Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Claves





HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Irán: el conflicto que puede desatar una guerra nuclear)

 Generar una versión PDF de: (Irán: el conflicto que puede desatar una guerra nuclear)


Por donde empiezo?

Irán: el conflicto que puede desatar una guerra nuclear
Por El Equipo
Publicado digitalmente: 1ro de marzo de 2007

La presión sobre Irán no deja de crecer día a día y los fantasmas del evanecente "terrorismo internacional" aparecen en los momentos más propicios para justificar un ataque contra el país musulmán.

El 27 de febrero, el vicepresidente de los Estados Unidos, Dick Cheney se encontraba en Kabul, para presionar por una fuerte ofensiva contra los talibanes, que según el segundo de Bush, "se ha reagrupado".

Lo cierto es que los talibanes nunca se dispersaron y sólo perdieron en el conflicto el corredor que va desde Kabul, la capital afgana, y Kandahar; y los campos petrolíferos, pero manteniendo el control de más del 80% del territorio de Afganistán.

En una visita "secreta", según Washington, a la base más grande de Estados Unidos en Afganistán, en la zona de Bagram, cuando un auto-bomba estalló en su puerta, cuando "nadie sabía" de la presencia del vicepresidente, que salió ileso en medio de un saldo de 23 muertos. Fueron supuestamente los talibanes, dirigidos por el ¿ex? agente de la CIA, Osama Bin Laden, quienes se infiltraron en la CIA y obtuvieron el dato de la hora y el lugar exacto de la visita "secreta" de Cheney.

Días antes Cheney se presentó en Islamabad para reclamar mayores esfuerzos a Pakistán en la lucha contra los talibanes. Lo cierto, es que días antes, Pakistán realizó una prueba nuclear en la frontera con Irán, aunque el dictador Musharraf señaló que la prueba era por el conflicto con la India.

Lo cierto es que el círculo sobre Irán se estrecha cada día más, pese a que asesores militares de los Estados Unidos le comunicaron a la Casa Blanca que debía definir la guerra en Irak en menos de seis meses antes que la catástrofe se vuelva insostenible.

La CIA en Irak coordinó el ingreso de milicias kurdas a Irán, para desestabilizar al gobierno de Mahmud Ahmadineyad, fueron conjuntas con la movilización de otros grupos kurdos desde el sudeste de Turquía, país aliado de los Estados Unidos desde el estallido de la Guerra Fría.

El Pentágono presentó a George W. Bush un plan de ataque a Irán que puede ser desplegado en menos de 24 horas si la Casa Blanca le da luz verde. Estados Unidos, ya desplego dos flotas en el borde del mar iraní, en el Golfo Pérsico.

Mientras tanto, a la par que Gran Bretaña retira a su ejército de Irak, Tony Blair ya envió un refuerzo de 21.500 solados a Afganistán, apostados sobre la frontera con Irán.

Curiosamente, mientras los kurdos invaden el territorio iraní, algo que Washington lo dudaría en catalogar de acto terrorista, el Estado de Israel pidió formalmente a Estados Unidos el permiso para sobrevolar Irak para bombardear Irán.

Con este planteo, Estados Unidos está evaluando la posibilidad de no ser el primer ariete contra Teherán, pero a la vez evalúan lsos escenarios que se desarrollarían en caso que sea Israel quien bombardee en primera instancia a Irán.

El marco en que Estados Unidos formaliza la presión bélica sobre Irán es su desarrollo nuclear y el apadrinamiento al terrorismo internacional. Lo primero es una cuestión soberana de Irán, mientras que en lo segundo, la Casa Blanca se escuda en las declaraciones que el año pasado realizara el presidente argentino Néstor Kirchner, responsabilizando directamente a Teherán por los atentados contra la Embajada de Israel (1991) y la AMIA (1994). Y de paso, el comandante talibán, el mulá Dadullah afirmó el primer día de marzo que Osama Bin Laden, está vivo y goza de buena salud.

Pero el principal punto es el desbalance que puede acontecer tras un ataque sobre Irán, que podría desatar el tan temido holocausto nuclear: todas las potencias involucradas poseen armamento atómico.

1. Israel es la principal potencia nuclear de la región, que desarrolló su programa luego de un robo fraguado, de uranio enriquecido en un buque estadounidense, en 1968, en pleno altamar del Mar Mediterráneo, por parte de un comando del Mossad.

2. Gran Bretaña es la potencia nuclear europea alineada automáticamente con Washington en cada guerra sobre la región de Oriente Medio, y quien patrocinara junto a Estados Unidos, la expulsión de palestinos y la creación del Estado de Israel en 1948.

3. Pakistán desarrolla desde hace más de una década balistica nuclear por el conflicto con la India por los territorios de Cachemira. En la última semana de febrero, Islamabad hizo detonar uno de estos misiles a menos de doscientos kilómetros con la fronterá iraní.

4. Estados Unidos, hegemonía nuclear del mundo, busca una salida "honrosa" de Irak, donde los costos en vida crecen día a día. Por ello, el plan de que sea Israel quien ataque en primera instancia a Irán, y la respuesta de Teherán sobre Israel sería la excusa propicia para ingresar como aliado "forzado por las circunstancias".

5. Rusia, el otro protagonista de la carrera de armamento nuclera que mantuvo la tensión mundial durante casi medio siglo, manifestó que no podría quedarse al margen de un eventual ataque a Irán por parte de los Estados Unidos y se opone fuertemente, por ahora políticamente, a las pretenciones de Washington.

6. Francia, también potencia atómica, es el protavoz de la Unión Europea que se opone a una intervención militar en Irán.

7. China, el gigante asiático que desarrolló su propia tecnología nuclear, tiene a Irán como su principal abastecedor de petróleo y un corte de suministro por causa de una guerra haría colapsar en 24 horas a la principal potencia asiática.

8. India, también potencia nuclear, no está involucrada directamente en el conflicto con Irán, pero en Islamabad temen que en caso de estallar un conflicto con Irán, como aliados de los Estados Unidos, la India aproveche la situación para tomar la totalidad del territorio de Cachemira y se desate un doble frente de guerra entre las dos fuerzas nucleares.

Ocho potencias nucleares, en caso de guerra, no van a utilizar precisamente armas convencionales, máxime cunado se trata de Israel, que por su situación geográfica, precisará realizar una brutal demostración de fuerza.

Ante este panorama, los Estados Unidos abrieron cuatro bases antimisilísticas en el este de Europa: una en Republica Checa, dos en Polonia, y una Hungría. Al mismo tiempo, otra base balística se encuentra en Turquía, otro país aliado a los Estados Unidos, desde donde partieron ya milicias kurdas hacia Irán.

Uno de los temores de Washington es la posible reacción del mundo árabe, que no aconteció tras la invación a Irak.

Israel vuelve a incursionar militarmente en Palestina y Líbano, mientras Estados Unidos enfrenta a la resistencia iraquí encabezada por la mayoría shiíta. Los sunniés, a los que pertenecía el ahorcado Saddam Hussein, es una minoría que no despertaba simpatías en la región.

Pero por debajo de los acuerdos políticos, lo que desvela al Pentágono es que el dictador de Pakistán cuenta con poco apoyo, por no decir nulo, en el país y el principal refugio de los talibanes tras la invasión a Afganistán fue precisamente en Pakistán.

Egipto, Siria, Líbano y Palestina podrían ser arrastrados al conflicto. El más reacio a intervenir es Egipto, pero el gobierno de Mubarak se vio jaqueado por cientos de manifestaciones populares en El Cairo por no prestar ayuda a los iraquíes.

Pakistán se encuentra en una delicada situación ya que Musharraf hará lo que le ordene Washington, pero la mayoría del pueblo paquistaní es el que emigra a Afganistán e Irak para enfrentar a los efectivos estadounidenses y británicos.

Rusia, que si bien no vive su mejor momento económico, mira con alta preocupación los movimientos de Estados Unidos en lo que otrora fuera su área de influencia en Europa Oriental (Bases en Rep. Checa, Polonia y Hungría, más las negociaciones con Ucrania para instalar otra en las narices mismas de Moscú), y en Irak, Afganistán e Irán, según lo manifestó el propio ministro de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov.

Indirectamente, decenas de países se verán involucrados en el eventual ataque a Irán para derrocar a Mahmud Ahmadineyad.

Y lo más preocupante para el mundo es que las fuerzas involucradas directamente en el conflicto son potencias nucleares, por lo que podría desatarse la guerra tan temida desde 1945.

El Equipo
Buenos Aires, 1 de marzo de 2007.



© (2007) El Equipo
Todos los derechos reservados.
Para reproducir citar la fuente.

. Claves
. . El embrollo del TLC
. . Estados Unidos abre nueva base militar en Colombia
. . Colombia: Otro pupitrazo del gobierno en el Senado para aprobar el TLC
. . Campaña de Reporteros Sin Frontera contra Venezuela
. . Estados Unidos y su marcha sobre Moscú
. Ir a la sección: Claves

Investigaciones Rodolfo Walsh