Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Opiniones





HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Una óptica distorcionada)

 Generar una versión PDF de: (Una óptica distorcionada)



Polémica: Triple A y "En defensa del peronismo"
Una óptica distorcionada
Por Mónica Alvarez
Publicado digitalmente: 28 de enero de 2007

El intento de definición del peronismo que esboza Jorge Rachid en su nota “El internismo enfermedad infantil del peronismo” podría ayudar a entender la confusión alrededor del tema para los no argentinos: “El peronismo es la expersión arraigada de la conciencia colectiva del pueblo argentino, sea peronista o no.”. Lamentablemente no lo desarrolla.

Por otro lado, Enrique Oliva, contribuye a la confusión al preguntarse si los ataques contra Isabel no son un intento de ir contra Perón. Son estas situaciones las que hacen que fuera de los argentinos, nadie entienda el potencial de la alternativa social y política del peronismo. En todo caso, tanto el uno como el otro hacen un análisis muy superficial de los sucesos que llevaron al golpe del ’76.

Otro punto débil es que pareciera que peronismo es sinónimo de Perón, sin tomar en cuenta su formación, su desarrollo y que la historia no se estanca y que no se diferencia entre el Movimiento y el Partido, pese a que este último lleva un nombre distinto al de su fundador. Como su nombre lo indica, el Movimiento es amplio por necesidad; en él conviven todas las tendencias, derecha, centro e izquierda; trabajadores, burguesía y militares. En el Partido no aunque en la práctica no tiene importancia en los primeros tiempos ya que es en el Movimiento donde reside la fuerza de Perón.

La concepción de “comunidad organizada”, la bandera social, la pertenencia inajenable de los recursos naturales del país y su impulso a la industria nacional son las bases hitos de la doctrina peronista de los dos primeros períodos presidenciales y también lo que favorece el golpe del ’55. Para ello baste leer el párrafo undécimo del documento de la CIA, que data de 1954 y caratulado “Probables desarrollo en Argentina”(1)

Y si bien, dentro del país hubo en ese momento elementos de derecha y de izquierda que torpedearon el desarrollo, éstos fungieron de peones a los intereses extranjeros y no una vez sino dos (1955 y 1976). A la persecución de los primeros años le sigue una época rica en intercambios de mensajes y mensajeros que tuvieron siempre el objetivo de evitar la desaparición de la figura de Juan Domingo Perón del ruedo político.

Se tiende a olvidar que la política es un juego de alianzas estratégicas no permanentes. Cada uno de los participantes puede cambiar sus rumbos cuando vientos mejores soplan desde otro norte. Tampoco hay que olvidar que los mensajeros son sólo eso y, por sobradas razones, no se escogen entre aquellos que puedan llegar a levantar vuelo propio y que pueden ser sacrificados cuando dejan de ser útiles o cuando su muerte es lo que hoy se llamaría “un daño colateral”.

Una mención especial para el pueblo que sí se identificaba con Perón es que en la lucha por el regreso, también fueron modificando el concepto de justicia social hacia un nivel que se escapaba de la comunidad organizada. Perón se apoyo en quienes abrazaban esta ampliación de su ideología como otra de las tantas alianzas que hiciera desde 1955 siempre con el convencimiento que los “viejos” lo ayudarían a mantener a raya a los “imberbes”. Pero había corrido mucha agua bajo el puente y muchos de los viejos eran los progenitores de los jovenes y de sus discusiones había salido éstos.

Ahora bien. La historia de Perón terminó con su muerte en junio de 1974, pero su liderazgo había declinado antes de su muerte. Como ejemplo, la balacera al mejor estilo de ranchera mejicana a su llegada a Ezeiza, la creación de las AAA, los Serpios y la Lealtad.

Lo que se pudiera decir o hacer contra Perón terminó allí. Que su compañera de fórmula, su mjuer, María Estela Martinez o como se la conocía Isabel, continuara como presidenta interina a su muerte, expuso muy crudamente que el alumna distaba mucho de estar a la altura de su maestro. Ello no quiere decir que firmara sin conocimiento de causa o que otros tomaran decisiones por ella.

"Isabel no es Peron, es Lopez Rega, es Traicion!"Por las razoznes que fueren, se ha dado un paso más en pos de identificar y sancionar a los culpables de delitos de lesa humanidad, hayan sido estos cometidos por los militares o por agentes del gobierno civil derrocado.

Jorge Rachid y Enrique Oliva coinciden en que lo que está oculto en ello es el “hay que matar a Perón”. Habría que preguntarse qué es lo que en realidad se persigue con esta movida judicial; está claro que el peronismo como tal ha dejado de existir. De ello se han encargado los “peronistas” electos que han desarrollado políticas totalmenten contrarias a la doctrinaria de primera hora.

También se podría acordar, que esta última movida judicial es una forma de marcar distancias entre las distintas facciones dentro del Partido Justicialista.

Lo que si se puede decir es que Isabel Perón no es una pobre víctima. Como todo presidente derrocado fue arrestada. Pero salió viva y pudo viajar a España cosa que no pueden decir los que están enterrados en lugares desconocidos.

Si hoy se la cita por su presunta participación en los crímenes de las AAA, no hay que buscar causas extrañas a un proceso iniciado ya antes de la muerte de Perón. Si digo “presunta participación” es porque hasta que no se demuestre lo contrario se es inocente. La edad avanzada no debe ser utilizada como excusa para no afrontar la responsabilidad de las acciones realizadas.

Lo peor que pasó con ella y, a través de ella con todos los argentinos, fue el desconocimiento de cosa juzgada con la complicidad de la maquinaria judicial. Si fue una maniobra conciente o solamente estúpida de la Junta, el resultado fue el mismo: se aumentó la conciencia de indefensión de la población.

Lamentablemente Isabel Perón pasará a la historia por su incapacidad para reemplazar a un líder viejo que aún enfermo y luego muerto, convocaba multitudes.

Mónica Alvarez
Periodista y escritora
Estocolmo, 28 de enero de 2007.

“La Revolución Peronista, en el nombre de la “justicia social, la independencia económica y la soberanía política” implicó muchos cambios políticos, sociales y económicos que probablemente perduren aún más que al propio Partido Peronista y sus líderes. Perón ha acumulado su poder político a través de la redistribución del ingreso en beneficio de los trabajadores y por la asistencia directa al crecimiento de la industria. El Estado asumió un rol dominante en la vida económica y política de la Nación. El peronismo a tomado parte de ideologías extranjeras, incluyendo el fascismo y el marxismo, y enfatiza el ultranacionalismo, la industrialización, la importancia política y social de la clase trabajadora, y el papel del Estado como benefactor social” CIA, NIE 91-54, 02/03/1954


© (2007) Mónica Alvarez
Todos los derechos reservados.
Para reproducir citar la fuente.

. Opiniones
. . Sobre Hamas y la islamizacion del Mundo Árabe
. . La Tiranía Mundial
. . Espíritus demoníacos
. . Un mundo inmundo
. . No alcanzó ni con dos líneas de cuatro
. Ir a la sección: Opiniones

Investigaciones Rodolfo Walsh