Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar
 
El Equipo
Rodolfo Walsh
Investigaciones
Dossiers
Ideas
Claves
Directorio
Opiniones
Agencia ’ANCLA’
Otros Medios
abc1 Digital
Aportá lo tuyo!!! Tu ayuda es bienvenida...
TELESUR: Nuestro Norte es el Sur...
DIARIOS
La Nación
Clarín
La Prensa
La Razón
La Voz del Interior
Los Andes de Mendoza
Pagina/12
PROGRAMA
Spip
 
  ...tras la huella de los que entregaron la Nación...
 
Noticias breves
Ir a Noticias Breves
Las sanciones contra Irán dividen a los “Seis”
 

Paris, 8 set (Le Monde, por Natalie Nougayrède) - La reunión, el jueves 7 de septiembre en Berlín, de los representantes de los seis países que desempeñan un papel clave sobre el expediente nuclear iraní (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania) concluyó con el más pequeño denominador común: la constatación de que Teherán no había respetado la demanda que se le había hecho en la Resolución 1696, votada el 31 de julio por el Consejo de Seguridad, de suspender sus actividades de enriquecimiento de uranio. La Resolución preveía que en caso de denegación iraní, se previeran algunas sanciones, colocadas bajo el artículo 41 del capítulo VII de la carta de la ONU, que autoriza medidas económicas pero excluye el recurso a la fuerza. Pero ninguna declaración común se hizo el jueves relativa a las medidas concretas que deben preverse.

La reunión agrupaba a los directores políticos de los Ministerios de Asuntos Exteriores de los “Seis”. Italia, Canadá y Japón, países miembros del G8 tenían emisarios. Las consultas deben continuar entre las capitales. Un encuentro, previsto en principio para el miércoles, entre el jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, y el principal negociador iraní, Ali Larijani, se prorrogó hasta el sábado. Otra etapa importante tendrá lugar en la Asamblea General de la ONU en Nueva York, a mediados de septiembre, de la cual el Presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, debe participar. Francia, Reino Unido y Alemania transmitieron el jueves a sus socios un texto que ponía en alerta contra las tentativas de Irán de dividir a la comunidad internacional. Mientras que el Presidente americano ha utilizado esta semana un lenguaje muy ofensivo respecto a Irán - estableciendo un paralelo entre los grupos radicales chiítas en Oriente Próximo y la esfera de influencia Al-Qaida -, los responsables franceses se desmarcan llamando repetidas veces al diálogo.

Intentar “ser inteligentes”

Por primera vez, el Ministro francés de Asuntos Exteriores, Philippe Douste-Blazy, dio a entender, el jueves, que la suspensión del enriquecimiento de uranio podía no constituir un preliminar a la apertura de negociaciones con Teherán. Se referiría a la oferta de cooperación tecnológica y comercial hecha en junio por los Seis a la República islámica. Para Teherán, constata una fuente diplomática francesa, “la suspensión forma parte de las negociaciones”. Washington se opone a tal concesión, y promueve la entrada en vigor rápida de sanciones. Pero para Douste-Blazy, “la cuestión va a ser el saber a qué momento la suspensión se hace con relación a los negociaciones". El enfoque francés, sin renunciar a un posible paso a sanciones, tiene por objeto proporcionar la posibilidad de una revocación de Teherán, donde divisiones persistirían en el régimen sobre la posición final a adoptar.

La cooperación de Rusia, reacia a la idea de medidas severas contra Teherán, se percibe por otra parte en París como central, a la vez con respecto a las medidas inciales y para obtener un acuerdo del Consejo de Seguridad sobre sanciones susceptibles de impulsar Teherán a cooperar. Los Europeos, al contrario de Estados Unidos, mantienen relaciones económicas importantes con Irán, y comenzaron a desplegar un contingente de varios millares de hombres al sur del Líbano. Temen una escalada con consecuencias imprevisibles.

Los Americanos se dicen que los Europeos retroceden ante el obstáculo y que son incorregibles”, comentaba, algunos días antes de la reunión de Berlín, un alto diplomático francés, “pero no es eso”.
Intentamos ser inteligentes. Es necesario en primer lugar intentarlo todo (en materia de gestos de apertura en Irán), y si eso no va, será necesario reflexionar a continuación." Lo que está en juego, según esta fuente, consiste en encontrar una salida que daría a los Iraníes el sentimiento de salvar la cara, mientras que no dejan de repetir que el enriquecimiento es para ellos un “derecho inalienable”. Sobre la cuestión preliminar de la suspensión, “se podría encontrar una fórmula modelable, con quizás negociaciones previas, una suspensión, y a continuación las negociaciones”, indicaba este diplomático. Añadía que al esgrimir amenazas y prescripciones ante Irán, los Estados Unidos estaban “en su rol”.

Artículo parecido en la edición impresa del 09.09.06


Investigaciones Rodolfo Walsh