Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar
 
El Equipo
Rodolfo Walsh
Investigaciones
Dossiers
Ideas
Claves
Directorio
Opiniones
Agencia ’ANCLA’
Otros Medios
abc1 Digital
Aportá lo tuyo!!! Tu ayuda es bienvenida...
TELESUR: Nuestro Norte es el Sur...
DIARIOS
La Nación
Clarín
La Prensa
La Razón
La Voz del Interior
Los Andes de Mendoza
Pagina/12
PROGRAMA
Spip
 
  ...tras la huella de los que entregaron la Nación...
 
Noticias breves
Ir a Noticias Breves
EEUU buscan un papel mayor para China en el FMI
 

Washington, 30 ago (Folha de São Paulo, por Steven R. Weisman del NYT) - En un esfuerzo para obtener la cooperación de China en asuntos económicos internacionales, el gobierno Bush está presionando para que China y otros países en desarrollo tengan más poder en la institución global que ha ejercido un papel central en el alivio de una serie de crisis financieras desde el final de la Segunda Guerra Mundial.
Pero el esfuerzo liderado por Estados Unidos para aumentar la influencia de China en el Fondo Monetario Internacional (FMI) -así como de Corea del Sur, Turquía y Méjico- enfrenta la resistencia de varios países en Europa, que perderían poder para aquéllos que lo ganarían.

Funcionarios del gobierno argumentan que el FMI precisa ser reestructurado para reflejar la fuerza de los países que crecen rápidamente en Asia, América Latina y partes de Europa, para que éstos países tengan una mayor participación en un sistema internacional que ya tiene 60 años y supervisa los problemas potenciales de los inmensos flujos globales de capital y moneda.
"El FMI está durmiéndose en la dirección en una era en que los flujos de capital privado están creciendo en un ritmo sin precedentes", dijo Timothy D. Adams, subsecretario del Tesoro para asuntos internacionales. "El fondo precisa volver a lo básico para lidiar con los problemas del siglo 21."

Adams dijo que China, así como muchos otros países que están desarrollándose rápidamente, está "terriblemente subrepresentada" en el FMI, con una participación menor en cuanto a los derechos de voto que países con economías menores y que están creciendo más lentamente. Estados Unidos quiere que el crecimiento económico y el tamaño de la economía determinen la escala de voz de un país en el fondo.
Las propuestas serán tratadas en una reunión del FMI y del Banco Mundial a fines de septiembre, en Singapur, de la cual participará el secretario del Tesoro americano, Henry M. Paulson Jr.

Al mismo tiempo, el gobierno está pidiendo que China asuma un mayor papel en la promoción de un sistema de comercio global abierto, ayudando a retomar las abortadas negociaciones de comercio patrocinadas por la Organización Mundial del Comercio (OMC).
El FMI, juntamente con el Banco Mundial y el Acuerdo General de Tarifas y Comercio, el precursor de la OMC, surgieron de reuniones realizadas cerca del fin de la Segunda Guerra Mundial en Bretton Woods, New Hampshire.
Ellos fueron establecidos como parte del sistema financiero pos-guerra que aspiraba a evitar la repetición de las crisis económicas del final de los años 20 y años 30 que ayudaron a llegar a la guerra.

China ha merecido atención especial de Estados Unidos debido a la relación difícil del gobierno Bush con el gobierno de Pequín y su deseo para que China se vuelva una "depositaria" en el sistema internacional, como expusieron funcionarios americanos.
Estados Unidos argumenta que China está usando sus vastas reservas de moneda extranjera, obtenidas con los superavits comerciales con Estados Unidos, para intervenir en los mercados y mantener su moneda artificialmente desvalorizada para aumentar sus exportaciones, contribuyendo para la pérdida de puestos de trabajo en el sector manufacturero americano.

Los críticos del gobierno Bush en el Congreso están pidiendo un rechazo de la exigencia de China de obtener más poder en el FMI hasta que Pekín valorice su moneda en relación al dólar.
Pero Adams y otros funcionarios americanos dicen que en vez de limitar la influencia de China en el FMI, ellos quieren aumentar su papel allí y tornar la institución de crédito una monitora más agresiva de la manipulación de la moneda por parte de los países miembros.

"Yo argumentaría que al reestructurar el FMI y dar una voz mayor para China", dice Adams, "China tendrá un mayor sentido de responsabilidad por la misión de la institución".

La propuesta inicial aumenta el peso de los votos de China, Corea del Sur, Turquía y Méjico, así como las cotas -que dan a los miembros el derecho de obtener préstamos en emergencias- es vista por Washington como un "pago de entrada" para futuros cambios que aumentarían el poder de muchos otros países, incluyendo los países productores de petróleo.

Pero objeciones a la propuesta americana vinieron de Bélgica, Holanda y de los países escandinavos, que perderían votos proporcionales para España, Irlanda y otros países que están creciendo rápidamente en Europa. El Reino Unido está al lado de estos países menores en la resistencia a las propuestas americanas, dijeron los funcionarios.

Los europeos también temen que el peso general de Europa en el fondo, cuyo director tradicionalmente es un europeo, podría disminuir. Ellos quieren peso de votos que reconozca la importancia de otros factores, como abertura de las economías y el volumen del comercio entre los países europeos.

Además de eso, algunos países pobres de África y en otras partes del mundo temen que un FMI reorganizado reduciría todavía más su poder ya limitado. Así, el gobierno desea asegurar que cualquier cambio no diminuya los derechos de votación de estos países.

El abordaje americano para el FMI es vista de forma un tanto similar al tipo de cambio deseado para el Consejo de Seguridad de la ONU, donde el poder de veto es mantenido por el club de vencedores en la Segunda Guerra Mundial, que son los miembros permanentes del Consejo: Estados Unidos, China, Rusia, Reino Unido y Francia. Washington desea expandir el número de miembros permanentes para incluir a Japón y al menos un gran país en desarrollo.

Los votos en el FMI son determinados en parte por un sistema de cotas que calcula cuánto un país debe contribuir para el fondo y cuánto puede retirar en prestamos de emergencias. Estados Unidos detenta 30% de la economía mundial pero apenas 17% del sistema de cotas.

Según la propuesta americana, China y otros países recibirían un pequeño aumento en los votos en la fase de pagos de entrada y una participación mayor posteriormente.
Pero ni el aumento inicial y ni los futuros aumentos en la participación de estos países reducirían la participación americana en más que una fracción de punto porcentual abajo de 17%.

Tal distinción es importante, porque 85% de los votos son necesarios para muchos asuntos del FMI, incluyendo enmiendas a los estatutos y mudanza en las cotas. El porcentaje combinado de votos de Europa es actualmente de cerca de 23%, aproximadamente igual a su participación en la economía mundial.
Si más poder fuera dado a los grandes países en desarrolla, Europa perdería votos en el FMI en una cuantidad no especificada.
El Reino Unido está apoyando la preocupación de los países europeos menores porque su ministro de Finanzas, Gordon Brown, es presidente de un comité de ministros de economía y finanzas europeos y está intentando mantener la coalición de países europeos unida como bloque de votación, dijeron funcionarios americanos y europeos.

"La posición americana es una propuesta honesta y decente y todos en la comunidad europea están preparados para avanzar en el asunto", dijo un diplomático europeo. "Pero nosotros precisamos de más carne en los huesos en este momento”. El director gerente del FMI, Rodrigo de Rato, reclama por un aumento inmediato de poder de algunos países, a ser aprobado en la reunión de Singapur como parte del programa de reestructuración de dos años. A inicio de este mes, él dijo: "Es hora de reconocer el aumento del peso económico" de China y otros países.

El fondo tiene US$ 28 mil millones en créditos para 74 de sus 184 países, concedidos a lo largo de los años para evitar quiebras, moratorias y otras crisis. En los años 90, el fondo estuvo envuelto en el auxilio a México. Dos años después, ayudó a rescatar a Tailandia, Corea del Sur y varios otros países asiáticos de la insolvencia. Pero desde entonces hasta ahora, el fondo no ha tenido que enfrentar ninguna gran crisis y muchos receptores de ayuda en los años 90 cuentan con grandes reservas que podrían ser usadas para ayudar a otros países en el futuro. El criterio americano es más alistar a estos países para el mantenimiento de un sistema internacional que para permitir que actúen por cuenta propia.

Pero como el FMI no está enfrentando ninguna crisis recientemente, algunos economistas bromean que con poca cosa para hacer, los miembros del consejo disponen del lujo de pelearse entre si por poder en una organización con una misión mal definida.

Adams dice que el actual período benigno llevó a la complacencia, aún mientras aumentan los flujos globales de capital y el riesgo de futuros problemas. "Conceptualmente, nosotros estamos de acuerdo", dijo con respecto a las negociaciones sobre el gobierno del FMI. "Pero así que usted comienza a negociar los detalles específicos, entonces demora un poco."


Investigaciones Rodolfo Walsh