Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Opiniones





HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Si Walsh viviera…)

 Generar una versión PDF de: (Si Walsh viviera…)


Circular del Partido Montonero comunicando el asesinato del militante Rodolfo Walsh

Si Walsh viviera…
Por Gabriel Martin
Publicado digitalmente: 25 de marzo de 2007

Ya pasaron 30 años de la ausencia de Rodolfo Walsh, desaparecido por una patota conjunta comandada por los marinos de la Escuela de Mecánica de la Armada. Por todo el país se están realizando mesas redondas para exponer su calidad literaria, actos en su memoria por su compromiso “social”, y especiales sobre su implacable pluma periodística.

Mientras, se esquiva hasta lo impensable el compromiso político revolucionario de Rodolfo Walsh.

Decenas de agrupaciones políticas de izquierda se bautizan con su nombre, por revolucionario, pero lo tratan como lo que nunca fue: una patrulla perdida. Walsh, fue cualquier cosa menos un vanguardista pelotudo que era incomprendido. De hecho, por el contrario, Walsh era todo menos un delirante. Su extremada capacidad de cálculo creció a la par de su habilidad para calcular una decena de movidas en su pación por el ajedrez.

Como los falsos héroes de la autodenominada “izquierda”, tradicional peón al servicio, conciente y/o inconciente de la oligarquía, la bandera de Walsh. Así lo hacen también con el rostro del Che, estampado en serie como la producción de los muñecos de Mickey Mouse.

Así, por ejemplo, el MST se arroga el “walshismo”, como si el propio Walsh hubiese lanzado una doctrina política propia que fue tomada por su hija Patricia, y por ende, la agrupación trotskista considera que si Walsh viviera, obviamente sería trosko.

Esta “inteligentzia” de la izquierda banal-bananera, no hace otra cosa que escupir sobre el rostro de Walsh, y lanzar heces sobre las convicciones políticas de aquel militante político, que además, fue escritor.

Para refutar esto y reposicionar a Walsh como si fuera un souvenir sobre un estante, cuando tienen que ingresar a la lid sobre el posicionamiento político de Rodolfo Walsh, apelan a los documentos que Rodolfo Walsh escribió a la conducción de Montoneros, poco tiempo antes de su desaparición.

Así, Walsh “había roto” con Montoneros, dicen. En una nueva demostración de la incapacidad de lectura y la práctica de la interpretación post mortem de los falsos exegetas.

No se debería esperar menos de los que se llaman “herederos del leninismo”, cuando nunca dejaron a Lenin en paz, esto es, leer lo que dice en vez de interpretar lo que Lenin dijo de modo tan simple como “sujeto + verbo + predicado”.

El revolucionario ruso, cuando se refirió a las condiciones de las revoluciones en los países periféricos, otorgó al pensamiento revolucionario la más importante actualización que tuvo el marxismo. De la contradicción “proletariado vs. Burguesía”, del recetario marxista, Lenin (uno de los poquísimos marxistas que llevaron el pensamiento de Marx a los hechos) advirtió que las leyes sociales no son iguales en todo el mundo. Por eso, señaló que la contradicción principal en los países periféricos es “Liberación o Dependencia”. Luego de la liberación, podía plantearse la otra lucha. O en caso de un desarrollo paralelo, la prioridad la tenía la lucha por la liberación nacional, porque aplicando el sentido común, había que golpear juntos, aunque se marchase separado.

En aquellos documentos de Walsh a la conducción de su organización política, critica la desviación formativa de la cosmovisión política de muchos oficiales montoneros. Es decir, pasó al criollo lo que Lenin había dicho: que por lo general, un oficial montonero conocía más la toma de San Petesburgo que los planes de Mariano Moreno o Juan Manuel de Rosas, porque desconocían bastante al gaucho (cualquier duda, consultar el documento en: Documento de Rodolfo Walsh a la Conducción Nacional de Montoneros).

La izquierda vernácula sigue en la misma bobera y como evangelistas de la Iglesia Universal, caminan por la vida diciendo que quieren aplicar el alma del proyecto bolchevique, o el chino, y el marxista, cuando no pasan de “marxianos”. Lo que hay que reconocerles es que, pese al constante fracaso hacia la sociedad, estos tienen la virtud de la perseverancia.

Para estos posmowalshianos, la conducción de Montoneros estuvo integrada por unos hijos de puta “que se rajaron del país”. Ergo: todo militante que partió al exilio, sería también un hijo de puta (salvo que el ducto de salida sea el PC, único partido legal durante la Dictadura).

Entonces:

1. Si Walsh hubiese salido, sería un hijo de puta en vez de mártir.

2. ¿Por qué no explican que el plan de retirar a la conducción de Montoneros fue redactado por el propio Rodolfo Walsh?

3. ¿Por qué tampoco explican que, de ese plan de Walsh, se preservó la memoria histórica sacando a hombres de la cultura, que lejos estaban de ser miembros de la conducción de Montoneros, como Juan Gelman o Norman Brisky?

Walsh estaba tan en las antípodas del pensamiento de la izquierda vernácula, que inclusive cuando hubo una organización trotskista que decidió HACER la revolución en vez de predicarla, el PRT-ERP, la Mario Roberto Santucho y el resto de ese partido estaba en tratativas junto a la conducción de Montoneros para fusionar a ambas organizaciones, Rodolfo Walsh fue el principal adversario para que Montoneros no recaiga aún más en el “izquierdismo”, según develó el propio Gorriarán Merlo, jefe militar del ERP.

En aquellos documentos de Walsh a la Conducción Nacional de Montoneros, la crítica de Walsh a la organización político-militar es más que lapidaria. Pero esa crítica de Walsh, fue para mejorar las perspectivas políticas de Montoneros, mejorar la organización y sus chances. No hay párrafo alguno en que señale una disidencia y ruptura, como procuran vender como pescado podrido el posmowalshismo.

De hecho, Walsh fue asesinado siendo oficial de inteligencia de la organización peronista, Montoneros.

Walsh, cuando se vio rodeado del Grupo de Tareas, sacó una pobre pistola 22 para hacerse matar, para no caer vivo en manos de los torturadores que se desesperaban por capturarlo vivo y darle picana hasta que cante el último dato.

Que la conducción de Montoneros se equivocó fuerte en no hacerle caso, sí. De hecho, lo admiten los propios ex jefes montoneros. Pero a hacerse cargo, que Walsh siguió con “los equivocados” y en vez de proponer un “entrismo” a alguna organización de la falsa izquierda argentina, en aquellos documentos planteó replegarse a la vieja doctrina de accionar de la Resistencia Peronista, esto es, al mimeógrafo y al caño, este último, borrado intencionalmente por Horacio Verbitsky a la hora de lanzar sus críticas.

Por eso, también resulta falsa la premisa de que Walsh ya no tenía donde ir para salvar su vida, porque su subalterno, el propio Verbitsky contó con la posibilidad de partir a Europa por sus medios, y Walsh que disponía de la logística necesaria para ir a cualquier parte del globo, por parte de la organización Montoneros, también tenía un salvoconducto con Cuba gracias a los servicios prestados a la Revolución del Ejército Rebelde.

Para los posmowalshianos, la importancia del Walsh “periodista” está divorciada de su pensamiento político. Y la verdad, es demasiado grande saltar la valla de que Walsh salió a la luz investigando la masacre contra militantes peronistas encabezados por el General Juan José Valle (peronista), que en los ’60, luego de su regreso de Cuba, ingresó a militar en las Fuerzas Armadas Peronistas como jefe de inteligencia, que luego de reunirse con Juan Domingo Perón y Raimundo Ongaro, organizó y dirigió el diario CGT, de la CGT de los Argentinos (peronista); que a pedido del juego pendular de Perón para deshacerse de Vandor escribió aquella investigación conocida como ¿Quién mató a Rosendo?, y que luego entabló contactos para finalmente ingresar a la organización Montoneros, también peronista. Ni hablar entonces, que los poemas “Esa mujer” y “Ese hombre”, se refieren nada más ni nada menos que a Eva Perón y a Juan Domingo Perón. Pobres Codovilla, Ghioldi o Altamira. No tienen quien les dedique un poema.

Que Walsh desconfiara de Perón, tampoco debiera sorprender a nadie, si hasta el más peronista se quedaba tieso por los bamboleos de Perón.

Entonces, por favor, no jodan más a Rodolfo Walsh. No lo decidió quien lo escribe, la futurología es materia de los astrólogos y tarotistas. Fue Rodolfo Walsh quien decidió morir como militante peronista.

Gabriel Martin
Periodista
Buenos Aires, 25 de marzo de 2007.


© (2007) Gabriel Martin
Todos los derechos reservados.
Para reproducir citar la fuente.

. Opiniones
. . Sobre Hamas y la islamizacion del Mundo Árabe
. . La Tiranía Mundial
. . Espíritus demoníacos
. . Un mundo inmundo
. . No alcanzó ni con dos líneas de cuatro
. Ir a la sección: Opiniones

Investigaciones Rodolfo Walsh