Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar
 
El Equipo
Rodolfo Walsh
Investigaciones
Dossiers
Ideas
Claves
Directorio
Opiniones
Agencia ’ANCLA’
Otros Medios
abc1 Digital
Aportá lo tuyo!!! Tu ayuda es bienvenida...
TELESUR: Nuestro Norte es el Sur...
DIARIOS
La Nación
Clarín
La Prensa
La Razón
La Voz del Interior
Los Andes de Mendoza
Pagina/12
PROGRAMA
Spip
 
  ...tras la huella de los que entregaron la Nación...
 
Noticias breves
Ir a Noticias Breves
Israel clasifica de «hipócritas» las críticas de la ONU
 

Tel Aviv, 31 ago (EFE) - Las críticas de la ONU contra el uso por parte de Israel de bombas de fragmentación al final del conflicto en el Líbano son "hipócritas" y escapan a la realidad, dijo hoy a Efe el jefe de la Oficina de Prensa del Estado judío, Daniel Seaman.

"Las críticas de la ONU son selectivas e hipócritas", disparó Seaman, que remarcó que Israel respetó la legalidad internacional que, dice, "también se aplica a los judíos y al Estado de Israel".

Seaman hizo referencia, con tales comentarios, a las críticas del subsecretario general de Asuntos Humanitarios de la ONU, Jan Egeland, que calificó como "inmoral" el uso de bombas de fragmentación, artefactos que contienen materiales explosivos de menor tamaño y que muchas veces no son detonados, quedando activos en tierra.

El jefe de la Oficina de Prensa dijo que esas bombas no están prohibidas para uso contra objetivos militares. Israel, agregó, no disparó intencionalmente contra una zona poblada, porque fue el grupo libanés chiíta Hezbollá quien decidió lanzar sus ataques contra Israel a partir de allí, y, "según el derecho internacional, cualquier local desde donde se lanza un ataque se transforma en un blanco legítimo y deja de ser región considerada civil", afirmó.

Además de eso, dijo, muchos acostumbran olvidar que fue Hezsbollá que atacó Israel, que "actuó en defensa propia". Seaman lamentó también que aquellos que critican a Israel no destaquen que Hezbollá disparó misiles contra el norte de ese país con la intención de alcanzar civiles.

El portavoz rechazó además las críticas del representante de la ONU al hecho de que estas bombas habrían sido utilizadas sobretodo en las últimas 72 horas de conflicto, cuando se sabia que el cesar-fuego estaba próximo.

Seaman cuestionó el motivo de la "absolución" de Hezbollá aún habiendo disparado en esas 72 horas más misiles que en todo el conflicto contra el norte de Israel. Afirmó que eso prueba la existencia de una política de "dos pesos y dos medidas" en relación a Israel.

Sobre las críticas a la respuesta "desproporcionada" de Israel a la captura de dos de sus soldados por parte de Hezbollá, que fue lo que alegó el Gobierno del Estado judío para la ofensiva, el funcionario respondió que el derecho internacional da a un país la libertad de elegir cual es la respuesta "convencional" que va a dar a un ataque.

Todas estas críticas son una tentativa de pasar una imagen "siniestra de Israel", concluyó Seaman, que aconsejó a la ONU "que se investigue a si misma", porque, cuando Israel salió del Líbano hace seis años, las Naciones Unidas asumieron "ciertas obligaciones" en relación a la seguridad y a pesar de eso Hezbollá pudo crear amenazas en la frontera.

Ya el Ejército israelí respondió a las críticas de la ONU con un breve comunicado en el cual afirma que las "bombas de fragmentación son legales según las leyes internacionales" y que "las Fuerzas Armadas del país utilizan tales municiones de acuerdo con parámetros globales".


Investigaciones Rodolfo Walsh