Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Opiniones





HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Gran Hermano)

 Generar una versión PDF de: (Gran Hermano)



Gran Hermano
Por Hugo Presman
Publicado digitalmente: 16 de febrero de 2007

El juego es tan perverso como atractivo. Dieciocho personas deben convivir, sin conocerse previamente, durante un plazo máximo de 112 días, ignorando todo lo que sucede en el exterior. Semanalmente se nomina a quiénes serán expulsados de la Casa, pero son los televidentes los que deciden vía celular quién de los postulados es el que egresa.

El cuarto oscuro es reemplazado por el confesionario. Es en ese mismo lugar donde el Gran Hermano le pone sus orejas, cual pseudo psicoanalista, para escuchar las cuitas de los conflictuados participantes. Como versión mediática de “1984”, aquél libro de George Orwell, como replica televisiva de la película “Truman Show”, Gran Hermano va por su cuarta versión en la Argentina.

El juego involucra sentimientos (los grupos que se conforman de acuerdo a las afinidades y simpatías) con el hecho que solo uno gana el premio de cien mil pesos, por lo cual se tiene que eliminar los restantes compañeros sean ellos “amigos” o “enemigos”. Eso da lugar a alianzas circunstanciales, traiciones reiteradas, movidas de piso, amores furtivos, hipocresías, arrepentimientos, problemas de conciencia, desparpajo, mezquindades, en definitiva un pequeño laboratorio de la vida sujeta a las cámaras las 24 horas.

Es un microcosmos que reproduce la convivencia, el éxito y el fracaso en el sistema capitalista.

La comida está asegurada, pero su cantidad sujeta a prendas que de perderse, significan una quita, a veces importante, en el presupuesto semanal. En este aspecto parece una norma extraída de lo que se conoció como el socialismo real.

El verdadero ganador es Gran Hermano, que es él que determina las reglas del juego y se queda con las ganancias.¿Les recuerda a la realidad?

Con un presupuesto reducido, obtiene rating importantes, lo que le permite vender publicidad a precios siderales. A su vez, como las historias de los protagonistas atraen, los avatares de las mismas, son tratadas en diferentes programas de otros canales. Las votaciones, vía celular, es una fuente adicional significativa de ingresos.

Aparte de los aspectos de fisgoneo, tal vez inherentes a la condición humana, el juego tiene todos los ingredientes de la sobrevivencia en el capitalismo.

El público opta sobre lo que un número minúsculo nomina. Un parecido notable con las internas partidarias. Y a su vez, menos autoritario, que la elección por algún dedo.

Quien no nomina se autonomina para salir de la casa. Una forma consciente de reflejar otra inconsciente: quien se desinteresa por la política esta sujeto a soportar las consecuencias de su apatía. Y quién se interesa debe padecer las consecuencias de las trenzas, de la alteración de las reglas de juego, del peso del dinero y del poder. El juego está armado como reflejo de la competencia en la sociedad. La permanencia es a costa de los otros. Y eso establece la necesidad de las vinculaciones hipócritas e interesadas. Pero a su vez, esa competencia sujeta a todas las trampas y deslealtades es presentada como el modelo deseable, como “los méritos” que hay que hacer para alcanzar “el éxito”.

Mientras dieciocho personas se encierran para tratar de ganar un premio relativo, el dueño del juego embolsa millones. Mientras dieciochos participantes desnudan su intimidad, al Gran Hermano no se le conoce el rostro. A su vez, los objetos del experimento, los participantes del juego, consideran que el premio es la alternativa de máxima, pero hay otras posibilidades apetecibles, como la fama, el reconocimiento público, la esperanza de obtener trabajo en la televisión. Justamente es ese medio el que certifica la existencia real de las personas. Si estás en la tele existís. Sino entras en la categoría de ignoto. Ninguno de los que se levantaron con el premio, consiguieron trascendencia posterior. En cambio, otros, en general mujeres bonitas como Silvina Luna, Ximena Capristo, Natalia Fava, Alejandra Martínez, Pamela David del reality El Bar, consiguieron perdurabilidad más allá de la conclusión del programa. Entre los hombres, Gustavo Conti y Santiago Heredia, de fuerte impacto en el sector femenino. El resto, algunos de los cuales pasaron por distintos programas de televisión, luego se sumieron en el anonimato del que provenían.

Los participantes revelan un lenguaje limitado saturado de la palabra boludo cuya mención forma parte integrante de prácticamente todas las frases. Contradictoriamente o no, cuando salen de la casa, su lenguaje mejora y se convierten en avezados y fluidos analistas del programa. Compuesto por jóvenes de las diferentes franjas de clase media, varios de los estratos cercanos a los menos favorecidos, y alguna que otra excepción obrera, se reflejan los prejuicios tan típicos de los sectores medios vinculados a los gay, a los judíos, y a los inmigrantes de países hermanos. Diego, un joven con antecedentes penales que busca mejorar las condiciones de reinserción en la sociedad, afirmó: “De Chilavert no quiero hablar. Hizo declaraciones en contra de la Argentina, y vino a matarse el hambre a nuestro país”.

El promedio de ignorancia y superficialidad de las conversaciones supera lo imaginado. Uno de los participantes intenta descalificar a un grupo como marxicistas en lugar de marxistas. Otra le intenta explicar que significa el marxismo, dice que lo estudió en sus clases de teatro. Tal vez esté confundida con Groucho Marx. Tal vez sea apenas una minucia de una participante con precariedades culturales, teniendo en cuenta que hay varios partidos, asumidos de izquierda, que muchas veces en sus trayectorias padecieron de iguales confusiones.

Otro, fanático hincha de Newell’s Old Boys, preguntado sobre cual eran sus ideales, luego de sumirse en un dubitativo silencio, balbuceo que su gran objetivo era no ser nunca simpatizante de otro club.

Una recopilación antológica de frases. Y a propósito de antologías. Borges decía con su feroz ironía que “ las buenas las escribe el tiempo, y las malas “Menéndez y Pelayo”.

La política, los problemas sociales, el cine, la literatura, la vida, la muerte, la historia parecen que nunca pueden ingresar a la Casa. Los libros parecen proscriptos. Tal vez dando certeza a una humorada de Julio Bárbaro referida a Ernesto Sabato: “Un escritor que no escribe para un país que no lee”.

Los debates promovidos por Gran Hermano dentro de la casa, en forma de tópicos, son elementales y su tratamiento por los protagonistas es paupérrimo. Los que se hacen fuera de la casa, no supera a los chismorreos de vecinas de barrio, a los que Jorge Dorio intenta darle un delirante e infructuoso tinte intelectual.

Otra vez la realidad se refleja en Gran Hermano. En la Argentina no se debate y cuando se lo hace es en general sobre temas intrascendentes. Más que debatir se hace como que se debate.

Los temas, la agenda la fija Gran Hermano. En la realidad, demasiadas veces la establecen, los medios, que representan intereses económicos concretos.

En Gran Hermano la producción orienta y determina las líneas que permitan mayor rating y ganancias. En el país, hay medios, hay poderes, que establecen como prioritarios lo que a ellos le resulta más conveniente, mientras los enmarcan como los que necesita el país. Si Agustín*, uno de los actuales participantes, maniobró incitando la expulsión de Damián* para crear un posible futuro enfrentamiento que terminará en un final sin rencores, otra pareja televisiva histórica, con más horas en televisión que las 2688 del ganador del juego, como Neustadt y Grondona protagonizaron un reality similar aunque no vendido como tal.

Dos Grandes Hermanos

Bernardo Neustadt cumplía el papel de periodista. Mariano Grondona el de “pensador”. En realidad el primero fue un propagandista que reducía sus pensamientos primarios en impactantes frases publicitarias y el segundo simulaba pensar acompañando sus intervenciones con cierta erudición sobre el origen de las palabras y con cita persistente de los filósofos griegos. La sociedad se rompió, después de muchos años de ser los voceros del establishment y parteros de los sectores golpistas cuando, según Grondona, Neustadt intentó pensar. Según el “ Ratón de la Rotonda” Grondona no soportaba su papel de segundón y reaccionó duramente en cámara cuando desde la Rioja y en compañía de Menem, le sugirió una pregunta. Durante años se mandaron mensajes descalificatorios, apenas cifrados, desde sus respectivos programas. Neustadt diría en un reportaje en Página 12 del 5 de octubre de 1998: “ ...Yo siempre desarrollé una labor de equilibrio notable, de la que estoy orgulloso.....Estuve prohibido por todos los gobiernos.....Yo los veía venir y decía: “ Van a cambiar la estructura económica” Y cuando no cambiaban me prohibían. Así que yo fui coherente. La realidad no fue coherente. ....El periodismo a mí nunca me quiso....Hay colegas importantes, tal vez lo más importantes, que estuvieron en gobiernos militares, fueron profesores de militares, fueron jubilados de privilegio, gracias a esa presencia de los militares. Y hoy son teólogos..... Él ( Mariano Grondona) estuvo siempre a favor de la Guerra ( de Malvinas). Fue la única discusión pública que tuvimos en televisión. Yo estaba en contra de la invasión argentina, que me parecía una locura. Así que tiene toda la razón del mundo para ir, para ser invitado. A mí lo que me molesta es que estos grandes referentes que son universitarios( yo no lo soy) son profesores, pueden invitar a un proxeneta, una prostituta, a la televisión y después dar clase de moral y referirnos a nosotros a la ética. Aquí en Buenos Aires estuvo un pensador como Francis Fukuyama y no lo llevó nadie a la televisión. Pero tengo colegas que presentan Samantha Farjat, a Enrique Haroldo Gorriarán Merlo. Me preocupa que lo que hacen eso sean un referente del periodismo. ... ¿ Por qué no sacan a luz esos currículum? ...¿ Por que se pide perdón a la izquierda? ¿ Por qué no hablan de ser secretarios de Estado en dos gobiernos militares?”

Todas referencias a Grondona. Cuando en el 2006 a Neustadt no lo veía nadie en un canal de cable y Grondona moría por un punto de un rating esquivo y en declive pronunciado, se invitaron recíprocamente y hablaron de su vieja e inalterable amistad, nunca fracturada. Neustadt y Grondona, Damián y Agustín. Las miserias no necesitan del encierro. Ni ser televisadas para ser vistas.

Gran Hermano fuera de la casa

Algunos de entre miles de ejemplos.

JPEG - 25.7 KB
Macri & Carrio: Comedia y Tragedia

Macri visitando y pidiendo precios en un negocio para evaluar el índice al consumidor. Carrió actuando de astróloga y anunciando catástrofes. Kirchner haciendo pases de magia para ocultar los fondos de Santa Cruz. Los empresarios puteando a Guillermo Moreno en privado y sonriendo en público. Lavagna criticando lo que sucedió en el INDEC, parecido a lo que él hizo cuando era ministro. Felisa Miceli y Guillermo Moreno alterando el termómetro y celebrando como un éxito la adulteración. Menem que se presenta como candidato a Presidente en el 2007 con un Partido denominado Lealtad y Dignidad. El mismo que la Cámara de Rematadores y Martilleros debería condecorar porque nadie ha podido superar su ímproba labor rematadora. Ahora resulta que hasta vendió una plaza.

Jorge Baca Campodónico, peruano, funcionario del Fondo Monetario Internacional ha tenido una dura prisión: tres años recluido en el hotel Sheraton de Buenos Aires acusado de presuntos delitos que habría cometido como funcionario del gobierno de Alberto Fujimori La Organización Mundial del Comercio critica los subsidios en Argentina, obviando los multimillonarios de EE.UU y Europa.

Se firma un tratado en Francia, considerando las desapariciones crímenes de lesa humanidad, precisamente en el país donde se originó la teoría de la aplicación sistemática de torturas instrumentada por las tropas francesas en Vietnam y Argelia y adoptado por los gobiernos criminales de América Latina, en los setenta.

El comandante de los paracaidistas franceses en la represión al Movimiento de Liberación Argelino, fue Jacques Massu, durante el gobierno “socialista” de Guy Mollet. Murió nonagenario sin que lo alcanzara ningún tratado sobre derechos humanos.

Nicolás Burns, que ocupa el tercer lugar en el Ministerio de Relaciones Exteriores del gobierno de Bush afirmó, de visita en la Argentina, que EE.UU es el campeón de los derechos humanos. Estaba acompañado de otro funcionario, Alberto González propulsor de las torturas y la abolición de los Tratados de Ginebra sobre prisioneros, implementado por ese país en las cárceles de Guantánamo y Abú Grhaib. Ambos se solazan con la cruzada para aplicar “la democracia” en Irak, país invadido con el pretexto de poseer armas de destrucción masiva que nunca se encontraron. Todo eso a pesar de las dificultades y la obstinación de los iraquíes en no aceptar las mieses de la democracia Americana.

El ridículo no tiene límites. Gran Hermano ha hecho del mundo su casa. Discépolo y Cambalache. La Biblia junto a un calefón. Grondona y Melisa*. Neustadt y Vanina*. Bush y Damián*. Macri y Silvina*.

Los “nacimientos” no se anotan más en el Registro Civil, sino en un canal de televisión.

Gran Hermano

Si no existiera el materialismo dialéctico habría que crearlo. El mundo y Gran Hermano son atractivos. A pesar de sus miserias o tal vez por ellas. Como laboratorio de conductas humanas o como evasión después de un día de esclavitud.

O como dice Sandra Russo: “Lo que atrae de Gran Hermano es, de todos modos, la disposición de cierta gente para poner la cabeza allí donde se la puedan cortar. Es en general gente sin mayores expectativas que las de ligar un laburito en la tele. Para jugar, hay que ejercer cinismo, hipocresía y vileza. Cuantos mayores sean las cuotas de cada ingrediente, más hábil se considera al jugador. Hay que entregar al amigo, nominar al mejor para que deje el camino libre y despedirlo, si se va, con lágrimas en los ojos. Yo no sé, pero todo esto a mí me hace acordar de algo”

Hugo Presman
Periodista
Buenos Aires, 15 de febrero de 2007.

* Participantes de Gran Hermano 4


© (2007) Hugo Presman
Todos los derechos reservados.
Para reproducir citar la fuente.

. Opiniones
. . Sobre Hamas y la islamizacion del Mundo Árabe
. . La Tiranía Mundial
. . Espíritus demoníacos
. . Un mundo inmundo
. . No alcanzó ni con dos líneas de cuatro
. Ir a la sección: Opiniones

Investigaciones Rodolfo Walsh