Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Opiniones





HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Se distancian de Washington los militares sudamericanos)

 Generar una versión PDF de: (Se distancian de Washington los militares sudamericanos)



Se distancian de Washington los militares sudamericanos
Por Raúl Zibechi
Publicado digitalmente: 21 de marzo de 2007

La nueva relación de fuerzas en la región está permeando a las Fuerzas Armadas del continente, a tal punto que en varios países han modificado sus tradicionales hipótesis de conflicto. Los militares sudamericanos visualizan ahora que el enemigo no forma parte de sus propias sociedades, como sucedió en el largo y tenebroso periodo en que la doctrina de seguridad nacional avaló golpes de Estado y las fuerzas armadas se especializaron en la represión.

El 2 de octubre pasado, el jefe del Comando Sur, general Bantz Craddock, fracasó en su intento de aislar a Venezuela durante la Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas, realizada en Managua. La mayoría de los ministros presentes tomaron distancia de la ofensiva estadounidense que considera a Venezuela un país “desestabilizador” de la región, y no hubo acuerdo siquiera para establecer una agenda común.

En la segunda quincena de septiembre se realizó al norte de Argentina el “Operativo Hermandad”, en el cual participaron las Fuerzas Armadas de Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela (o sea, Mercosur más Bolivia). En otros periodos, estos mismos países realizaban maniobras militares similares con base en hipótesis que establecían la necesidad de recuperar edificios o zonas tomadas por la guerrilla, o bien la intervención en naciones que vivían momentos de desestabilización por crisis internas. El caso de Haití es el más cercano ejemplo de esta hipótesis.

Sin embargo, los mil 600 efectivos que participaron durante once días en las maniobras manejaron una hipótesis de conflicto totalmente diferente: la recuperación del aeropuerto de la ciudad argentina de Posadas, que cayó bajo control de una potencia extracontinental que lo utiliza para recibir tropas llegadas vía aérea para desplegarlas en la región. Rosendo Fraga, del Instituto Nueva Mayoría, señala que “el único país que tiene capacidad militar para realizar una operación de este tipo es Estados Unidos” y que las maniobras citadas implican “un cambio en las doctrinas militares de la región que cada vez más comienzan a incorporar el concepto guerra asimétrica para resistir la agresión de una potencia militar extracontinental que tiene una capacidad muy superior”.

La primera semana de octubre los jefes de los Ejércitos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Perú, Uruguay y Venezuela participaron en un encuentro en Buenos Aires, donde, según el mismo analista, debatieron sobre las fuerzas de paz y la protección de los recursos naturales, “una hipótesis que se utiliza para ver a Estados Unidos como un eventual oponente, dado el supuesto interés que mostraría en el futuro por controlar las reservas de energía y petróleo”.

Los cambios son profundos. Pero en absoluto sorprendentes: forman parte de la misma lógica que llevó a una comisión oficial de militares brasileños a visitar Vietnam a comienzos de 2005, para conocer de cerca la experiencia de resistencia frente a la superpotencia. En entonces jefe del Comando Militar de la Amazonia, Claudio Barbosa Figueiredo, dijo que “la estrategia de resistencia no difiere mucho de la guerra de guerrillas y es un recurso que el ejército no dudará en adoptar ante una posible confrontación con un país o grupo de países con potencial económico y bélico mayor que Brasil”.

En este contexto pautado, la creciente autonomía del imperio que han adquirido los gobiernos progresistas de la región, no llama la atención que en Washington se hayan encendido las luces de alarma. Y es que el Comando Sur no deja de perder espacios. El último fracaso se registró también a comienzos de octubre, cuando el gobierno paraguayo comunicó a Estados Unidos que a partir de 2007 sus tropas no contarán con inmunidad diplomática, que fue concedida en mayo de 2005 por el parlamento. El aliado más firme luego de Colombia, comenzó a poner condiciones y a tomar distancias.

Para contrarrestar sus crecientes dificultades, la estrategia de Washington parece centrarse ahora en Bolivia. Formando un verdadero coro, la prensa conservadora de la región viene agitando el fantasma de la presencia militar venezolana en Bolivia, a raíz de un acuerdo de cooperación en Defensa firmado en mayo por Hugo Chávez y Evo Morales. El acuerdo prevé la construcción de dos guarniciones militares en zonas fronterizas, pero con base en declaraciones de Evo los medios agitan que se construirán hasta 24 bases, que serían financiadas por Venezuela y construidas por militares de ese país. Pero las especulaciones de los medios van más lejos. Aunque el texto del acuerdo no lo menciona, el diario conservador chileno El Mercurio (8/10/06) sostiene que contempla “el ingreso de tropas venezolanas a territorio boliviano para gestión de crisis y desarme y control de armas”.

La “información” así distorsionada recorre la región con un objetivo preciso: fomentar el clima de inestabilidad en Bolivia en la convicción –real o imaginaria– de que la situación interna del país es “muy inestable”, según los servicios de inteligencia chilenos “consultados” por El Mercurio. Al parecer, se busca fabricar un escenario de aguda conflictividad en el país andino, azuzando los conflictos sociales, como sucedió en el enfrentamiento entre mineros sindicalizados y cooperativistas en Huanuni, con un saldo de 21 muertos, o bien impulsando el separatismo regional de los cuatro departamentos “rebeldes”, encabezados por Santa Cruz, donde reside una poderosa oligarquía capaz de poner en dificultades al gobierno de Evo. Por ahora no son más que intentos desestabilizadores de escaso vuelo. Salvo que algún gobernante de la región –el candidato ideal es el peruano Alan García– se sume a la estrategia de fabricar crisis, fomentada por Washington en Venezuela, con la esperanza de crear equilibrios más favorables al imperio.

Raúl Zibechi
Periodista
Buenos Aires, 21 de marzo de 2007.
Fuente: Question Latinoamericana



© (2007)Raúl Zibechi
Todos los derechos reservados.
Para reproducir citar la fuente.
Publicado originalmente por Question Latinoamericana

. Opiniones
. . Sobre Hamas y la islamizacion del Mundo Árabe
. . La Tiranía Mundial
. . Espíritus demoníacos
. . Un mundo inmundo
. . No alcanzó ni con dos líneas de cuatro
. Ir a la sección: Opiniones

Investigaciones Rodolfo Walsh