Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Dossiers > América Latina









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Bolivia: la renovación del mapa político)

 Generar una versión PDF de: (Bolivia: la renovación del mapa político)

Bolivia: la renovación del mapa político
Por Niko Schvarz*
Publicado digitalmente: 21 de diciembre de 2004

BOLIVIA amaneció con un panorama político totalmente renovado tras las elecciones municipales (de alcaldes y concejales) del domingo 5. El MAS de Evo Morales surge como el primer partido. Se desploman los tres partidos (MNR, MIR y Nueva Fuerza Republicana) que sostenían al presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, hoy refugiado en Washington tras ser barrido en octubre 2003 por un formidable movimiento popular que enfrentó su sangrienta represión. Otras formaciones de derecha también se desmoronaron, mientras se verificó un auge notable de las organizaciones ciudadanas y de los pueblos indígenas. El MAS de Evo Morales, primer partido

El Movimiento al Socialismo, dirigido por Evo Morales, presentó sus candidatos en 317 de los 327 municipios. Originado en un movimiento campesino en la zona cocalera, y al comienzo constreñido a esa área, el MAS obtuvo apenas 3% de los votos en las anteriores elecciones municipales de 1999. Pero se fue extendiendo. En las presidenciales de 2002 logró 20% de los votos y se convirtió en la segunda fuerza en el Congreso. Ahora alcanza entre el 26% y el 30%, y según análisis coincidentes pasó a ser "el partido con presencia nacional y muy lejos al frente de los demás partidos".El diario paceño La Razón apunta que " el partido de Evo Morales, que no sobrepasaba la frontera rural, en esta ocasión dio el salto y logró concejales en casi todos los municipios el país", tanto en las zonas rurales como al menos en seis de las 10 principales capitales departamentales.

Esto se aprecia en el detalle de la votación en los principales centros. El MAS controlará casi el 30% del Concejo de La Paz, que será gobernado por el reelecto centroizquierdista Juan del Granado, del Movimiento Sin Miedo (MSM), en tanto los tres partidos aliados del gobierno de Sánchez de Lozada fueron desplazados del municipio capitalino. El MAS obtiene el 20% en El Alto, foco de la resistencia a la represión en octubre 2003 y cuyo alcalde reelecto con mayoría absoluta es José Luis Paredes, del Plan Progreso (PP). En Cochabamba, la cuarta ciudad del país, el MAS disputaba la primacía cabeza a cabeza con el candidato de la agrupación Ciudadanos Unidos, y conquistó las alcaldías de los municipios de Sacaba y Quillacollo. Incluso se abrió paso en la conservadora región de Santa Cruz. En síntesis, como señalan algunos cables, la proyección de los resultados de las elecciones municipales muestran al MAS "con una tremenda legitimidad" y su fortaleza electoral le augura la mayor cantidad de constituyentes de todo el país, como partido, en la Asamblea Constituyente de 2005.

La debacle de los viejos partidos

El contraste con los viejos partidos no podría ser más tajante. En los últimos tres comicios municipales había resultado ganador el MNR (Movimiento Nacionalista Revolucionario) de Sánchez de Lozada. Ahora no conquistó ninguna posición importante. Lo mismo aconteció con sus aliados del Movimiento de Izquierda Revolucionaria MIR), sin opción en los principales centros, y con su otro sostenedor, la Nueva Fuerza Republicana (NFR) de Reyes Villa, que sufrió un descalabro incluso en Cochabamba, donde gobernó durante una década. Estos partidos sufrieron un verdadero voto castigo. Otro tanto cabe decir de la derechista Acción Democrática Nacionalista del extinto general Hugo Bánzer (dictador y luego presidente electo) y de la populista de derecha Unión Cívica Solidaria (UCS).

Adviértase además que los alcaldes electos de las grandes ciudades (varios de ellos reelectos, como en La Paz, El Alto, Potosí, Trinidad, Oruro) lo fueron por formaciones locales, sin relación y al margen de los partidos tradicionales.

En suma, se ha verificado una remodelación total del cuadro político. Es una resultante común a las elecciones que en este último período se han desarrollado en una serie de países de América Latina. Quizá el caso más característico sea el de Venezuela, donde Acción Democrática y Copei, que se repartían el poder desde el Pacto del Punto Fijo de 1958 han quedado reducidos a su mínima expresión tras las elecciones regionales del 31 de octubre. También ha variado sustancialmente la correlación de fuerzas políticas en las últimas elecciones chilenas. Y desde luego en Uruguay.

El auge de movimientos ciudadanos e indígenas

Por primera vez, 337 agrupaciones ciudadanas y 62 grupos indígenas tuvieron posibilidad de presentar sus propios candidatos en esta elección boliviana, que se sumaron a los de 17 partidos políticos. Las agrupaciones ciudadanas y de los pueblos indígenas en buena medida tomaron el relevo de los viejos partidos políticos. También en Bolivia todo cambia. El MAS quedó posicionado como opción nacional para la Constituyente de 2005 y las elecciones generales de 2007.


Niko Schvarz nikomar@adinet.com.uy Publicista uruguayo, miembro de la Comisión de Asuntos y Relaciones Internacionales del Frente Amplio. La República el 8 de diciembre de 2004
. América Latina
. . Aprendiendo de Vietnam
. . Fidel Castro y Hugo Chávez realizarán en Montevideo dos actos públicos
. . Preocupación en Estados Unidos por el crecimiento de Evo Morales
. . El momento político de Lula
. . Presidente Carlos Mesa amenaza con dejar el gobierno
. Ir a la sección: América Latina

Investigaciones Rodolfo Walsh