Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Dossiers > Irak









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (El Año que Vivimos en Peligro)

 Generar una versión PDF de: (El Año que Vivimos en Peligro)

2003
El Año que Vivimos en Peligro
Por Gabriel Martin
Publicado digitalmente: 18 de enero de 2004
Unos dos milenos atrás, se habría decorado a una capital con arcos triunfales y torres conmemorativas. Nada de eso pasa en Washington hoy, aunque su arquitectura gubernamental esté tan fuertemente inspirada a la romana rubricada con el tradicional SPQR. Están buscando el lema para la dinastía Bush.

Prólogo
En el 2003, la primer aventura de Bush II, Afganistán, siguió siendo un foco conflictivo, y más de un funcionario británico o estadounidense admitió que la situación allí está lejos de ser controlable, y las legiones allí enviadas mantienen un tibio velo sobre Kabul y Kandahar, mientras que las rutas son constante blanco de los talibanes que aún no son hallados, ni con los súper aviones allí desplegados, ni con los satélites que la CIA y el Pentágono programan para controlar cada centímetro de la zona. A esto, se le debe agregar que Osama Bin Laden, el hombre más buscado del planeta, sigue pululando entre Afganistán y Pakistán, por lo que la retirada militar no tendría justificativo alguno hasta que no se lo encuentre vivo o muerto. Pero a esto cabe hacérsele otra interpretación. ¿Es seriamente buscado Bin Laden? Osama, adiestrado por la CIA, sigue siendo la excusa perfecta para que Estados Unidos permanezca allí, bastión que al igual que Irak, no piensan abandonar dócilmente. La operación militar, rotulada Justicia Infinita, es de dudosa justicia, pero con certeras intenciones de eternas.

Capítulo I
Marzo. Le llegó el turno a Irak, desviando los titulares de los periódicos dedicados a Osama, por el riesgo del arsenal de destrucción masiva que Saddam Hussein ostentaba de forma silenciosa. Sin importar lo que decidieran los miembros de las Naciones Unidas, como si alguna vez hubiesen importado, Estados Unidos y Gran Bretaña destacaron otras legiones para derrocar al dictador iraquí. No se encontraron ni armas químicas, ni bacteriológicas, ni nucleares. Pero a la fuerza de los dólares, se compraron las voluntades de varios generales y luego del demorado arribo a Bagdad, las legiones tomaron, al menos formalmente, el poder. Mientras comenzaba a mostrarse una férrea Resistencia, y al ruido de los Black Hawk estrellándose en tierra por precarios RPG, Saddam fue capturado en un hoyo, o se entregó, según las últimas informaciones. Otro emprendimiento empresarial del petro-Gabinete de Bush II, lograba su fin, ya no poniendo un gobierno títere, sino un cónsul propio para que gracias a las divisiones étnicas, posponga eternamente la entrega del gobierno de Irak a los propios iraquíes. Los barriles de petróleo que parten al Imperio, bien compensan los 500 legionarios muertos por la Resistencia iraquí, que demostró no depender en nada de Hussein, admitidos hasta mediados de enero de 2004.

Capítulo II
Estados Unidos amenazó a Liberia en forzar un cambio de poder y estabilizar la situación enturbiada por los enfrentamientos civiles, o se destacarían allí otras legiones para controlar la situación. Se suponía que Liberia era uno de los ángulos del «terrorismo internacional» enclavado en África. Finalmente el presidente liberiano renunció y las legiones esperan otro destino, mientras que a punta de pistola, la tensa calma reina en la capital, Monrovia, nombrada así en honor al padre de las doctrinas expansionistas de Estados Unidos, James Monroe.

Capítulo III
Sin capturar todavía a Hussein, el Pentágono y Bush II posaron sus ojos sobre una real potencia nuclear: Corea del Norte. Este país, junto vaya a saber ya cuantos, forma parte del Eje del Mal, y desde Washington decidieron endurecer la posición. Los Halcones de la Casa Blanca querían la intervención, pero como todas las relaciones de cualquier tipo a lo largo de la historia de la humanidad, mediaron las relaciones de fuerza, y una cosa es el mal preparado ejército iraquí, y otra muy distinta sería enfrentar a los norcoreanos, con un fuerte adoctrinamiento político, y con capacidad de respuesta a nivel nuclear.
Estados Unidos movió sus alfiles, no atacó directamente, aunque efectivamente si dispuso en la vecina colonia de Corea del Sur, frescas legiones para mantener en alerta a los norteños.

Capítulo IV
En julio, en la gusanera de Miami, Bush II elevó la voz contra la isla de Cuba, a la que «había que erradicar al dictador al costo que sea». Dado el contexto internacional, la isla caribeña se pertrechó para lo peor, y como no había pasado en décadas, el gobierno de Fidel Castro dispuso todos los operativos para prepararse ante una eventual y potencial invasión desde el norte. La seriedad del caso no está en lo que diga Bush II. Tanto republicanos como demócratas, cuando van a tostar su piel al sol de La Florida, buscan el apoyo de la comunidad cubana prometiendo el peor de los Armagedones contra la Revolución Cubana. Estas brabuconadas no tenían nada de original. Pero la gravedad fue que esta vez la inteligencia cubana concluyó en que el riesgo era serio y real, y se temió lo peor mientras la población era puesta al día para enfrentar, cada uno en el puesto designado, a las legiones que allí podían llegar.

Capítulo V
Al ritmo de la ambición petrolera, Nueva Roma (Washington), amenazó con avanzar sobre Irán, otro miembro abonado del Eje del Mal, para terminar con el régimen islamita que es sospechado de poseer el arsenal nuclear que finalmente Hussein no tenía.
Los legionarios avanzarían desde Afganistán al Este, y desde Irak al Oeste. Pero Irán, luego de semanas de amenazas militares, cedió y accedió a que inspectores enviados desde Occidente vayan a corroborar que el desarrollo nuclear iraní está dedicado a la energía y no a la producción de armamento. Tanto las legiones establecidas al Este y Oeste, permanecieron lidiando con los problemas que las resistencias locales allí presentaban.

Capítulo VI
Volvía a tocarle el turno a Venezuela. Luego del fallido golpe de Estado del 11 de abril de 2002 contra Hugo Chávez, la embajada estadounidense en Caracas fue al ataque financiando la agitación y a la oposición para que alcanzara los requisitos para realizar un referendo revocatorio de la presidencia de Chávez. El primer intento fue abortado, ya que de las ocho millones de firmas presentadas (se necesitan tres millones y medio), un altísimo porcentaje era falso. Ahora financian otro referendo, y de las supuestas cuatro millones de firmas, en realidad no llegarían a poco más de tres millones, aunque el propio Chávez, otro díscolo que posiblemente pase a formar el Eje del Mal, dijo públicamente en México, que la CIA planea asesinarlo. Tal vez en Langley no quieren perder la musculatura de otros tiempos. Para abrir el paraguas alrededor de otro tipo de operaciones en Venezuela, Estados Unidos afirma que Chávez no sólo da refugio a las FARC sino que también las financia. La guerrilla colombiana, cabe recordar, es otro grupo extremista de color marxista, que integra el famoso Eje del Mal.
En el resto de Latinoamérica, Estados Unidos pretendió armar el «Ejercicio Militar Contrainsurgente» en la Argentina, que sería el más grande realizado hasta ahora. El entrenamiento Águila III no se realizó por una fuerte resistencia, pero no implica el cese de los ejercicios del imperio en el continente, especialmente cuando tiene a cipayos como Uribe Vélez en Colombia, y Lucio Gutiérrez en la dolarizada Ecuador, quien en febrero de 2003, dijo en Washington que su objetivo era que «Ecuador sea el mejor aliado e Estados Unidos». En la campaña, este nefasto claudicante, había manifestado su falso latinoamericanismo llamando a enfrentar al «neocolonialismo norteamericano».

Capítulo VII
Y se volvió a Medio Oriente. Cuando los inspectores escoltados por las legiones en Irak no encontraron siquiera una bala con una gota de cianuro, Washington arrojó ligeramente que era casi una certeza que Hussein las había escondido en Siria, otro elemento del Eje del Mal, que extrañamente tiene enormes riquezas petroleras.
No enviaron legiones aún, tal vez porque están demasiado ocupadas con los iraquíes, pero usaron al ariete enclavado en la región, Israel, que no vaciló en comenzar a enviar aviones caza F-16 a lanzar misiles en barrios civiles donde supuestamente viven líderes de Hamas y Jihad. Y las incursiones de Israel no cesan.

Capítulo VIII
Observando la avanzada imperial, Muammar El Kadhafi, buscó rápidamente que Libia no sea foco del alcoholismo violento, imperante en Washington. Ordenó la indemnización a las víctimas del atentado sobre el avión que cayó en Escocia, y abrió sus fronteras a las inspecciones de ADN, sanitarias, militares y lo que sea pretenda la ONU para curarse en sano, ya que, en los años que Hussein no era miembro del Eje del Mal, sino más bien el aliado estadounidense en Oriente Medio, tenía a Libia abonada a las incursiones abiertas y clandestinas de las fuerzas especiales legionarias.

Epílogo
La administración Bush, luego las críticas que recibió por la infructuosa incursión en Afganistán, y que la situación iraquí poco y nada cambió sin Saddam Hussein, respondió con el materialismo histórico: bajó el desempleo y el crecimiento económico es el más alto registrado en las últimas dos décadas, con proyecciones optimistas. Esto bastó para silenciar las suspicacias fronteras adentro.
En apenas un año y medio, Bush II arrasó y amenazó con arrasar con medio Planeta. En lo que resta del 2004, de mantenerse estas condiciones y mirando las elecciones presidenciales de noviembre, evitará inventar nuevas guerras ya que se perfila con grandes chances a la reelección.
Y esto es lo alarmante. Si en poco más de un año, Bush II desplegó semejante desastre, ¿qué puede pasar entonces si consigue credencial por otros cuatro años?

. Irak
. . Rumsfeld dice que los críticos de la guerra no han aprendido las lecciones de la historia
. . Irak bajo tutela
. . Siria, en la mira
. . Irak: mujeres bajo la violencia
. . Extrema tensión en Oriente Medio
. Ir a la sección: Irak

Investigaciones Rodolfo Walsh