Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Dossiers > DD. HH.









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Los mártires de La Casita)

 Generar una versión PDF de: (Los mártires de La Casita)

Desaparecidos
Los mártires de La Casita
Por José Luis Zamora
Publicado digitalmente: 3 de febrero de 2005
Se calcula que se distribuyeron, a lo largo y a lo ancho de todo el país, más de 400.
Fue en la época más oscura que se tenga memoria del asalto al poder institucional por una dictadura de toda la historia de la Argentina y del Cono Sur.
Fueron denominados, con el propósito de ocultar el verdadero uso para los cuales eran empleados con nombres como: “El Olimpo”, “La Escuelita”, “El silencio”, “La Perla”, etc.(1)
Con ello maquillaron las caras siniestras de los represores que vomitaban todo su odio, toda su furia en planificado exterminio sobre miles de personas detenidas clandestinamente. Un genocidio.
Eran los temidos: Centros Clandestinos de Detención.
En los mismos, los asesinos represores de la última dictadura militar cometieron las atrocidades más inimaginables y, no es redundante recalcarlas porque, olvidarlas, sería la injusticia más grande que se pueda cometer en la memoria de las más de 30 mil personas que aún permanecen desaparecidas.
La semana pasada se descubrió en Misiones, la base de una construcción de lo que fue el C.C.D. denominado: “La Casita”.
En realidad, se trataba del Destacamento policial “Mártires”; llamado así por el paso cercano de un arroyo del mismo nombre.
Junto a dos sobrevivientes y familiares de desaparecidos, el juez federal de Posadas: Ramón Claudio Chávez, hicieron reconocimiento del lugar, por primera vez.
En tiempo en que operaban los represores, a los alrededores de dicho destacamento “era pleno campo”, manifestó María Amelia, hermana del ing. Químico desaparecido: Alfredo González. Fue detenido, primeramente, el 24/03/76 en una operación militar denominada “Claridad”. Pasó por las cárceles de Misiones y Chaco. Fue liberado. Luego, dos años más tarde, lo volvieron a secuestrar para hacerlo desaparecer.
Dos testigos afirman haberlo visto en “La Casita”, ellos son: Julio César Caplí y Héctor Montejano. Testimonian que, en el pozo de agua o aljibe -hoy en ruinas- los militares colgaban por sus pies a las personas secuestradas para así provocarles uno de los métodos diversos de tortura que empleaban, denominado: “submarino.”
El CCD, estaba compuesto por una habitación de cuatro por cuatro, una galería y una letrina.
Con la colaboración del Área de Arqueología de la Universidad de Misiones y antropólogos se determinará si en la zona se encuentran restos óseos.
Por ese entonces, Misiones formó parte de la división de zonas en el organigrama definido por la dictadura como Zona D2 junto con Santa Fé, Entre Ríos, Corrientes, Chaco y Formosa. Los jefes de tal jurisdicción fueron los conocidos de siempre: Galtieri, Díaz Bessone y Jáuregui. Mientras que el trabajo sucio estuvo comandado por el Reg. De Infantería de Monte N° 30, en Misiones, a las órdenes de los tenientes coroneles: Héctor Leopoldo Flores, Antonio José Deimundo Piñeiro, Eduardo Antonio Cardoso y Juan Carlos Correa. En esa provincia, cinco CCD fueron denunciados por la Conadep: La comisaría 1°, la D2 Policía de Misiones, la Delegación Policía Federal Argentina, el Escuadrón de Gendarmería Nacional Alto Uruguay y la Escuela para Mudos. Con este último ejemplo, puede verse que no se privaron de nada en la búsqueda de lugares. Será que aprendieron mucho porque ahora no habla nadie.

(1) Ver nota aparte - “La comida de los chanchos.” En exclusividad.
. DD. HH.
. . Gritos sepultados entre cuatro paredes
. . El demandante Bussi
. . Licencia para matar
. . La justicia del garrote
. . Sorpresas... sigue dando la "familia" castrense.
. Ir a la sección: DD. HH.

Investigaciones Rodolfo Walsh