenciado en Economía de la Universidad Nacional de Rosario.


© (2006) Diego A. Kofman
Todos los derechos reservados.
Para reproducir citar la fuente.

. Opiniones
. . Sobre Hamas y la islamizacion del Mundo Árabe
. . La Tiranía Mundial
. . Espíritus demoníacos
. . Un mundo inmundo
. . No alcanzó ni con dos líneas de cuatro
. Ir a la sección: Opiniones

Investigaciones Rodolfo Walsh