Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Claves









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (FMI presiona por bonistas que no ingresaron en la renegociación)

 Generar una versión PDF de: (FMI presiona por bonistas que no ingresaron en la renegociación)

Canje de deuda externa
FMI presiona por bonistas que no ingresaron en la renegociación
Por El Equipo
Publicado digitalmente: 1ro de abril de 2005

Luego de que el 76 por ciento de los tenedores de bonos defaulteados aceptaran la propuesta de canje de deuda por nuevos títulos con una importante quita, se iniciaron una serie de operaciones de hostilidad al canje. En primer término un fondo buitre pidió incautar 7.000 millones de dólares, medida que fue rechazada por un juzgado estadounidense.

Ahora, el FMI en boca de su más alto funcionario, el titular del organismo Rodrigo Rato, exige a la administración Kirchner una "estrategia realista". El Congreso de la Nación ya había aprovado en febrero una ley que impedía la reapertura del canje de los bonos puestos en la mesa de negociación.

Las declaraciones de Rato, exigiendo que Argentina habra una instancia con una nueva oferta para el 24 por ciento de los bonos que no aceptaron la propuesta.

Tales declaraciones implicarían una nueva presión de un organismo que debe remitirse a lo financiero, sobre la legislación soberana de un país, dado que una nueva instancia debería pasar por encima de la legislación vigente.

No es la primera vez que el FMI presiona por el cambio de la legislación argentina: en enero de 2002, durante la presidencia de Eduardo Duhalde, el gobierno "entregó", la Ley de Subversión Bancaria poniendo a resguardo a las entidades de la banca extranjera que habían protagonizado la fuga masiva de capitales durante el 2001, en total ilegalidad.

También se profundizó la legislación sobre el Trabajo. Las declaraciones del máximo responsable del FMI se dan en un contexto político particular, en el que el ministro de Economía Roberto Lavagna, con la perspectiva exitosa del canje de deuda, comenzó a dar los primeros pasos para despegarse políticamente de Néstor Kirchner y presentarse como un dirigente moderado y creíble para el extranjero, tensando las relaciones en la Casa Rosada.

En tal sentido, Lavagna inició un conflicto tras sus declaraciones negando toda posibilidad de actualización salarial ante la incipiente espiral inflacionaria, impulsada por determinados centros económicos del país. Por otra parte, el gobierno argentino espera una vez más que Washington se pronuncie en favor de la postura Argentina. Para ello, el canciller Rafael Bielsa se reunió con la Secretario de Estado, Condoleezza Rice, para que la administración Bush interceda ante el G-7 y el FMI.

Rice no se pronunció al respecto en un principio, dado que la Casa Blanca pondrá condicionamientos en el apoyo a la Argentina sobre la mesa de negociaciones, ante la llegada de Bush a la Argentina en noviembre próximo.

La semana pasada, ya había acontecido un cruce entre Bielsa y Rice respecto al voto a Cuba, que Argentina mantendría neutral, en vez de condenar al gobierno de Castro, como Washington presiona cada año, con políticas extorsivas. En el marco económico, la suba de la tasa de interes de la FED (Reserva Federal) dirigida por Alan Greenspan, implicó un revés a los fondos que habrían ingresado al canje pero prefirieron mudarse a la seguridad del organismo estadounidense.

Thomas Griesa, el juez estadounidense que frenó en primera instancia la incautación de bonos depositados en el Bank of New York, es un juez que responde directamente a la Casa Blanca. Mientras el fondo buitre que operó ante ese juez, planea la apelación, Griesa tiene en su despacho otros siete expedientes sobre bonos que no entraron al canje, y que representan 20.000 millones de dólares. Griesa ya había fallado contra la Argentina, bajo la presión del G-7 y Estados Unidos en particular, para que Lavagna mejorase la oferta. Una vez que esta se hizo, Griesa falló en favor de la Argentina, por lo que la situación actual plantea un escenario similar: frenar momentáneamente las causas judiciales para forzar una renegociación nueva, en condiciones favorables para los capitales extranjeros. Argentina tiene, además de los 20.000 millones de dólares en bonos no canjeados, deudas por intereses que ascienden a los 7.300 millones con el FMI y 6.500 millones con el Club de París, totalizando un monto de 33.800 millones.

Kirchner y Lavagna esperaban que tras el cumplimiento de superar en 70 por ciento la adhesión al canje, se reabrieran las posibilidades crediticias del país ante los organismos multilaterales.

Pero en tal sentido, el FMI se escudará tras una cláusula del organismo para no emitir nuevos préstamos a países que se encuentran en cesación de pagos. El FMI pone como fecha límite para una nueva oferta, el 16 de abril y la apuesta de Kirchner es que Bush dirima el conflicto, que de ser favorable, exigirá un alineamiento de Argentina con la Casa Blanca.

Clarín 10:18 | ADVERTENCIA DEL TITULAR DEL ORGANISMO El FMI vuelve a reclamar por los bonistas que no entraron al canje En una conferencia en Madrid, Rodrigo Rato reclamó al Gobierno “una estrategia realista” sobre el tema. El titular del Fondo Monetario Internacional, Rodrigo Rato, volvió a pedir a la Argentina por los bonistas que no entraron en el canje de la deuda en default. El español, en una conferencia en Madrid, pidió “una estrategia realista”. Sin embargo, Rato sostuvo que la adhesión del 76% que consiguió el país en el proceso de reestructuración fue "paso importante". En declaraciones que reproduce el diario español El Mundo, Rato también asumió la "inconsistencia" de las políticas del pasado en la Argentina. De esta manera, el Fondo vuelve a relativizar su intención de no exigir al Gobierno la reapertura del canje de la deuda para atender al 24% de acreedores que quedaron afuera de la operación. En el marco de esa política, el Fondo no puede dar préstamos o firmar un acuerdo con un país si considera que no está negociando de buena fe con sus acreedores para superar la situación de mora. Esto implica que no habrá un nuevo acuerdo con el FMI hasta tanto Argentina no defina una estrategia para dar respuesta a los acreedores que quedaron afuera del canje.

. Claves
. . El embrollo del TLC
. . Estados Unidos abre nueva base militar en Colombia
. . Colombia: Otro pupitrazo del gobierno en el Senado para aprobar el TLC
. . Campaña de Reporteros Sin Frontera contra Venezuela
. . Estados Unidos y su marcha sobre Moscú
. Ir a la sección: Claves

Investigaciones Rodolfo Walsh