Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Claves









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Kirchner:

 Generar una versión PDF de: (Kirchner:

Reproducción de entrevista publicada en "La Vanguardia" y comentario IRW.
Kirchner: "Tengo muchas más coincidencias con Lula de lo que se cree"
Por El Equipo
Publicado digitalmente: 25 de mayo de 2005

Comentario IRW
Entrevista de ’La Vanguardia’

Equipo de Investigaciones 'Rodolfo Walsh'Comentario IRW

Con el canje de bonos en el bolsillo el presidente Néstor Kirchner salió a dar entrevistas a diversos medios en lo que puede ser considerada una ofensiva mediática destinada a reforzar su imágen de cara a las futuras elecciones donde, seguramente, intentará transmitir su popularidad a los candidatos que esten integrados en su proyecto político.
Obviamente nos encontramos ante un presidente que habla para un público "acreedor", que abandona el discurso de barricada y que intenta enternecer al lector describiendo en forma lastimosa la situación en la que debió asumir la presidencia.
Prácticamente se define como un socialdemócrata (y no como un peronista) al equipararse a Zapatero. Deja mucho que desear el "mea culpa" al asumir que "habíamos burlado todas las normas y roto todos los contratos", toda vez que los únicos burlados fueron los ciudadanos argentinos en los últimos 30 años.
Por otro lado es bastante tibia su actitud "latinoamericanista" y se aproxima a Lula y Lagos con un planteo de necesidad mas que de afinidad. Sin embargo rehuye todo tipo de definición con respecto a Chávez y Fidel Castro, hasta con cierto recelo que nos señala que es plenamente conciente del auditorio para el que habla.
En los hechos la realidad es bien distinta, y como prueba baste el proyecto de TELESUR, donde Venezuela (51%), Argentina (20%), Cuba (19%) y Uruguay (10%) han mancomunado esfuerzos para, en forma conjunta, constituir una empresa de televisión destinada a contrarrestar el discurso único. Casualmente de este proyecto no participan ni Brasil ni Chile.

A veces las cosas no son lo que aparentan...

El Equipo

ENTREVISTA a Néstor Kirchner, presidente de Argentina

"España nos ha ayudado cuando estábamos abandonados en el mundo"

La Vanguardia (Catalunya)
por Santiago Palacios, Corresponsal en Buenos Aires el 22/05/2005.
Publicado: 24 de mayo de 2005

Néstor Kirchner no es un presidente fácil. Parco y sobrio para atender a la prensa, parlanchín y eufórico cuando se encarama a una tribuna, resume en una frase la precariedad con que, hace dos años, el 25 de mayo del 2003, llegó a la Casa Rosada. "Todo el poder que tenía era esa llave", y le muestra al periodista la que abre la puerta principal de su despacho.

Kirchner ganó sólo con el 22% de los votos porque el ex presidente Carlos Menem, que había obtenido el 24%, se negó a asistir a una segunda vuelta electoral que, según las encuestas, le iba a ser abrumadoramente negativa. Argentina estaba además sacudida por una formidable crisis económica, en estado de suspensión de pagos, de la que ahora empieza a resurgir.

Kirchner habló algo mas de una hora con La Vanguardia,en la primera entrevista concedida a un medio extranjero. Durante la conversación, tuvo varias referencias a España y una definición clara: "El triunfo de Rodríguez Zapatero fue muy importante para nosotros porque pudimos recomponer rápidamente las relaciones bilaterales. España nos ha ayudado cuando estábamos abandonados en el mundo".

¿Está mejor la economía argentina que la política?

Creo que existe un avance en todos los sentidos. Hay una gran mejora en la comprensión política de la sociedad. Sin esa comprensión, no hubiera podido afrontar estos dos años. Quizás la clase dirigente no está todavía a esa altura. La economía viene creciendo desde hace más de dos años a un promedio del 8%. Hemos bajado la tasa de paro (N de R: desocupación) del 22% al 13,1% en la actualidad. Han aumento los niveles de consumo y bajado los índices de pobreza, aunque no lo necesario. Evidentemente, la economía es un buen motor. Pero todavía no salimos del infierno.

¿Se considera usted un presidente de transición?

En efecto, me toca vivir el fin de una etapa y el principio de otra. Nuestra responsabilidad es renovar la clase política, generar nuevos liderazgos, en todos los órdenes. Creo que el primer mensaje que tenemos que dar al mundo es que nos volvemos un país serio, previsible, que somos capaces de reconstruirnos. Es cierto que la suspensión de pagos nos hizo perder toda credibilidad. Pero estamos saliendo a flote. Hemos hecho un canje existoso de la deuda externa con una quita del 70%.

¿Qué apoyos tuvo en los peores momentos?

Internamente, la sociedad argentina. De afuera hubo varios, aunque era difícil, en nuestras circunstancias, ser fanáticamente defensor de Argentina. Habíamos burlado todas las normas y roto todos los contratos. El apoyo de Brasil nos sirvió, también la actitud prudente y positiva de Washington. Últimamente, Alemania. Otras, Francia, y, sobre todo, el firme acompañamiento de España con Rodríguez Zapatero.

¿Cómo analiza su relación con el presidente del Gobierno español?

Somos amigos, y eso ha ayudado a articular la relación entre las naciones. Compartimos una misma visión de los problemas que enfrentan nuestros países y también del camino que podemos transitar juntos frente a la globalización. Hasta la llegada de Rodríguez Zapatero tuvimos problemas, pero su triunfo significó un cambio de visión de nuestra crisis. Sería injusto, además, si no mencionara la colaboración del rey Juan Carlos. Todo eso le permite a Argentina y a Mercosur ver a España como el mejor canal de acceso a la Unión Europea.

¿No contrasta su optimismo con algunas quejas del Gobierno del PSOE sobre la demora en regularizar la situación de empresas privatizadas de capital español?

Nuestro país ha pasado por un colapso económico e institucional pocas veces visto. Ello generó una crisis social de la que poco a poco vamos saliendo. La magnitud de esa crisis no fue cabalmente entendida por muchos empresarios españoles que reclamaron la intervención del Gobierno español para encontrar respuesta a sus planteamientos. En realidad, lo que no advirtieron es que la sociedad argentina no sólo cuestionó el modo de las privatizaciones sino también las condiciones de ventaja dadas por los contratos de concesión a los inversores. Por esa razón el problema no es sólo el precio de las tarifas. Es tan difundido ese problema que nadie observa la cantidad de inversión española que existe en Argentina por fuera de los servicios públicos y que se desarrolla con prosperidad. Pero tengo la certeza de que en algún momento cercano vamos a encontrar la respuesta a aquellas incógnitas.

¿No teme que las inversiones españolas vayan a Brasil?

No creo. Hay lazos culturales y ahora también políticos muy fuertes entre Argentina y España.Tenemos además oportunidades económicas muy atractivas. Pero hay también reclamos de otra índole.

¿Qué piensa del caso del etarra Liz Iriondo, que reclama España?

Ésta ha sido una decisión de la justicia argentina y es poco lo que podemos hacer. Pero no crea que estamos despreocupados del caso.

¿Lo contrario podría ser una contradicción en un presidente preocupado por los derechos humanos?

No creo que el destino de treinta mil desaparecidos y de cientos y miles de torturados y presos que hubo durante la dictadura pueda ser un problema exclusivamente mío. Estoy convencido que no se puede conseguir una Argentina distinta si no se resuelve con memoria, justicia y verdad la lucha contra la impunidad.

El tema de las fuerzas armadas ya no está en la primera línea. ¿Ha bajado la tensión?

Hay mas de un centenar de militares detenidos que deberán ser sometidos a juicio. Hay normalidad institucional y tranquilidad social. Esto indica que en el país algo cambió. La política que he llevado adelante nunca ha sido contra las fuerzas armadas sino contra los delincuentes que estaban en ellas.

¿Qué se juega en las elecciones parlamentarias de octubre, presidente? ¿Por qué las convirtió en un plebiscito de su Gobierno?

Porque debo sincerarme ante la sociedad. Me ha costado mucho gobernar con el relativo apoyo inicial que tuve. ¿Usted sabe lo que significa en esas condiciones negociar con el Fondo Monetario Internacional, conducir un país con una suspensión de pagos de 170 mil millones de dólares? Necesito salir fortalecido de las urnas para afianzar el rumbo actual que apunta a combatir la pobreza, reducir el paro, reindustrializar a Argentina y cumplir con los compromisos contraídos en el mundo.

¿Por qué a usted se le observa, a veces, más lejos de Lagos y de Lula, y más cerca de Chávez y Fidel Castro?

Son impresiones falsas. Con el presidente de Brasil tengo una excelente relación y muchas más coincidencias de lo que se cree. Lo que ocurre es que siempre la puja comercial entre los países tapa todo. No habrá Mercosur sin un pleno desarrollo interno y una plena integración de las dos naciones.
¿Quién puede discutir además que Lagos conduce la democracia más estable de la región?

No ha dicho nada de Chávez y Fidel Castro.

Yo creo que Venezuela está reconstituyendo su democracia. Así y todo siempre estamos dispuestos a ayudar para garantizar la transparencia de todo el proceso político. Chávez ganó en unas elecciones legítimas, y esto lo he conversado con George Bush. Venezuela le dio además a Argentina una importante ayuda comercial en los peores momentos de la crisis. A Fidel Castro lo conocí cuando vino hace dos años a mi toma de posesión. Cuando tuvimos que condenar los excesos que hubo en Cuba lo hicimos. Fidel Castro tiene su visión del mundo que evidentemente no es la nuestra.

. Claves
. . El embrollo del TLC
. . Estados Unidos abre nueva base militar en Colombia
. . Colombia: Otro pupitrazo del gobierno en el Senado para aprobar el TLC
. . Campaña de Reporteros Sin Frontera contra Venezuela
. . Estados Unidos y su marcha sobre Moscú
. Ir a la sección: Claves

Investigaciones Rodolfo Walsh