Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Claves









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Acusar a Chavez aisladamente no es una buena política)

 Generar una versión PDF de: (Acusar a Chavez aisladamente no es una buena política)

Traducción exclusiva del "Financial Times" y comentario IRW
Acusar a Chavez aisladamente no es una buena política
"EEUU precisa trabajar más hábilmente, formando alianzas con líderes de suceso, como el brasilero Luiz Ignacio Lula da Silva"
Por El Equipo
Publicado digitalmente: 30 de enero de 2005
Los ingleses, a través de este artículo, nos dicen que no acompañarían una cruzada Norteamericana en Venezuela y que están bastante disconformes con el rumbo que han seguido la políticas exteriores de la administración Bush. Y señalan esto no sólo en lo atinente a Latinoamérica sino también a otras regiones del planeta.

Sin decirlo explícitamente, el artículo ratifica la afirmación del presidente de la República Bolivariana de Venezuela con respecto a Condoleezza Rice -a la que llamó de "analfabeta"- toda vez que en el mismo se describe el desconocimiento de la realidad latinoamericana por parte de la actual administración norteamericana, y como dicha ignorancia induce a la adopción de políticas contrarias a los intereses de las naciones capitalistas centrales.

En esta "pieza" clásica de la retórica del FT (copiando su estilo depurado) se nos explica que el método adoptado por EEUU para deshacerse del presidente Chávez (elegido y refrendado por el voto popular) no es el apropiado ni el conveniente para los intereses ingleses. Por supuesto que en ningún momento se dice que dicho objetivo no sea loable, al contrario, se reafirma una cierta repugnancia por las políticas que propugnan el bienestar de los pueblos y que defienden el patrimonio nacional.

Evidentemente los ingleses vienen por este medio a anunciar que apoyarán tratativas "por detrás" para sabotear el gobierno de Chávez, intentando incluir en dicha tarea a los gobiernos que consideran "afines" en la región (nótese que cita a los de Lula y Lagos, y que no menciona a Kirchner). Este párrafo va destinado a aquéllos que descreen o se mofan de la existencia de políticas conspirativas por parte de los socios imperialistas.

Por otro lado resulta dramático leer con la frialdad que el autor describe el resultado de las políticas "de mercado" en Latinoamérica, y cómo el hecho de que produzcan millones de "excluídos" debe ser tenido en consideración en el futuro, proponiendo que EEUU se envuelva más en los problemas sociales con el objeto de dominarnos mejor, cosa que se ve que hasta ahora no ha sido considerada en la redacción de los Tratados de Libre Comercio (TLC).

Un artículo para coleccionistas...

El Equipo

Acusar a Chavez aisladamente no es una buena política.


Financial Times
por Richard Lapper
Publicado: 29 enero 2005 02:00 | Última actualización: 29 enero 2005 02:00

El líder nacionalista de Venezuela, Hugo Chávez, no es del tipo del que huye de una discusión. Por eso no sorprendió a nadie cuando el último fin de semana respondió a una provocación de Condoleezza Rice con ofensas sexistas a la nombrada secretaria de estado de los estados Unidos. En una pieza de clásica retórica chavista, él llamó a Rice - una académica de altos vuelos antes de embarcarse en la carrera política - de "analfabeta".

Rice había señalado a Chávez para que recibiera un trato duro en las audiencias del Senado de los Estados Unidos, que esta semana confirmó su indicación. Ella dijo que Chávez es una "fuerza negativa" en América Latina, cuya "manera antiliberal" de gobernar estaba "incomodando profundamente" a Washington. Los comentarios de Rice fueron una señal más de que la reciente política blanda de los Estados Unidos en relación con el gobierno radical por-cubano de Chávez puede estar pronta a endurecerse.

En esta semana, autoridades americanas reiteraron su apoyo a Colombia en al disputa diplomática provocada por el secuestro el mes pasado en la capital de Venezolana, Caracas, de un líder guerrillero colombiano, Rodrigo Granda. Granda, que tenía ciudadanía venezolana, era uno de los ocho líderes de las FARC que operaban libremente en Venezuela, ha alegado Colombia.

Además, hubo sugerencias de otras autoridades americanas de que Chávez es considerado el mayor peligro futuro, porque ayuda a fomentar el descontento en Perú y en Bolivia, por ejemplo. Aparte de sus ataques a Rice, Chávez dificultó más las cosas al elegir este momento para diversificar las exportaciones de petróleo lejos de los EEUU, cuyo mercado todavía absorbe más de la mitad de las exportaciones venezolanas. Este mes el gobierno de Chávez inició negociaciones con compañías de Nigeria, de Irán y de China y suspendió las actividades exploratorias de dos compañías de petróleo americanas.

Sería poco feliz, por otra parte, que ese nuevo enfoque sobre Chávez dominase la política americana para una región que ya fue muy negligenciada durante el primer mandato de George W. Bush. El peligro es que la preocupación de las autoridades con Chávez simplifique y personalice los problemas de la región - una tendencia perjudicial ya evidente en otras áreas de la política externa americana, siendo claramente una de ellas la manera como reaccionó Washington al desafío representado por el radicalismo islámico en Oriente Medio. Es fácil culpar individuos y demonizar tiranos por problemas complejos, pero - como los EEUU y sus aliados están descubriendo ahora en Irak - raramente constituye una buena política.

Un cambio de abordaje es urgentemente necesario. Una prioridad inmediata es encontrar una forma de atacar Chávez más seriamente. Censurar al líder venezolano, como hizo Rice este último mes, es como mínimo ineficaz y como máximo contraproducente. Chávez sabe que, por lo menos por ahora, los EEUU precisan del petróleo venezolano. Y mismo que quisiesen aplicar presión militar contra Venezuela, los EEUU están tan involucrados en Irak que tienen su capacidad limitada para ello. Chávez simplemente usa esas declaraciones para marcar puntos políticos, reforzando su popularidad entre los seguidores de base, para los cuales el mensaje antiamericano es atractivo.

Los EEUU precisan trabajar más hábilmente en los bastidores, formando alianzas con líderes de suceso como el brasilero Luiz Ignacio Lula da Silva o el chileno Ricardo Lagos, que tienen credibilidad en todo el hemisferio. Una diplomacia firme y discreta -en conjunto con aliados latinoamericanos que tienen influencia sobre Chávez - tendría mayores posibilidades de generar resultados. Ese tipo de contacto también podría ayudar a los EEUU a tener una visión más realista de la amenaza que Chávez representa para la estabilidad de la región. El hecho es que las FARC están retrocediendo en Colombia y que Evo Morales, el líder de los plantadores de coca de Bolivia y aliado de Chávez y que es considerado una "bestia negra" en Washington, está perdiendo popularidad.

Además, los EEUU necesitan reformular su agenda de largo plazo de un manera más ambiciosa.

La política actual americana está muy concentrada en la liberalización del comercio. El mercado americano ofrece oportunidades reales para empresas latinoamericana. Pero a menos que América Latina no mejore su infraestructura y sus instituciones, muchos serán incapaces de aprovecharlas totalmente.

Fondos de convergencia, en la línea de los establecidos por la Unión Europea, no son políticamente factibles, pero podrían al menos ser experimentados de manera más limitada en el contexto del ALCA, que une EEUU, México y Canadá.

Washington también necesita envolverse más con los problemas sociales crónicos de la región. Parte del motivo del suceso de Chávez es que él consiguió comenzar a atender las necesidades de los pobres urbanos, un grupo que, en toda la región, fue frecuentemente excluido de los beneficios de dos décadas de reformas orientadas al mercado. Los programas de salud y educación venezolanos son extremadamente populares y ayudaron a Chávez a obtener repetidos sucesos electorales. Estos programas -que dependen de los ingresos de la bonanza petrolífera del país y de más de un cuarto de todo el sistema médico de Cuba- no pueden ser fácilmente copiados, ni pueden ser necesariamente mantenidos a largo plazo. Pero remarcan la importancia política de las directrices sociales para conquistar al electorado.

Demonizar a Chávez es un error estratégico. Su reacción a los comentarios de Rice, mismo que inaceptables, eran predecibles. Pero tal es el abordaje simplista e ideológico que los EEUU parecen perseguir. Es un abordaje que probablemente aumentará la inestabilidad y reducirá todavía más la influencia americana en la región.

El Autor es un Editor del FT para América Latina


Traducción: Jorge Alonso
Versión original del artículo:

PDF - 123.8 KB

http://news.ft.com/cms/s/d0d5448c-719b-11d9-9f56-00000e2511c8.html

. Claves
. . El embrollo del TLC
. . Estados Unidos abre nueva base militar en Colombia
. . Colombia: Otro pupitrazo del gobierno en el Senado para aprobar el TLC
. . Campaña de Reporteros Sin Frontera contra Venezuela
. . Estados Unidos y su marcha sobre Moscú
. Ir a la sección: Claves

Investigaciones Rodolfo Walsh