Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Claves









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Ejes de la crisis boliviana)

 Generar una versión PDF de: (Ejes de la crisis boliviana)

Ejes de la crisis boliviana
Por El Equipo
Publicado digitalmente: 10 de junio de 2005
La crisis institucional en Bolivia explotó por la extranjerización de los recursos naturales, especialmente los hidrocarburos (petróleo y gas).
El 90 por ciento de los bolivianos no tiene acceso al gas, el recurso más abundante que tiene Bolivia y que el ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada pretendía exportarlo a Estados Unidos vía Chile o Perú.
Del total de la población de Bolivia, el 80 por ciento vive por debajo de la línea de la indigencia total y sobrevive, según cálculos de la ONU con menos de 75 centavos de dólar por día.
Sánchez de Lozada debió renunciar a la presidencia el 17 de octubre de 2004 luego de un estallido social protagonizado por obreros, campesinos, mineros, estudiantes, docentes, comerciantes y jubilados, con más de 200 muertos en las represiones que dispuso.
Lozada renunció a través de una carta que se hizo pública una vez que estaba en vuelo a los Estados Unidos, lugar donde se crió y creció siendo el inglés su primera lengua con evidentes muestras de dificultad para hablar castellano.
El estallido que ocasionó su renuncia tuvo como máximos referentes políticos al líder cocalero del MAS (Movimiento al Socialismo) el diputado Evo Morales, y Felipe Quispe.
Lozada fue sucedido por su vicepresidente, Carlos Mesa, que se comprometió a dar marcha atrás con los planes de Lozada y hacer un llamado a elecciones en un corto plazo, cosa que no hizo y pretendió quedarse en la presidencia hasta el 2007, cumpliendo el período presidencial.
También se había comprometido con las centrales obreras y referentes políticos a llamar a un referendo para que el pueblo boliviano decida el futuro de sus recursos naturales, pero Mesa finalmente no lo hizo y tampoco recibió reclamos de relevancia al respecto.
La crisis reciente desatada que terminó con la renuncia de Carlos Mesa se ocasionó por la nueva Ley de Hidrocarburos, en la que el pueblo boliviano pedía la nacionalización absoluta de los mismos.
De todos modos, la nacionalización propuesta no fue aprobada en el Congreso y se hizo efectivo el proyecto de Carlos Mesa con el apoyo del bloque de Evo Morales.
El eje estratégico de esta ley giraba en torno al proyecto Suramericano de una alianza entre Venezuela (PDVSA), Brasil (Petrobrás) y Argentina (Enarsa), que podría verse frustrada si prosperaba esa nacionalización dado que tanto Venezuela como Brasil ya tenían importantes inversiones en Bolivia.
El estallido reciente reclamaba el llamado a una Asamblea Constituyente para una reforma legislativa respecto a los hidrocarburos y el llamado a nuevas elecciones.
El otro reclamo era el llamado a un referendo nacional sobre la autonomía e incluso secesión del territorio boliviano.
Esta última propuesta es impulsada fuertemente por la región de Santa Cruz de la Sierra, la zona más rica de Bolivia en cuanto a producción de petróleo y gas.
También en esa región están asentados los principales productores de cocaína, que por su poderío económico dispensan dinero para azuzar el separatismo.
Esta idea es vista con buenos ojos por el Departamento de Estado que impulsa en la OEA (Organización de los Estados Americanos) la conformación de una “gendarmería” multinacional que actúe en los territorios de América Latina para prevenir el “narcotráfico y el terrorismo” con lo que lograrían instalarse abiertamente en Bolivia con el Comando Sur.
En tal sentido, mientras los presidentes de la región tratan de avanzar en la integración y conformación de una Unión Suramericana, este escenario en Bolivia haría peligrar sustancialmente el proyecto.
Entre las respuestas a este cuadro hubo militares que se pronunciaron a favor de un Golpe de Estado.
Entre la secesión y el golpismo, Carlos Mesa presentó la renuncia como hiciera hace tres meses, la cual fue negada por el Congreso capitalizando un respaldo político, pero en esta oportunidad el parlamento boliviano acepta la salida del presidente.
La línea sucesoria en el Ejecutivo, ya que Mesa asumió como vicepresidente, continúa con el presidente del Senado, Vaca Diez, del MIR, quien por ahora pretendió retener su puesto en el Ejecutivo hasta el 2007.
Los acuerdos estipularon que para evitar que continúe la crisis social, tanto el titular del Senado presente la renuncia pasando el Ejecutivo al presidente de la Cámara de Diputados, quien haría lo mismo para que asuma la presidencia el Presidente de la Corte Suprema de Justicia.
En esa instancia, la Corte debe obligatoriamente llamar a elecciones en un plazo no mayor a los 60 días.
Finalmente el Congreso se trasladó a Sucre y Vaca Diez (presidente del Senado) y Mario Cossio (presidente de Diputados) renunciaron por lo que el 9 de junio por la noche asumió en el Ejecutivo Nacional el presidente de la Corte Suprema de Justicia Eduardo Rodríguez Veltzé, por lo que ahora se convocará a elecciones anticipadas e un plazo máximo de 180 días.
El diputado del MAS (Movimiento al Socialismo) Evo Morales y el ex presidente Jorge Quiroga serían candidatos a la presidencia de Bolivia en las próximas elecciones nacionales a las que deberá convocar el actual mandatario y titular de a Suprema Corte de Justicia, Eduardo Rodríguez Veltzé
. Claves
. . El embrollo del TLC
. . Estados Unidos abre nueva base militar en Colombia
. . Colombia: Otro pupitrazo del gobierno en el Senado para aprobar el TLC
. . Campaña de Reporteros Sin Frontera contra Venezuela
. . Estados Unidos y su marcha sobre Moscú
. Ir a la sección: Claves

Investigaciones Rodolfo Walsh