Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Dossiers > Irak









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (La soldado England )

 Generar una versión PDF de: (La soldado England )

La soldado England
Por Manuel Alcántara
Publicado digitalmente: 10 de agosto de 2004
La soldado England, célebre en el mundo por las fotos en que se la ve sometiendo a prisioneros iraquíes a torturas y vejámenes afirmó que lo hacía "para divertirse". Ahora pagará los patos por este accionar común por donde la CIA y los marines dejan su huella.
Un testigo de la policía militar de EE UU asegura ante un tribunal castrense que la soldado Lynndie England torturaba a los prisioneros iraquíes «para divertirse». Hay que comprender que dedicarse a la tarea de vigilar cautivos provoca un gran aburrimiento, y más para una muchacha de veintiún años. No es lo mismo que matar enemigos, cosa que siempre resulta gratificante. A la aguerrida chica la destinaron como carcelera a la prisión de Abu Ghraib y se le hacían larguísimas las tardes. Para entretenerse en algo desnudaba a los reclusos y los azotaba o bien les ataba una soga al cuello y les obligaba a caminar como perros y a ladrar. Cualquier cosa antes que verse sumida en el tedio.
Puede perjudicarle esa conducta, ya que a la repulsiva criatura la han convertido en un arquetipo de la infamia y ha pasado de ser una víbora a ser un chivo expiatorio. Quieren hacernos creer que fue la única torturadora que había en la siniestra cárcel de Bagdad y en el glorioso ejército de ocupación. Si fuese declarada culpable, podría ser condenada hasta a 38 años de prisión, pero ya han acudido expertos abogados que alegan en su defensa que ella sólo cumplía órdenes. ¿Qué otra cosa podía hacer cuando la consigna recibida era la de «debilitar física y psíquicamente a los prisioneros»? Está demostrado que mantenerlos hambrientos en sus aglomeradas celdas impidiéndoles dormir es un buen método para que se alejen de su mejor forma. También se sabe que si se les ata una correa al cuello y se les hace andar desnudos, decae bastante su autoestima.
La consigna ahora es salvar a la soldado England, no se sabe si para exhibirla en una barraca o para ponerla de ejemplo de eso que llaman «obediencia debida». Lo que hizo ella lo hicieron centenares de sus valerosos compañeros. Queda muy distante el tiempo en el que la milicia era «una religión de hombres honrados». Tan lejos, por lo menos, como la distancia que hay de Breda a Guantánamo.

El Correo Digital de España - 6 de Agosto de 2004
. Irak
. . Rumsfeld dice que los críticos de la guerra no han aprendido las lecciones de la historia
. . Irak bajo tutela
. . Siria, en la mira
. . Irak: mujeres bajo la violencia
. . Extrema tensión en Oriente Medio
. Ir a la sección: Irak

Investigaciones Rodolfo Walsh