Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar
 
El Equipo
Rodolfo Walsh
Investigaciones
Dossiers
Ideas
Claves
Directorio
Opiniones
Agencia ’ANCLA’
Otros Medios
abc1 Digital
Aportá lo tuyo!!! Tu ayuda es bienvenida...
TELESUR: Nuestro Norte es el Sur...
DIARIOS
La Nación
Clarín
La Prensa
La Razón
La Voz del Interior
Los Andes de Mendoza
Pagina/12
PROGRAMA
Spip
 
  ...tras la huella de los que entregaron la Nación...
 
Noticias breves
Ir a Noticias Breves
Piden que se eleve a juicio oral el caso por el asesinato de Rodolfo Walsh
 

Buenos Aires, 5 set (Télam) - La ex diputada e hija del periodista, Patricia Walsh, solicitó al juez Sergio Torres que siente en el banquillo a los represores Jorge "el tigre" Acosta y el destituido capitán de la Armada, Alfredo Astiz. En las últimas horas, la Justicia ya sumó varios reveses para distintos represores.

La hija del periodista y escritor Rodolfo Walsh le solicitó hoy al juez federal Sergio Torres la elevación a juicio oral y público de la causa en la que se investiga el secuestro de su padre, durante la última dictadura militar.

Mediante un escrito de 21 carillas -al que tuvo acceso Télam- la ex diputada Patricia Walsh, patrocinada por el abogado Marcelo Parrilli, pidió que se someta a juicio oral, entre otros, a los ex capitanes de la Armada Jorge "el Tigre" Acosta y Alfredo Astiz.

La ex legisladora también quiere ver en el banquillo de los acusados a Pablo García Velasco ("Dante"), a Jorge Radice ("Ruger"), a Juan Carlos Rolón ("Niño"), a Antonio Pernías ("Trueno" ó "Rata") y Héctor Febres ("Selva" u "Orlando").

La nómina de represores que actuaban en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), respecto de quienes reclama el proceso oral y público, se completa con Julio César Coronel ("Maco") y Ernesto Frimon Weber ("220").

Los hechos -por los que los represores están procesados en una medida confirmada por la Cámara Federal- ocurrieron en la tarde del 25 de marzo de 1977, cuando el Grupo de Tareas 3.3 interceptó a Walsh en la esquina de las avenidas Entre Ríos y San Juan, en el barrio porteño de San Cristóbal.

Tras un tiroteo el escritor fue capturado y privado de su libertad, en forma ilegítima, por un grupo integrado -según los querellantes- por personal de la Armada, Prefectura, Ejército, Servicio Penitenciario y Policía Federal.

También se apoderaron ilegítimamente de los bienes que la víctima llevaba consigo y los que se encontraban en su vivienda de las calles Triunvirato e Ituzaingo, en la localidad bonaerense de San Vicente, entre ellos un Fiat 600 propiedad de su compañera Lilia Ferreyra.

Muebles, electrodomésticos, documentación interna de Montoneros, material literario, notas relacionados con el bombardeo a Plaza de Mayo, en junio de 1955, y hasta cuentos inéditos ("Juan se iba por el río", entre otros) fueron sustraídos y posteriormente llevados a la ESMA.

El episodio se produjo cuando Walsh y Ferreyra entregaban a los medios de comunicación copias de la "Carta Abierta de un Escritor a la Junta Militar" que había redactado con motivo del primer aniversario del golpe de Estado.

En su extenso escrito Parrilli reproduce testimonios recogidos en la instrucción y que fueron valorados en su oportunidad por el juez Torres para dictar, con la intervención del secretario Diego Slupsky, los procesamientos luego confirmados por la Alzada.

Allegados a la querella admitieron que, si bien la acusación es por dos delitos, uno de los cuales prevé una pena de hasta 10 años -el robo en poblado y en banda- y el otro con una condena en expectativa de hasta seis -la privación de la libertad-, durante el debate se intentará incorporar la figura del homicidio.

Respecto de Acosta, el pedido de elevación a juicio recuerda que se desempeñaba como Jefe del departamento de Inteligencia de la Unidad da Tareas 3.3.2 que operaba en la ESMA y era quien "tenía pleno dominio sobre los hechos que en el interior de esa dependencia naval protagonizaban los integrantes de esa unidad".

"Lo que ocurría dentro y a partir del mencionado centro clandestino de detención, tortura y exterminio despendía directamente de Acosta, según surge de numerosos testimonios", entre ellos el de la periodista Olga Wormat, explicó Parrilli.

En lo que hace a Astiz -de quien recuerda sus alias de "Cuervo", "Rubio", "Angel", "Gonzalo", "Gustavo Niño" o "Alberto Escudero"- el escrito señala que operaba en la ESMA y cita testimonios acerca de su "participación en los operativos realizados en el marco del sistema de terrorismo de Estado".


Investigaciones Rodolfo Walsh